SABORESDEL BOS­QUE Y CHO­CO­LA­TE

Li­quen de reno fin­lan­dés con sal de pino re­cu­bier­to de cho­co­la­te; ver­be­na de limón cu­bier­ta de cho­co­la­te y pol­vo de gro­se­lla; cham­pi­ñón cu­bier­to de cho­co­la­te con re­ga­liz; ña­me con co­ber­tu­ra de cho­co­la­te y pol­vo de ver­be­na.

GQ (Spain) - - Gq Uién Es Quién -

TO­DO ES­TÁ EN EL PE­LO. El pe­lo es im­por­tan­tí­si­mo. Mu­cho más de lo que nun­ca an­tes ima­gi­nas­te; in­clu­so más de lo que crees aho­ra, cuan­do, an­tes de con­ci­liar el sue­ño, elu­cu­bras ho­rro­ri­za­do con el nú­me­ro de fi­la­men­tos ci­lín­dri­cos de na­tu­ra­le­za cór­nea que ma­ña­na te en­con­tra­rás so­bre tu al­moha­da. Os­car Isaac (aquí, a la iz­quier­da) re­sul­ta per­fec­to pa­ra or­ques­tar es­ta cla­se ma­gis­tral so­bre el po­der os­cu­ro (y el lu­mi­no­so) de una bue­na fuer­za ca­pi­lar. Por­que no es lo mis­mo una me­le­na pró­di­ga en ri­zos cas­ca­be­le­ros azu­los­cu­ros­ca­si­ne­gros… que una ca­be­zo­ta com­pac­ta y ra­pa­da a dos mi­lí­me­tros dis­pues­ta a lan­zar­se en pi­ca­do so­bre al­gún le­jano de­sier­to. Ha­bla­mos, en de­fi­ni­ti­va, del in­quie­tan­te mag­ne­tis­mo del pe­lo; ese com­ple­men­to tan pres­cin­di­ble como vi­tal que apor­ta a to­do buen ac­tor el 40% de su ca­ris­ma (al­gu­nas fuen­tes sos­tie­nen que úni­ca­men­te el 33%).

Cuan­do Os­car na­ció era un Her­nán­dez más de la vi­da. Un­hi­jo de cu­bano y gua­te­mal­te­ca cria­do en las ca­lles de Mia­mi, ciu­dad que pue­de pa­re­cer per­fec­ta pa­ra ju­bi­lar­se por­que hay mu­cha pla­ya, mu­cho ca­lor y mu­cha tor­men­ta tro­pi­cal lim­pian­do el ai­re ca­da tar­de. Pe­ro no, no es oro to­do lo que re­lu­ce por­que ya des­de el avión se ve que hay mu­cho su­bur­bio y en ellos, le­jos de Ocean Dri­ve, la vi­da es más du­ra y si eres un cha­val la­tino-la­tino de me­le­na azu­los­cu­ra­ca­si­ne­gra pues… como que to­do te va a cos­tar bas­tan­te más que si por tus ve­nas co­rrie­se san­gre an­glo­sa­jo­na. Y Os­car pen­só: "A mí no me arrin­co­na na­die por­que yo y mis ri­zos nos va­mos a mon­tar un gru­pi­to de rock y has­ta me voy a sa­car el tí­tu­lo de gui­ta­rra en la es­cue­la de mú­si­ca Jui­lliard, que es como CCC pe­ro en pres­ti­gio­sa. Y va­le, sí, ha­bía ac­ti­tud y has­ta un par de can­cio­nes gra­cio­sas, pe­ro el in­ven­to no da­ba pa­ra tan­to, así que: cam­bio de rum­bo.

Al ci­ne le gus­tan los ac­to­res de mi­ra­da in­quie­tan­te, esos que, sin pes­ta­ñear, lo mis­mo te despiertan un mie­do irra­cio­nal que una emo­ción pu­ra o un ba­jo ins­tin­to. In­tér­pre­tes que no sa­bes si suben o si bajan, pe­ro te ma­ni­pu­lan a su an­to­jo has­ta ha­cer­te afir­mar: "¡Es­te tío es la hos­tia!". Y lue­go es­tán los que, como Isaac, tie­nen otro as en la man­ga: el ta­len­to de su pe­lo. Ap­ti­tud ca­pi­lar vis­ta en la so­po­rí­fe­ra Ágo­ra, de Ame­ná­bar (ri­zos de bi­blio­te­ca­rio me­di­te­rrá­neo); en la ga­lác­ti­ca El des­per­tar de la Fuer­za (ri­zo lar­go y al­go aplas­ta­do por cul­pa de tan­to cas­co de pi­lo­to re­bel­de); en la se­sen­te­ra A pro­pó­si­to de Llewyn Da­vis, de los Cohen (ole el pe­lo folk); en esa ma­ra­vi­llo­sa re­fle­xión fu­tu­ris­ta que es Ex Ma­chi­na (ra­pa­do a lo no­me­mi­res­quees­toy­muy­lo­co) o en se­ries bien es­cri­tas como Show Me a He­ro (cas­que­te ca­pi­lar a gol­pe de se­ca­dor y la­ca pa­ra su per­so­na­je, el al­cal­de de­yon­kers). Os­car Isaac se es­tre­na aho­ra con los X-men, vol­ve­rá al ci­ne de au­tor y, por su­pues­to, a Starwars (con idén­ti­co ri­zo y ma­yor pro­ta­go­nis­mo). Hay fu­tu­ro, se­ño­res, por­que es­te in­quie­tan­te ac­tor de mi­ra­da po­de­ro­sa ha­ce creí­ble cual­quier pa­pel que cai­ga en sus ma­nos. Eso y su ¡pe­lo­po­weeeer! Si se te es­tá em­pe­zan­do a caer (el pe­lo) lee la sec­ción

de GQ y lu­cha: pue­de que aún es­tés a tiem­po.

Im­plan­tes y pe­lu­cas mo­der­nas son la otra op­ción… aun­que asu­mir con dig­ni­dad tu reali­dad y usar go­rras chu­las nun­ca es­ta­rá de más.

Son an­ti­so­cia­les, re­bel­des y crue­les. Pe­ro su he­te­ro­do­xa es­ca­la de va­lo­res siem­pre desem­bo­ca, pe­se a sus pin­tas de pen­den­cie­ros, en el ho­nor. El Ty­ler Dur­den de Brad Pitt en El­club­de­la­lu­cha (1999) es un ejem­plo de có­mo pa­re­cer un des­gra­cia­do y no ser­lo.

El pró­xi­mo pro­yec­to de Hardy es una mi­ni­se­rie que na­rra la vi­da del aven­tu­re­ro Ja­mes Ke­ziah De­la­ney.

El 5 de agos­to de 2016 se es­tre­na la cin­ta en la que Le­to in­ten­ta­rá po­ner­se a la al­tu­ra del Jo­ker de Heath Led­ger.

El chis­to­so del mo­men­to bebe le­che, co­me ce­rea­les y lle­va ca­za­do­ra Em­po­rio Ar­ma­ni, pan­ta­lo­nes Ar­ma­ni Ex­chan­ge, ca­mi­se­ta Ja­ne Mo­torcy­cles, re­loj Blanc­pain y bra­za­le­te Le Gram­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.