Efec­to Strei­sand

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Los de­par­ta­men­tos ju­rí­di­cos sa­ben que la vía ju­di­cial no es siem­pre

la me­jor op­ción pa­ra pro­te­ger la repu­tación

di­gi­tal (sal­vo que se dé la fal­se­dad o fal­ta de ve­ra­ci­dad en los he­chos ex­pues­tos en re­des so­cia­les, no­ti­cias o co­men­ta­rios), por­que pue­de ge­ne­rar

el lla­ma­do efec­to Strei­sand. La can­tan­te, ac­triz y di­rec­to­ra Bar­bra Strei­sand tra­tó en 2003 de que se re­ti­ra­se una ima­gen aérea de su ca­sa y el re­sul­ta­do que sus­ci­tó

fue con­ver­tir la ima­gen (ba­jo es­tas lí­neas) en vi­ral

a tra­vés de las re­des. repu­tación on-li­ne. Pa­ra RR. HH. ya no so­lo im­por­ta el cu­rrí­cu­lum vi­tae, sino que tam­bién se fi­jan en nues­tra ima­gen vir­tual, en lo que opi­nan de no­so­tros en las re­des so­cia­les, en la ideo­lo­gía que te­ne­mos, etc. En fin, que los es­tu­dios de pos­gra­do de­ja­ron de mar­car la di­fe­ren­cia.

Fue Wa­rren Buf­fett, el gu­rú de las in­ver­sio­nes, el que sen­ten­ció que "se tar­dan más de 20 años en cons­truir una repu­tación y so­lo cin­co mi­nu­tos en arrui­nar­la", sa­be­dor de la im­por­tan­cia en el sec­tor de los ne­go­cios de se­guir a pies jun­ti­llas la má­xi­ma de Ju­lio Cé­sar: "La esposa del Cé­sar no so­lo de­be ser ho­nes­ta, sino pa­re­cer­lo". "El pri­mer pa­so es es­ta­ble­cer qué repu­tación te­ne­mos hoy", acon­se­ja­víc­tor Puig, so­cio di­rec­tor de Zink­do (zink­do.com), em­pre­sa de ser­vi­cios di­gi­ta­les pa­ra el desa­rro­llo de ne­go­cios me­dian­te es­tra­te­gia, ac­ción y me­di­ción. "No es lo mis­mo ga­nar vi­si­bi­li­dad que co­rre­gir erro­res, y no es lo mis­mo una me­te­du­ra de pa­ta pun­tual, de la que na­die es­tá exen­to, que un ras­tro ju­di­cial", aña­de. A con­ti­nua­ción ha­brá que plan­tear­se un ob­je­ti­vo realista en fun­ción de la si­tua­ción ini­cial y de los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra con­se­guir avan­zar ha­cia la ima­gen a la que as­pi­ra­mos. "Y en ter­cer lu­gar ha­brá que tra­zar una es­tra­te­gia que nos lle­ve del mo­men­to ac­tual al mo­men­to ob­je­ti­vo, po­ner en mar­cha esa es­tra­te­gia e ir mi­dien­do re­sul­ta­dos".

Man­te­ner el con­trol de nues­tra repu­tación en las re­des so­cia­les exi­ge ser tre­men­da­men­te cui­da­do­so con lo que por ellas se di­fun­de. De he­cho, siem­pre y cuan­do la per­ma­nen­cia en ellas no es­té di­rec­ta­men­te li­ga­da a ne­ce­si­da­des de tu ac­ti­vi­dad, al­gu­nos ex­per­tos re­co­mien­dan des­apa­re­cer de las re­des, ya que quien evi­ta la oca­sión evi­ta el pe­li­gro. "De­be­mos pen­sar tres ve­ces lo que vamos a pu­bli­car an­tes de ha­cer­lo en cual­quier red so­cial", su­gie­re Puig. De­pen­dien­do del ni­vel de im­pac­to on-li­ne que ten­ga­mos – nues­tra po­pu­la­ri­dad– se­rá más fá­cil o más di­fí­cil ges­tio­nar nues­tra repu­tación. "Un co­men­ta­rio fue­ra de tono, una fo­to inapro­pia­da o una crí­ti­ca es­tri­den­te nos pue­de pa­sar fac­tu­ra. Uno mis­mo es el ma­yor ries­go pa­ra su repu­tación di­gi­tal. Hay que intentar evi­tar las dis­cu­sio­nes gra­tui­tas y las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y es­tar aten­to a qué men­cio­nes apa­re­cen so­bre no­so­tros. Las re­des so­cia­les son una he­rra­mien­ta muy po­ten­te a nues­tro fa­vor, pe­ro hay que apli­car el sen­ti­do co­mún y ser cons­cien­tes de que lo que allí di­ga­mos siem­pre lle­ga­rá más le­jos de lo que ha­bía­mos pre­vis­to".

