Por qué lo lla­man po­der

GQ (Spain) - - Firmas -

En 1999, el pri­mer mi­nis­tro is­lan­dés se hi­zo acom­pa­ñar en sus ac­tos ofi­cia­les por una mu­jer que apa­re­cía di­si­mu­la­da­men­te en se­gun­do plano. La pren­sa co­men­zó a es­pe­cu­lar, y un día un co­rres­pon­sal, du­ran­te una vi­si­ta a un puer­to pes­que­ro, le pre­gun­tó quién era. El hom­bre, Óla­fur Rag­nar Gríms­son, de 56 años, con­tes­tó de for­ma hu­mil­de que man­te­nía una re­la­ción sen­ti­men­tal con ella, re­cor­dó que se ha­bía que­da­do viu­do ha­cía on­ce me­ses tras 20 años de ma­tri­mo­nio y pi­dió al pue­blo is­lan­dés que le de­ja­se un po­co de tiem­po pa­ra desa­rro­llar ese nue­vo no­viaz­go. Gríms­son pre­sen­ta­ba a su chi­ca no a sus pa­dres, sino al país, lle­gan­do a pe­dir­le per­mi­so. ¿Cui­da­ría ella de su pri­mer mi­nis­tro? Días des­pués, in­for­mó Francisco Mer­ca­do en El­país, Gríms­son se frac­tu­ró el hom­bro al caer­se del caballo en las mon­ta­ñas vol­cá­ni­cas de He­kla. Su ama­da, que es­ta­ba a su la­do, "le cu­brió en el sue­lo con una man­ta pa­ra que no pa­sa­se frío, gri­tó pa­ra pe­dir ayu­da y le con­so­ló ca­ri­ño­sa­men­te has­ta que le re­co­gió un he­li­cóp­te­ro. Ho­ras des­pués sa­lie­ron jun­tos de la mano del hospital de Rei­kia­vik".

Hay más, na­tu­ral­men­te: Sal­ce­do Ra­mos, el gran cro­nis­ta co­lom­biano, re­cor­da­ba re­cien­te­men­te en Pa­pel que ha­ce años An­drés Op­pen­hei­mer es­cri­bió una crónica ti­tu­la­da El pre­si­den­te ena­mo­ra­do, en la que con­ta­ba de una ma­ne­ra muy pul­cra el ro­man­ce de Gui­ller­mo En­da­ra, en­ton­ces un se­ñor de 54 años, y Ana Mae Díaz, una jo­ven de 21. "En­da­ra fue el pri­mer pre­si­den­te ci­vil de Pa­na­má tras el lar­go ré­gi­men mi­li­tar. Pa­ra con­tar­nos có­mo fue la tran­si­ción, Op­pen­hei­mer ape­ló al ex­tra­va­gan­te idi­lio, que era la co­mi­di­lla dia­ria de los pa­na­me­ños. En aquel país de­vas­ta­do de co­mien­zos de los 90, el pre­si­den­te vi­vía muy ata­rea­do, pe­ro ca­da tar­de apar­ta­ba el tiem­po de su sies­ta con­yu­gal".

En sus me­mo­rias ( En mo­vi­mien­to, Ana­gra­ma, 2016) Oli­ver Sacks, el gran neu­ró­lo­go y di­vul­ga­dor, cuen­ta en po­cos pá­rra­fos una be­lla amistad ho­mo­eró­ti­ca con un chi­co, Mel, que ha­cía cul­tu­ris­mo como él. Los dos ha­cían to­do jun­tos, in­clu­so vi­vir, y en­tre sus ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das es­ta­ba la de lu­char sin ca­mi­se­ta y dar­se ma­sa­jes des­nu­dos. Sacks se sen­ta­ba a hor­ca­ja­das so­bre la es­pal­da "tor­nea­da y po­de­ro­sa" de su ami­go y la un­ta­ba de acei­te. Era tal la ex­ci­ta­ción de Sacks que un día Mel sin­tió que so-

"Enu­no­de­sus­pun­tos­pro­gra­má­ti­cos­má­se­le­va­dos,pe­dro Sán­chez­se­pre­gun­tó­sie­ra­po­si­bleel­se­xo­cuan­doha­ya­mis­tad"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.