Se hi­zo la luz

Mi­qui Otero re­gre­sa con Ra­yos, su no­ve­la más tier­na e in­ti­mis­ta.

GQ (Spain) - - Intro -

So­bre la azo­tea del Pa­la­cio Na­cio­nal de Mont­juic, ins­ta­la­dos pa­ra ce­le­brar la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de 1929, cre­cen con gar­bo los nue­ve ha­ces de luz que dan tí­tu­lo a la nue­va no­ve­la de Mi­qui Otero (Bar­ce­lo­na, 1980), au­tor de las aplau­di­das Hi­lo mu­si­cal y La cáp­su­la del tiem­po. "Los ra­yos de Mont­juic son una pre­sen­cia que yo ten­go des­de pe­que­ño. Un día, ya de adul­to, me fi­jé en ellos mien­tras fu­ma­ba en el bal­cón de mi ca­sa y de­ci­dí es­cri­bir un li­bro a par­tir de esa es­ce­na por­que pen­sé que de al­gún mo­do re­pre­sen­ta­ban a ese gru­po de ami­gos que yo ha­bía te­ni­do tiem­po atrás en ese mis­mo ba­rrio", cuen­ta Otero.

Así, Ra­yos, edi­ta­do por Blac­kie Books, es el re­tra­to in­ti­mis­ta y me­lan­có­li­co que uno de los au­to­res más ima­gi­na­ti­vos de nues­tra literatura ha­ce de una ciu­dad cam­bian­te (men­ción es­pe­cial al la­va­do de ca­ra del Ra­val du­ran­te los años pre­cri­sis) en la que se fra­guan amis­ta­des y se de­ci­den des­ti­nos. "Es­te li­bro es una mi­ra­da a la Bar­ce­lo­na de mi ge­ne­ra­ción, un pun­to de vis­ta que to­da­vía no se ha­bía ex­pli­ca­do o no se ha­bía con­ta­do como yo que­ría".

Pa­ra na­rrar la his­to­ria que te­nía en la ca­be­za, Otero se ha es­cu­da­do en el per­so­na­je de Fi­del Cen­te­lla, una suer­te de can­cer­be­ro de su pro­pia in­ti­mi­dad: "Te­ne­mos mu­chos ras­gos co­mu­nes. Tie­ne has­ta los dien­tes se­pa­ra­dos como yo. Pe­ro lo que le su­ce­de es di­fe­ren­te a lo que me ha ocu­rri­do a mí. Cuan­do es­cri­bes ba­sán­do­te en he­chos reales par­tes de una reali­dad que lue­go al­te­ras pa­ra ha­cer­la más atrac­ti­va y per­sua­si­va. Ypa­ra pro­te­ger­te tam­bién, cla­ro".

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ TRAS LOS MU­ROS Pa­ra ins­pi­rar­se du­ran­te el pro­ce­so crea­ti­vo, Mi­qui Otero pa­só una se­ma­na en un mo­nas­te­rio ca­ta­lán: "Te adap­tas a la vi­da de los mon­jes sin te­ner que ir a las mi­sas. Es­ta­ba to­tal­men­te ais­la­do, sin nin­gu­na dis­trac­ción,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.