¿HAYVUELTA ATRÁS?

Re­con­du­cir tu repu­tación im­pli­ca tiem­po y me­ticu­losi­dad. "Lo pri­me­ro es acep­tar que hay co­sas que po­drás cam­biar y co­sas que no. La ca­suís­ti­ca pue­de ser muy am­plia", di­ce Jor­ge Mi­ra, CEODE Pres­ti­gia On­li­ne, agen­cia ex­per­ta en po­si­cio­na­mien­to, y co­no­ce­dor de lo im­pre­vi­si­ble que pue­de re­sul­tar in­ter­net. "El pri­mer pa­so se­ría bo­rrar to­das aque­llas fo­tos de Fa­ce­book y co­men­ta­rios de Twit­ter que pien­sas que te per­ju­di­can y que no en­ca­jan con la mar­ca per­so­nal que quie­res trans­mi­tir". Es de­cir, em­pie­za a pe­dir a tus ami­gos que bo­rren las imá­ge­nes le­si­vas pa­ra tu ima­gen… o ase­gú­ra­te de que tu nom­bre des­apa­rez­ca de ellas eli­mi­nan­do la eti­que­ta.

En ca­sos com­ple­jos o de re­le­van­cia so­cial y pro­fe­sio­nal lo más con­ve­nien­te se­ría po­ner­lo to­do en ma­nos de ex­per­tos, ya que las em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das dan se­gu­ri­dad y con­fian­za al clien­te gra­cias a su lar­ga ex­pe­rien­cia en ges­tión de la repu­tación on-li­ne tan­to per­so­nal como cor­po­ra­ti­va. "Nos ase­gu­ra­mos de que des­de un pri­mer mo­men­to el clien­te co­noz­ca el al­can­ce de su problema, lo que tie­ne so­lu­ción y, en al­gún ca­so, lo que no", ex­pli­ca Mi­ra, que aña­de: "Es im­por­tan­te de­cir siem­pre la ver­dad. Hay em­pre­sas que ase­gu­ran que pue­den eli­mi­nar to­do en in­ter­net y no es cier­to. Hay co­sas que no se pue­den eli­mi­nar, en­tre otras co­sas por­que

Un co­men­ta­rio fue­ra de tono o una fo­to

inapro­pia­da nos pue­de pa­sar fac­tu­ra. El ma­yor ries­go pa­ra una repu­tación di­gi­tal

es uno mis­mo

los ser­vi­do­res don­de se alo­jan los da­tos es­ca­pan a la le­gis­la­ción es­pa­ño­la. En es­tos ca­sos ha­brá que en­con­trar so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir el da­ño al­má­xi­mo". La ges­tión de la repu­tación cor­po­ra­ti­va no di­fie­re tan­to de las ac­tua­cio­nes a lle­var a ca­bo pa­ra per­so­nas. "Un in­di­vi­duo pue­de ges­tio­nar su mar­ca per­so­nal con es­tra­te­gias y he­rra­mien­tas pa­re­ci­das (a ve­ces, las mis­mas) a las que usa­ría una mar­ca co­mer­cial. To­do de­pen­de del pre­su­pues­to y de la mag­ni­tud del pro­yec­to", ase­gu­ra por su par­te Víc­tor Puig.

