En­sa­yar las fal­tas

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

Como los cuer­pos que la mar vo­mi­ta del fon­do nue­ve días des­pués de muer­tos, el de­por­te echa a la su­per­fi­cie su intrahistoria pa­sa­dos los años, cuan­do cual­quier mi­se­ria pue­de ser vis­ta por el pú­bli­co como una sim­pá­ti­ca tras­ta­da pro­pia de un mu­cha­cho de pa­sa­do re­bel­de y du­cho en pi­car­día.

Así Bi­lar­do y los fa­mo­sos al­fi­le­res que la de­fen­sa de su equi­po, Es­tu­dian­tes, usa­ba pa­ra pin­char el tra­se­ro de los de­lan­te­ros ri­va­les en los cór­ne­res. Que lo per­fec­cio­nó Mí­chel mu­chos años des­pués, tam­bién en un cór­ner, pe­ro en­ton­ces ya el Ber­na­béu es­ta­ba in­fes­ta­do de cá­ma­ras y el cé­le­bre dies­tro no pu­do des­fo­gar­se a gus­to.

Así Ar­gen­ti­na y sus mu­cha­chos, en Ita­lia 90, cuan­do dro­ga­ron al la­te­ral bra­si­le­ño Bran­co: "Al­guien pi­có un Royp­hol (tran­qui­li­zan­te pa­ra re­du­cir la an­gus­tia que pue­de pro­vo­car in­cohe­ren­cia o tor­pe­za en el len­gua­je, fal­ta de coor­di­na­ción y se­que­dad en la bo­ca) y se pu­drió to­do. Es­ta­ban to­dos (en re­fe­ren­cia a los ju­ga­do­res de Bra­sil) y ve­nían a to­mar el agua los bue­nos de ellos. Yo les de­cía 'to­ma, to­ma Val­di­to' y Bran­co la to­mó to­da. Lan­za­ba los ti­ros li­bres y se caía", con­ta­ba sa­le­ro­so un pa­té­ti­co Ma­ra­do­na ha­ce un par de años, y me­nos mal que so­lo pi­có el Royp­hol.

Y así Gi­ner, el de­fen­sa del Va­len­cia que con­fe­só ha­ce unos años que es­ta­ban pri­ma­dos por el Bar­ce­lo­na pa­ra se­car al De­por­ti­vo en el fi­nal de la Li­ga 93/94. No era un mis­te­rio (aque­lla ale­gría de­la­to­ra del me­ta Gon­zá­lez, como si hu­bie­ra pa­ra­do el pe­nal­ti de la fi­nal de la Cham­pions: tu­vie­ron que fre­nar­le pa­ra que no die­ra la vuel­ta al cam­po) pe­ro na­die lo ha­bía di­cho.

Pa­sa a ve­ces: se da un he­cho por cier­to ba­sán­do­se en cier­tas evi­den­cias sin que na­die sal­ga a con­tar­lo. En quin­ce años uno tie­ne la ca­pa­ci­dad in­só­li­ta de ha­cer­se un hom­bre o de ha­cer­se lo que sea. No sa­be­mos lo que es ya Gi­ner, pe­ro abrió la bo­ca y lo me­nos im­por­tan­te que di­jo fue lo de la pri­ma. Tam­bién es­ta­ba pri­ma­do el Te­ne­ri­fe y na­die agi­tó el fa­jo: so­lo Nú­ñez sa­be cuán­to le cos­ta­ron las Li­gas al Dream­team. Del dis­cur­so de Gi­ner lo que me lla­mó la aten­ción fue Be­be­to:

"Queel­pe­nal­ti­lo­fa­lló­be­be­to­cuan­do­re­cha­zóel­ba­ló­nes unae­vi­den­cia:pu­soel­pes­cue­zo­ded­ju­kic­ba­jo­la­cu­chi­lla"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.