HA­WAII IRON­MAN

GQ (Spain) - - Fitness -

El Iron­man es un triatlón que se ce­le­bra ca­da año des­de 1978 en Ha­wái y uno de los desafíos de­por­ti­vos más es­pec­ta­cu­la­res del mundo. Com­pi­la tres dis­ci­pli­nas de lar­ga dis­tan­cia: na­ta­ción, ci­clis­mo y ca­rre­ra a pie, que de­ben rea­li­zar­se con­se­cu­ti­va­men­te. Aunque el Iron­man de Ha­wái es con­si­de­ra­do por la ma­yo­ría como el pri­mer triatlón de la his­to­ria, exis­ten re­gis­tros de otras com­pe­ti­cio­nes si­mi­la­res en Fran­cia de prin­ci­pios del si­glo XX, don­de se ce­le­bra­ba la prue­ba Les Trois sports, una es­pe­cie de con­cur­so que fue anun­cia­do en el año 1920 por el dia­rio L'au­to y ani­ma­ba a los par­ti­ci­pan­tes a de­mos­trar sus cua­li­da­des co­rrien­do, mon­tan­do en bi­ci­cle­ta y na­dan­do en el Ca­nal de la Mar­ne. Asi­mis­mo, hay otras men­cio­nes do­cu­men­ta­das a triatlo­nes ce­le­bra­dos en Mar­se­lla (1927) o La Ro­che­lle (1934). Y en los años 70, en Ca­li­for­nia, el San Die­go Track Club em­pe­zó a com­bi­nar es­tos tres deportes como en­tre­na­mien­to pa­ra prue­bas de atle­tis­mo, or­ga­ni­zan­do una pri­me­ra com­pe­ti­ción que in­cluía 10 km de ca­rre­ra, 8 km en bi­ci­cle­ta y 500 m a na­do.

Sin em­bar­go, la prue­ba más épi­ca de to­das ha pa­sa­do a la his­to­ria con un so­lo nom­bre: Ha­waii Iron­man, que tu­vo su ori­gen en una cu­rio­sa apues­ta. Una no­che de 1977, du­ran­te una ce­na en el Wai­ki­ki Swim Club de Aloha, va­rios ami­gos dis­cu­tían so­bre qué de­por­tis­ta era el más com­ple­to, si un na­da­dor o un co­rre­dor. Uno de ellos, John Co­llins, un co­man­dan­te de la Ma­ri­na norteamericana des­ta­ca­do en la is­la, ha­bía leí­do en la re­vis­ta Spor­tsi­llus­tra­ted que el ci­clis­ta Eddy Merckx, El­ca­ní­bal, era el nú­me­ro uno, por lo que aña­dió al de­ba­te si los ci­clis­tas eran los me­jo­res de­por­tis­tas. Como no se lle­ga­ba a nin­gún acuer­do, se pro­pu­so jun­tar tres prue­bas de­por­ti­vas que se ce­le­bra­ran en Ha­wái pa­ra de­ter­mi­nar quién era el me­jor. La pri­me­ra de ellas con­sis­tía en com­ple­tar la tra­ve­sía a na­do­wai­ki­ki Rough­wa­ter Swim; pa­ra el se­gun­do seg­men­to se eli­gió la prue­ba ci­clis­ta más du­ra de la is­la: la Around-oahu Bi­ke Race; y se fi­na­li­za­ría con la Ma­rat­hon of Ho­no­lu­lu. Las tres prue­bas se ten­drían lu­gar de ma­ne­ra su­ce­si­va. El atle­ta que re­co­rrie­ra los 3,86 km na­dan­do, los 180 en bi­ci­cle­ta y los 42,195 co­rrien­do en me­nos tiem­po se­ría con­si­de­ra­do un au­tén­ti­co Iron­man (hom­bre de hie­rro).

Así, el co­man­dan­te Co­llins y su mu­jer, Judy, or­ga­ni­za­ron el pri­mer de­sa­fío Iron­man (am­bos ha­bían com­pe­ti­do en el Triatlón de San Die­go). La ca­rre­ra tu­vo lu­gar el 18 de fe­bre­ro de 1978, y en ella par­ti­ci­pa­ron 15 atle­tas, que ha­rían his­to­ria en­fren­tán­do­se a es­te des­fío. So­lo con­clu­ye­ron la prue­ba 12 par­ti­ci­pan­tes, y el pri­mer fi­nis­her de la his­to­ria fue Gor­don Ha­llen, con un tiem­po de 11 ho­ras, 46 mi­nu­tos y 58 se­gun­dos. Ha­ller, que se ha­bía gra­dua­do en Fí­si­ca por la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, se alis­tó en la Ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos como es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­cio­nes y fue des­ta­ca­do en Ha­wái. Más tar­de, de­jó el Ejér­ci­to y desem­pe­ñó dis­tin­tos tra­ba­jos mien­tras par­ti­ci­pa­ba en al­gu­nas ca­rre­ras lo­ca­les comno afi­cio­na­do. En 1978, con 27 años, tra­ba­ja­ba en la is­la como ta­xis­ta en el turno de no­che. Se le­van­ta­ba a me­dio­día pa­ra sa­lir a co­rrer, mon­tar en bi­ci­cle­ta o na­dar. Un día, en una tien­da de bi­cis, un ami­go le co­men­tó: "Han he­cho una prue­ba pen­sa­da pa­ra ti", re­fi­rién­do­se al Iron­man de Co­llins. De mo­do que se pre­sen­tó, por cier­to, con una bi­ci­cle­ta pres­ta­da.