SI ES QUE NO LEE­MOS…

En­ten­der y con­fi­gu­rar a tu me­di­da las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad de las dis­tin­tas re­des so­cia­les es esen­cial a la ho­ra de de­li­mi­tar la re­per­cu­sión de tus ac­tos en ellas. "De­be­rás va­lo­rar el gra­do de pri­va­ci­dad que das a tu per­fil de Fa­ce­book y si te in­tere­sa (o no) man­te­ner tu cuen­ta de Twit­ter. La op­ción más ra­di­cal pa­sa­ría por des­ac­ti­var­la y em­pe­zar de nue­vo", es­ti­ma Jor­ge Mi­ra. Joa­quín Muñoz, del bu­fe­te Aban­lex, se­ña­la que hay es­tu­dios que de­ter­mi­nan que so­lo el 2% de los usua­rios de re­des so­cia­les re­vi­san las con­di­cio­nes de pri­va­ci­dad que acep­tan: "Lle­ga­do el mo­men­to lo me­jor se­ría des­ha­bi­li­tar todos los per­mi­sos y re­fle­xio­nar pun­to por pun­to qué que­re­mos com­par­tir con los de­más".

Por su par­te, Mi­ra re­cuer­da tam­bién aquel epi­so­dio del ve­rano de 2015 en el que Ash­ley Ma­di­son –la web que fa­ci­li­ta aven­tu­ras a los ca­sa­dos y que pre­su­me de pri­va­ci­dad con sus clien­tes in­fie­les– su­frió el ata­que de unos hac­kers, quie­nes ro­ba­ron los da­tos de 30 mi­llo­nes de clien­tes y ex­tor­sio­na­ron a par­te de ellos: "De­be­rías es­tar dis­pues­to a que en un mo­men­to da­do cual­quier co­sa que ha­yas pu­bli­ca­do pue­da ser pú­bli­ca. Si no lo es­tás, me­jor no lo pu­bli­ques. Es im­por­tan­te que co­noz­cas bien las op­cio­nes de pri­va­ci­dad que te ofre­ce la red en cues­tión. Al mis­mo tiem­po, de­bes ser cons­cien­te de que en cual­quier mo­men­to tu pri­va­ci­dad di­gi­tal pue­de ver­se com­pro­me­ti­da ya que todos los sis­te­mas pue­den fa­llar. En es­te con­tex­to de se­gu­ri­dad es muy re­co­men­da­ble tam­bién in­cluir vías de re­cu­pe­ra­ción de tus cuen­tas (por ejem­plo, aso­cian­do la red so­cial a tu nú­me­ro mó­vil) y uti­li­zar siem­pre con­tra­se­ñas se­gu­ras".

Eli­mi­nar la in­for­ma­ción que es­té alo­ja­da en webs ha de ges­tio­nar­se pi­dien­do su ba­ja en ca­da una de ellas. "Exis­ten esen­cial­men­te tres vías: po­ner­se en con­tac­to con el edi­tor de la web don­de se en­cuen­tra la in­for­ma­ción y pe­dir que la bo­rren, so­li­ci­tar al bus­ca­dor que no en­la­ce con ella (de­re­cho al ol­vi­do) y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, re­cu­rrir a la re­cla­ma­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y ju­di­cial", ex­pli­ca Joa­quín Muñoz, que re­cal­ca que en to­do ca­so la precaución es el me­jor con­trol que se pue­de ejer­cer so­bre la repu­tación on-li­ne y se­ña­la que los ca­sos más com­pli­ca­dos son los que im­pli­can a las pu­bli­ca­cio­nes le­gi­ti­ma­das por ley (ti­po bo­le­ti­nes ofi­cia­les).

¿Y si tu ima­gen ya es­tá da­ña­da pú­bli­ca e irre­me­dia­ble­men­te? Siem­pre que­da lo que ha­ría un buen pu­bli­cis­ta agre­si­vo, rea­li­zar una es­ca­pa­da ha­cia ade­lan­te y sa­car pro­ve­cho, ya sea ha­cien­do de tu ma­la repu­tación tu se­llo de iden­ti­dad o asu­mién­do­la y re­for­mán­do­te pú­bli­ca­men­te y sin ta­pu­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.