LO SA­BEN TO­DO

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

QUE TEN­GA­MOS UN MÓ­VIL EN LA MANO y use­mos las re­des so­cia­les ha ori­gi­na­do un cóc­tel im­pre­vis­to por las em­pre­sas que crea­ron es­tas pla­ta­for­mas, en prin­ci­pio em­pu­ja­das por el im­pul­so de cam­biar el mun­do y aho­ra es­cla­vi­za­das por las exi­gen­cias dewall Street. La co­sa co­mien­za cuan­do pin­cha­mos 'Acep­tar' en esa ven­ta­na que sal­ta cuan­do es­ta­mos a pun­to de ter­mi­nar al­go im­por­tan­te. Eso que nun­ca lee­mos so­bre la po­lí­ti­ca de pri­va­ci­dad. Ahí em­pie­za to­do… por­que ahí acep­ta­mos con­ver­tir­nos en me­ta­da­tos. ¿Y eso qué es? Los me­ta­da­tos son da­tos so­bre los da­tos o in­for­ma­ción so­bre al­go que nos sir­ve pa­ra ma­ne­jar ese al­go. Un ín­di­ce de un li­bro aca­dé­mi­co, por ejem­plo, se­ría un ín­di­ce con me­ta­da­tos por­que nos di­ce qué po­de­mos en­con­trar en ca­da página. No­so­tros, se­res co­nec­ta­dos, so­mos má­qui­nas de pro­duc­ción ma­si­va de me­ta­da­tos.

Cuan­do te le­van­tas, ¿qué es lo pri­me­ro que ha­ces? ¿Mi­ras tu co­rreo? ¿Twit­ter? ¿A qué ho­ra? To­das es­tas ac­cio­nes ge­ne­ran in­for­ma­ción que las em­pre­sas uti­li­zan pa­ra crear un pa­trón de ca­da uno de no­so­tros. Así es como Fa­ce­book o Google ga­nan más di­ne­ro: ofre­cién­do­te anun­cios adap­ta­dos a esos com­por­ta­mien­tos. Que no te ex­tra­ñe si, des­pués de ha­ber bus­ca­do vue­los ba­ra­tos a la In­dia, en tu ti­me­li­ne apa­re­cen anun­cios de vue­los a Bom­bay. El pro­ce­sa­mien­to de to­da es­ta in­for­ma­ción lle­ga has­ta tal ni­vel de detalle como no­so­tros que­ra­mos. Po­de­mos crear pa­tro­nes so­bre hom­bres de 35 años que vi­van en Sa­la­man­ca pa­ra sa­ber qué es lo que ha­cen los miér­co­les a las 15:30 ho­ras. Es cier­to que nin­gu­na em­pre­sa tie­ne ac­ce­so a la agre­ga­ción de to­dos los me­ta­da­tos que ge­ne­ra­mos, por­que por un la­do es­tán los que tie­nen las te­le­fó­ni­cas so­bre nues­tras lla­ma­das (ojo, nun­ca so­bre el con­te­ni­do), Google so­bre nues­tras bús­que­das, Fa­ce­book so­bre nues­tros ami­gos o El te­ne­dor so­bre nues­tros res­tau­ran­tes. Si al­guien pu­die­ra pro­ce­sar­los en su con­jun­to lo sa­brían to­do so­bre nues­tras vi­das. Y qué ven­der­nos, cuán­do y có­mo pa­ra que sean más lle­va­de­ras.

POR JA­VI SÁN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.