We can be he­roes DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE MAYO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

EN LAANTIGUA GRE­CIA, ser un hé­roe clá­si­co no te­nía na­da de di­ver­ti­do; más bien to­do lo con­tra­rio: era al­go bas­tan­te jodido. Por un la­do –eso es ver­dad– sen­tían co­rrer san­gre de dio­ses por sus ve­nas (lo que de­be de ser una pa­sa­da), pe­ro a cam­bio –y sin dis­cu­sión– se es­pe­ra­ba de ellos un fu­tu­ro glo­rio­so pleno de ha­za­ñas y he­roi­ci­da­des (que pa­ra eso eran hé­roes, ¿no?). Al­go que –ese mo­les­to "es­te chi­co pro­me­te mu­cho"– pue­de aca­bar por re­sul­tar tre­men­da­men­te ago­bian­te (que se lo pre­gun­ten si no a esos po­bres es­tu­dian­tes ja­po­ne­ses que lle­gan in­clu­so a sui­ci­dar­se por no po­der so­por­tar la rí­gi­da pre­sión del en­torno). Por otra par­te, sin em­bar­go, los hé­roes tam­bién po­seían un la­do hu­mano –mu­cho más pe­des­tre– y era ha­bi­tual ver­los caer –ca­si tan­to como a no­so­tros– en esas de­bi­li­da­des de car­ne y hue­so (ira, en­vi­dia, lu­ju­ria, so­ber­bia... ¿si­go?) que nos acom­pa­ñan a dia­rio. Se­res a mi­tad de ca­mino en­tre el cie­lo y la tie­rra.

Si se re­pa­san los mi­tos de aque­llos días le­ja­nos, uno en­se­gui­da se da cuen­ta de que la vi­da de un hé­roe ca­si nun­ca aca­ba­ba en happy end. Abun­da­ba más el dra­ma, cuan­do no di­rec­ta­men­te la tra­ge­dia, acom­pa­ña­da ca­si siem­pre de al­gún gi­ro tru­cu­len­to del des­tino (pa­rri­ci­dio por ac­ci­den­te, in­ces­to no pre­ten­di­do, cas­ti­go di­vino des­pro­por­cio­na­do...). Va­mos, que aque­llo no era nin­gu­na bi­co­ca. Los hé­roes de nues­tro tiem­po, sin em­bar­go, han mu­da­do to­tal­men­te de piel y aho­ra los ad­mi­ra­mos des­de muy dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. El si­glo nos tra­jo el ci­ne y el rock and roll, los te­beos de

XX su­per­hé­roes o a las es­tre­llas del de­por­te; y to­do cam­bió de gol­pe. Den­tro del ar­que­ti­po de hé­roe po­pu­lar ten­drían ca­bi­da aho­ra nom­bres tan va­rio­pin­tos como Bat­man, Usain Bolt, Ja­mes Dean, Mi­chael Jor­dan, Woody Allen, El­vis Pres­ley, Spi­de­rman, John Mcc­la­ne, Bob Dy­lan, Ro­bert De Ni­ro, Bill Mu­rray, Mi­les Da­vis, In­dia­na Jo­nes, Ru­dolf Nu­ré­yev, Muham­mad Ali, Andy­war­hol, Yves Saint Lau­rent, Al Pa­cino, Ste­ve Jobs, Han So­lo, Bru­ce Lee, Spiel­berg o Camarón de la Is­la. Per­so­na­jes reales o de fic­ción que han de­ja­do una hue­lla im­bo­rra­ble en nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo y con los que nos sen­ti­mos mu­cho más co­nec­ta­dos que con aque­llos ti­pos du­ros de La Ilía­da. La literatura tam­bién nos ha acer­ca­do a la fi­gu­ra del antihéroe y los te­le­dia­rios nos des­cu­bren al in­vi­si­ble hé­roe anó­ni­mo co­ti­diano. Pe­ro la pre­gun­ta si­gue ahí la­ten­te: "¿Nos es­ta­mos que­dan­do sin hé­roes?".

Al me­nos, pa­ra más de una ge­ne­ra­ción, re­sul­ta muy di­fí­cil de acep­tar que los nom­bres arri­ba ci­ta­dos sean hoy su­ti­tui­dos por ape­lli­dos de DJS, you­tu­bers, it-boys o es­tre­llas del hip-hop. Pue­de so­nar ra­ro, pe­ro a uno le cues­ta mu­cho ver el mis­mo po­so de sus­tan­cia en las es­tre­llas ac­tua­les del fútbol –por ejem­plo– que el que tu­vo en su día al­guien como Johan Cruyff, otro hé­roe de un tiem­po que ya se an­to­ja se­pia. Pe­ro en fin [lar­go sus­pi­ro], to­do es cues­tión de pers­pec­ti­va y en el fu­tu­ro tam­bién ellos nos per­ci­bi­rán a no­so­tros –y a nues­tros hé­roes– como pá­rra­fos pol­vo­rien­tos.

Pa­ra ani­mar el fi­nal, os pro­pon­go ta­ra­rear a co­ro la can­ción de otro hé­roe que se fue –Da­vid Bo­wie–, la cual da tí­tu­lo a es­ta car­ta. Di­ce:

We can be he­roes (pam, pam, pa­ra­pam) just for one day. Los fo­tó­gra­fos sue­cos Mar­co Gri­zelj y Kris­tian Krän son Aor­ta. Sus imá­ge­nes, es­tam­pas car­ga­das de una ex­tra­ña ten­sión e irrea­li­dad, se ca­rac­te­ri­zan por una pues­ta en es­ce­na tan enig­má­ti­ca como be­lla. Des­cu­bre su tra­ba­jo (si no lo co­no­ces aún) en el por­fo­lio que le de­di­can a la co­ci­na del ge­nial Re­né Redzepi, al­ma má­ter del No­ma (nom­bra­do me­jor res­tau­ran­te del mun­do en 2010, 2011, 2012 y 2014). Como la eco­no­mía chi­na to­da­vía nos sue­na un po­co (bas­tan­te) a chino, le he­mos pe­di­do a nues­tro ex­per­to bu­si­ness que nos ex­pli­que quién mue­ve los hi­los del po­der en el coloso asiá­ti­co. Lee y apren­de. Tu in­ti­mi­dad es ob­je­to de de­seo pa­ra los da­ta-bro­kers, em­pre­sas ma­lig­nas que tra­fi­can con nues­tros da­tos. Ja­vi Sán­chez, fir­ma ha­bi­tual de GQ y Gq.com, nos cuen­ta to­do so­bre ellos en un reportaje bri­llan­te.

AOR­TA

JOA­QUÍN OR­TE­GA JA­VI SÁN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.