'Sniff'

GQ (Spain) - - Firmas -

No so­lo Ma­ra­do­na ha si­do ejem­plo pa­ra la ju­ven­tud en lo que a vi­cios se re­fie­re. Lo que ocu­rre es que al­guien tie­ne que lle­var­se la fa­ma y lo de pa­sar­se de la ra­ya da mu­cho jue­go. So­bre to­do pa­ra los que se lu­cen con las mi­se­rias de los de­más. Estamos tan in­to­xi­ca­dos que, sin ama­ri­llis­mo, la pren­sa de­por­ti­va se­ría más abu­rri­da que una tar­de sin tabaco.

Como aun que­da ca­je­ti­lla pa­ra dar­le al vi­cio que pi­de la san­gre, vamos a arre­glar­lo re­cor­dan­do a la San­tí­si­ma Tri­ni­dad de gran­des ju­ga­do­res que no de­jan de ser­lo por­que les sil­be el ta­bi­que na­sal cuan­do res­pi­ran. To­do lo con­tra­rio. Por­que esas to­chas sa­gra­das tie­nen nom­bre, due­ño y apo­do.

A la de­re­cha de Dios, se­gún se mi­ra de fren­te, te­ne­mos a Ju­lio Al­ber­to, su com­pa­ñe­ro de co­rre­rías en Bar­ce­lo­na. Vi­vía en una no­che lo que otros no son ca­pa­ces de vi­vir en to­da la vi­da. Ga­nó di­ne­ro, pe­ro mu­cho me­nos del que que­mó en ha­cer­se tu­ru­los y ra­yas so­bre los es­pe­jos que con­fun­die­ron su con­su­mi­da ima­gen. Lle­gó un mo­men­to en que su es­tam­pa per­dió tan­ta car­na­du­ra que te­nía que pa­sar dos ve­ces por de- lan­te de al­guien pa­ra que le ter­mi­na­se de re­co­no­cer. "Eh, tío, ¿tú no eres Ju­lio Al­ber­to, el del Ba­rça?"

Con to­do, por mu­cha far­lo­pa que quie­ran ha­cer­le pa­gar a Ju­lio Al­ber­to, es­te do­mi­na­ba el jue­go como na­die des­de el cen­tro del cam­po. Un ju­ga­dor que mez­cla­ba as­tu­cia y ve­lo­ci­dad, ner­vio e idea, vi­sión de jue­go y arran­que.

Abril, 1999. Ever­ton-li­ver­pool en Goo­di­son Park. Fow­ler mar­ca de pe­nal­ti y se lan­za a es­ni­far el cesped. Mcma­na­man no sa­bía có­mo pa­rar­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.