El se­gun­do Iron­man, en 1979, es­tu­vo lleno de pro­ble­mas lo­gís­ti­cos, en­tre ellos, un tiem­po ex­tre­ma­da­men­te ma­lo. El mar es­ta­ba pe­li­gro­so y ha­cía com­pli­ca­da la tra­ve­sía a na­do. Con un bo­te de res­ca­te, 13 de los 28 com­pe­ti­do­res que se apun­ta­ron aban­do­na­ron las prue­bas. En esa edi­ción, el ga­na­dor fue Tom­wa­rren, pro­pie­ta­rio de un bar de San Die­go, que me­jo­ró la mar­ca del año an­te­rior en 11:15:56. Aquel año, la re­vis­ta Spor­tsi­llus­tra­ted cu­brió el even­to y se que­da­ron tan fas­ci­na­dos con las proezas de aque­llos atle­tas que le de­di­ca­ron más de diez pá­gi­nas so­bre la prue­ba, lo que le dio al Iron­man vi­si­bi­li­dad en to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Tom­wa­rren se con­vir­tió de la no­che a la ma­ña­na en un hé­roe. Es­te pro­pie­ta­rio de un bar de San Die­go ha­bía cre­ci­do en Pa­ci­fic Beach, don­de de ni­ño ha­cía el re­par­to de pe­rió­di­cos en bi­ci­cle­ta, des­pués pe­da­lea­ba has­ta la pla­ya, don­de na­da­ba y ha­cía surf, vol­vía a ca­sa y se iba co­rrien­do a la es­cue­la. Wa­rren, que ha­bía he­cho de­por­te to­da su vi­da, oca­sio­nal­men­te se plan­tea­ba re­tos pa­ra su­pe­rar­se a sí mis­mo. En una oca­sión re­co­rrió en bi­ci­cle­ta los ca­si 2.300 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Van­cou­ver, en la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, de San Die­go; en otra, fue co­rrien­do des­de Pa­ci­fic Beach has­ta Ti­jua­na, la dis­tan­cia apro­xi­ma­da de una ma­ra­tón. Cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué mo­ti­vo hi­zo aque­llo, Wa­rren con­tes­tó: "So­lo me pre­gun­ta­ba si po­dría ha­cer­lo". En no­viem­bre de 1978, ape­nas tres me­ses an­tes de la ca­rre­ra, Wa­rren via­jó a Ho­no­lu­lu y se de­tu­vo en un res­tau­ran­te pa­ra co­mer. Fue­ra del lo­cal, unos na­ti­vos ha­waia­nos es­ta­ban ven­dien­do ta­llas de ma­de­ra. "Te­nían un león de un me­tro al­tu­ra", re­cor­da­ría­wa­rren. "Y me di­je: 'Si gano la ca­rre­ra, me lo com­pro'". Así que reali­zó to­das las prue­bas pen­san­do en si po­dría com­prar­lo. "Creo que me ayu­dó mi ca­rác­ter ob­se­si­vo com­pul­si­vo", aña­dió más tar­de.

Aque­lla crónica de Spor­tsi­llus­tra­ted de 1979 hi­zo que en la si­guien­te edi­ción la cuo­ta de par­ti­ci­pan­tes as­cen­die­ra a más de cien, y des­de en­ton­ces mu­chas mo­da­li­da­des de triatlón fue­ron aflo­ran­do en to­do el mundo. Hoy, de­bi­do a la in­men­sa can­ti­dad de gen­te que quie­re par­ti­ci­par en esa mí­ti­ca prue­ba, es ne­ce­sa­rio cla­si­fi­car­se con an­te­rio­ri­dad en una de las 21 com­pe­ti­cio­nes que hay dis­tri­bui­das por to­do el pla­ne­ta. So­lo en 2015, más de 200.000 atle­tas de 200 paí­ses di­fe­ren­tes com­pi­tie­ron en las di­fe­ren­tes ca­rre­ras Iron­man ce­le­bra­das en to­do el mundo. Sin em­bar­go, Ha­wái si­gue con­si­de­rán­do­se la cu­na del triatlón.

Diez años des­pués de su proeza, y cuan­do­wa­rren te­nía 45 años, vol­vió a par­ti­ci­par en el Iron­man. Ter­mi­nó ter­ce­ro en su gru­po de edad, me­jo­ran­do su mar­ca en 09:42:59. En una dé­ca­da to­do ha­bía cam­bia­do: "Hoy, si uno quie­re ha­cer un Iron­man, ten­drá a al­guien que le di­ga la can­ti­dad de pro­teí­nas o de car­bohi­dra­tos que ne­ce­si­ta, la evo­lu­ción o la in­ten­si­dad de sus en­tre­na­mien­tos. Pa­ra no­so­tros, so­lo era una aven­tu­ra".

Za­pa­ti­llas de run­ning M. Shin­dano III DIADORA 90 € FO­TO­GRA­FÍA: J. C. DE MAR­COS REA­LI­ZA­CIÓN: IN­MA BA­RAN­DI­CA

Cha­que­ta plas­ti­fi­ca­da Z ZEG­NA (c. p. v.) Ca­mi­se­ta de al­go­dón PO­LO RALPH LAU­REN 55 € Ba­ña­dor CAL­VIN KLEIN SWIM­WEAR 65 €

Cha­que­ta con ca­pu­cha EM­PO­RIO AR­MA­NI (c. p. v.) TOMMY HIL­FI­GER 50 € Neo­preno de man­ga lar­ga QUIKSILVER (c. p. v.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.