Bos­que de som­bras

La bru­ja es la prue­ba de­fi­ni­ti­va de que al­go es­tá cam­bian­do en el ci­ne de te­rror.

GQ (Spain) - - Intro -

Bien­ve­ni­do a la Nue­va In­gla­te­rra del si­glo XVII, don­de la superstición es tan ha­bi­tual como las ca­bras y el fer­vor re­li­gio­so de una fa­mi­lia de pe­re­gri­nos les con­du­ce al exi­lio y, qui­zá, a la au­to­des­truc­ción. La pro­pues­ta de Ro­bert Eg­gers pa­ra su de­but en la di­rec­ción es exi­gen­te (to­do el diá­lo­go es­tá ex­traí­do de do­cu­men­tos de la épo­ca), in­clu­so in­hós­pi­ta, pe­ro no ca­be du­da de que La bru­ja su­po­ne un hi­to den­tro de un gé­ne­ro que, de un tiem­po a es­ta par­te, se en­cuen­tra en un in­tere­san­te pe­rio­do de mu­ta­ción.

No hay na­da de ma­lo en el ci­ne de te­rror pa­ra multisalas, el que se ar­ti­cu­la en fran­qui­cias de éxi­to (La no­che de las bes­tias, In­si­dious, Pa­ra­nor­mal Activity…) y sa­be sa­car­le par­ti­do a su rá­pi­do con­su­mo, pe­ro Eg­gers re­pre­sen­ta a to­da una nue­va ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas em­pe­ña­dos en ju­gar con sus pro­pias re­glas. Películas como It Fo­llows o Ba­ba­dook hun­den sus raí­ces en clá­si­cos como Ro­man Po­lans­ki o John Car­pen­ter, al mis­mo tiem­po que se be­ne­fi­cian de la li­ber­tad crea­ti­va que pro­por­cio­na el in­die. La bru­ja es ho­rror pu­ro, sin vo­ca­ción co­mer­cial: una his­to­ria opre­si­va que se ins­ta­la en tu cerebro du­ran­te días y no si­gue nin­gu­na de las ru­tas pre­di­se­ña­das del mains­tream. No quie­re ge­ne­rar mu­chas se­cue­las, ni tam­po­co ha­cer­te dis­fru­tar con sus­tos fá­ci­les: sen­ci­lla­men­te te en­se­ña has­ta qué pun­to pue­de el ci­ne re­sul­tar per­tur­ba­dor.

Una de las ma­yo­res vir­tu­des de es­te te­rror de au­tor, pro­du­ci­do al mar­gen de los gran­des es­tu­dios, es su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar de­ba­te. ¿Es La bru­ja una ale­go­ría esen­cial­men­te mi­só­gi­na? ¿O qui­zá es­tá se­ña­lan­do có­mo las su­pers­ti­cio­nes del vie­jo mun­do si­guen aún pre­sen­tes en la so­cie­dad? Ca­da es­pec­ta­dor de­be­rá sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes, por­que el nue­vo te­rror quie­re al­go más que tus gri­tos y es­ca­lo­fríos. Tam­bién quie­re ha­cer­te pen­sar. It Fo­llows, de Da­vid Ro­bert Mit­chell. La jo­ya de la co­ro­na. Su ge­nio con­sis­te en ais­lar uno de los te­mas rec­to­res del ho­rror ochen­te­ro (la re­la­ción en­tre se­xo y muer­te) pa­ra apli­car­le un tono oní­ri­co y em­bria­ga­dor. Maika Mon­roe, su pro­ta­go­nis­ta, es­tá lla­ma­da al es­tre­lla­to.

Ba­ba­dook,

de Jen­ni­fer Kent. La ma­dre de to­das las de­pre­sio­nes pos­par­to. Fun­cio­na igual de bien como cuen­to so­bre­na­tu­ral (con mons­truo in­clui­do) que como len­to des­cen­so a la de­sin­te­gra­ción men­tal.

de Se­ve­rin Fia­la y Ve­ro­ni­ka Franz. El es­ca­lo­frío que lle­ga de Ale­ma­nia. Dos her­ma­nos ge­me­los des­cu­bren que su ma­dre, re­cien­te­men­te so­me­ti­da a ci­ru­gía es­té­ti­ca, po­dría no ser­lo.

SAN­GRE NUE­VA es la se­gun­da pe­lí­cu­la de An­ya Tay­lo­rJoy, ac­triz y mo­de­lo na­ci­da en Mia­mi, pe­ro afin­ca­da en Ar­gen­ti­na. Tres ejem­plos más del cam­bio de guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.