Repu­tación 3.0

In­ter­net es un me­dio po­de­ro­so que en ma­yor o me­nor me­di­da al­ber­ga un so­sias di­gi­tal de ca­da uno de no­so­tros, de ahí que nues­tra pre­sen­cia en re­des so­cia­les y me­dios di­gi­ta­les ge­ne­re una repu­tación on-li­ne de­ter­mi­nan­te en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

El ca­mino ha si­do du­ro, siem­pre lo es. Ra­mi­ro (nom­bre fic­ti­cio) em­pe­zó su ca­rre­ra como be­ca­rio, ha cam­bia­do in­fi­ni­dad de ve­ces de em­pre­sa, siem­pre es­ca­lan­do y asu­mien­do nue­vos re­tos, for­mán­do­se… Y un día se le pre­sen­ta la gran opor­tu­ni­dad: quie­re op­tar a un pues­to de pri­mer ni­vel que pa­re­ce he­cho a su me­di­da. Ra­mi­ro es­tá ilu­sio­na­do y sa­be que na­die es más idó­neo que él, pe­ro un buen ami­go le acon­se­ja que revise qué cuen­ta in­ter­net de él. Así que de­ci­de goo­glear­se y… ¿qué en­cuen­tra? Su cu­rrí­cu­lum ac­tua­li­za­do y abri­llan­ta­do de Lin­ke­din (¡bien!); su cuen­ta en Twit­ter, don­de la ma­yo­ría de co­men­ta­rios tie­nen re­la­ción con las no­ti­cias que lee en la pren­sa eco­nó­mi­ca (¡ima­gen pro­fe­sio­nal im­pe­ca­ble!); su pá­gi­na de Fa­ce­book, que por lo que re­cuer­da de los úl­ti­mos tiem­pos es bas­tan­te ano­di­na (no pue­de ha­cer­le da­ño, so­lo tie­nen ac­ce­so los ami­gos); su nom­bre en al­gu­nos me­dios di­gi­ta­les por ha­ber par­ti­ci­pa­do en una li­gui­lla uni­ver­si­ta­ria de fút­bol tiem­po atrás (no es­tá mal, de­mues­tra que es un ti­po sano)… Pe­ro de­ci­de ver qué imá­ge­nes hay aso­cia­das a su nom­bre y de pron­to se to­pa con las fo­tos de una juer­ga en­tre ami­gos que le de­jó en bas­tan­te mal es­ta­do –y que sus co­le­gas com­par­tie­ron has­ta la sa­cie­dad con jo­co­sos co­men­ta­rios– y con cier­tos sel­fies sexys que col­gó en una web de con­tac­tos cuan­do rom­pió con su no­via diez años atrás y que aho­ra sa­len a la luz si se in­tro­du­ce su nú­me­ro de te­lé­fono en el bus­ca­dor. Ah, y ade­más apa­re­ce un co­men­ta­rio fue­ra de tono y de mal gus­to que de­jó en una no­ti­cia de un pe­rió­di­co di­gi­tal (era una iro­nía, ¿no que­da cla­ro?). Con­clu­sión: Ra­mi­ro tie­ne un problema. En la pri­me­ra fa­se de se­lec­ción lo más pro­ba­ble es que so­lo vean el cu­rrí­cu­lum y una agra­da­ble fo­to de un ti­po se­rio y en­cor­ba­ta­do que trans­mi­te con­fian­za y efi­cien­cia. Pe­ro si pa­sa la pri­me­ra cri­ba el de­par­ta­men­to de RR. HH. se aden­tra­rá en los ve­ri­cue­tos de su ci­ber­vi­da pa­ra tes­tar lo que se co­no­ce como

MALDITO MU­RO Ten por se­gu­ro que lo pri­me­ro que ha­rá un de­par­ta­men­to de RR. HH. al es­cu­dri­ñar tu cu­rrícu­lo se­rá ras­trear tu hue­lla di­gi­tal. Ya sa­bes, aque­llas fo­tos que col­gas­te en Fa­ce­book de una des­pe­di­da de sol­te­ro o esos des­afor­tu­na­dos tuits so­bre tu e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.