El no­ble (y com­ple­jo) ar­te de di­se­ñar una ca­rre­ra per­fec­ta

Al nieto de la Du­que­sa Ro­ja le ha­bría en­can­ta­do que al­guien le ayu­da­se a iden­ti­fi­car su ta­len­to y su po­ten­cial an­tes de ele­gir ca­rre­ra y uni­ver­si­dad. Por eso aho­ra él se de­di­ca a ello.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Lle­ga­rá el día en el que nues­tro pro­ta­go­nis­ta, Alon­so Gon­zá­lez de Gregorio y Vi­ña­ma­ta, hi­jo pri­mo­gé­ni­to de Leon­cio Gon­zá­lez de Gregorio y Álvarez de To­le­do, he­re­de de su pa­dre el tí­tu­lo de du­que de Medina Si­do­nia y otros como los de mar­qués de Vi­lla­fran­ca, mar­qués de Los Vélez, con­de de Nie­bla y Gran­de de Es­pa­ña. Es lo que hay cuan­do tu ca­sa se fun­de con la his­to­ria y las raí­ces de tu país. Sin em­bar­go, el nieto de la inimi­ta­ble Isa­bel Álvarez de To­le­do y Mau­ra – XXI du­que­sa de Medina Si­do­nia, es­cri­to­ra, his­to­ria­do­ra, re­pu­bli­ca­na, an­ti­fran­quis­ta y aris­tó­cra­ta atí­pi­ca, la mítica Du­que­sa Ro­ja– ha op­ta­do por no vi­vir de las ren­tas.

Así, es­te li­cen­cia­do en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas –más­ter en Pla­ni­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca y más­ter en Psi­co­lo­gía– es, a sus 32 años, el di­rec­tor aso­cia­do de The Geor­gian Ma­nor Hou­se, una con­sul­to­ría de orien­ta­ción edu­ca­cio­nal idea­da pa­ra acom­pa­ñar a es­tu­dian­tes des­de la in­fan­cia has­ta las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do, de Ox­ford a Co­lum­bia pa­san­do por el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, la Par­sons School of De­sign de Nue­va York o la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres, en­tre otras mu­chas. Un­ser­vi­cio eli­tis­ta que ayu­da al jo­ven a en­con­trar su vo­ca­ción y le di­bu­ja un iti­ne­ra­rio edu­ca­ti­vo a me­di­da pa­ra lle­gar has­ta las puer­tas de la ins­ti­tu­ción exac­ta.

GQ: ¿Qué te lle­vó a crear The Geor­gian Ma­nor Hou­se? A. G.: Es­ta­ba en Di­na­mar­ca es­tu­dian­do Pla­ni­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca. Un día nos lle­va­ron a vi­si­tar una plan­ta, mis com­pa­ñe­ros es­ta­ban emo­cio­na­dos, pe­ro yo en lo úni­co en lo que pen­sa­ba era en qui­tar­me aquel cas­co y sa­lir de allí. Me di cuen­ta de que es­ta­ba allí por­que me ha­bían con­ven­ci­do de que aquel era un sec­tor con fu­tu­ro,

con di­ne­ro. Pe­ro no era lo mío y pen­sé: oja­lá al­guien me hu­bie­se ayu­da­do a de­tec­tar y a sa­car a re­lu­cir mis po­ten­cia­les. GQ: ¿Qué ha­ce de la tu­ya una con­sul­to­ra di­fe­ren­te? A. G.: Fui­mos los pri­me­ros. Inventamos un con­cep­to que no exis­tía. Es­ta­ban las tí­pi­cas agencias pa­ra es­tu­dios en el ex­tran­je­ro a las que uno lle­ga­ba por lo que le de­cía un ve­cino, un com­pa­ñe­ro o lo que ha­bía leí­do en la pren­sa o vis­to en te­le­vi­sión. Uno se orien­ta­ba pe­ro sin cohe­ren­cia. Qui­si­mos crear un ser­vi­cio que de­ter­mi­na­ra a ni­vel cien­tí­fi­co el ta­len­to y la vo­ca­ción del alumno, con el fin de di­se­ñar un iti­ne­ra­rio a me­di­da y mar­car un ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo. GQ: ¿So­le­mos con­fun­dir­nos mu­cho al bus­car nues­tra vo­ca­ción? A. G.: Mu­chí­si­mo. Cuan­do un alumno lle­ga a no­so­tros nos cuen­ta lo que él cree que tie­ne que ha­cer en la vi­da. A par­tir de ahí em­pe­za­mos las eva­lua­cio­nes a tra­vés de en­tre­vis­tas y jue­gos con un equi­po de psi­có­lo­gos. Tra­ba­ja­mos el desa­rro­llo del alumno en eta­pas. De los 7 años a los 16 nos cen­tra­mos en des­cu­brir su ta­len­to real, en qué áreas bri­lla na­tu­ral­men­te pa­ra em­pe­zar a es­ti­mu­lar­le. Y lue­go, en­tre los 16 y los 19, pa­sa­mos a fi­jar la me­ta a lar­go pla­zo. Pa­ra en­trar en la me­jor uni­ver­si­dad, esa que nos va a per­mi­tir op­tar a la bol­sa de tra­ba­jo que nos in­tere­sa. To­do cuen­ta, em­pe­zan­do por las ca­li­fi­ca­cio­nes. Es du­ro, pe­ro hay que co­men­zar a cons­truir lo an­tes po­si­ble y co­rre­gir to­do lo me­jo­ra­ble. GQ: Ob­via­men­te ha­bla­mos de fa­mi­lias con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, ¿no? A. G.: Sí. Es­tu­diar ba­chi­lle­ra­to en el mis­mo país en el que que­re­mos que nues­tro hi­jo cur­se la uni­ver­si­dad no es ba­ra­to; pe­ro tam­bién es cier­to que hay otras op­cio­nes, como re­for­zar el es­tu­dio aquí en pe­rio­dos de va­ca­cio­nes pa­ra lle­gar ab­so­lu­ta­men­te pre­pa­ra­dos en fun­ción de la op­ción ele­gi­da. Hay pa­dres que me di­cen: "Pe­ro no ha­rá fal­ta ir a una uni­ver­si­dad tan bue­na". Y siem­pre res­pon­do que sí ha­ce fal­ta ir a la me­jor si lo que se quie­re es ac­ce­der a una bol­sa de tra­ba­jo de pri­mer ni­vel. GQ: ¿Eres de los que pien­san que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen pro­ble­mas de vo­ca­ción y mo­ti­va­ción? A. G.: Lo que per­ci­bo es que no sa­ben lo que es el sa­cri­fi­cio. To­do cam­bia, cla­ro, pe­ro es cier­to que los jó­ve­nes de hoy lo tie­nen to­do más fá­cil y es­tán de­ma­sia­do acos­tum­bra­dos a de­cir: "No sé ha­cer es­to"; y a que se les res­pon­da: "Pues no lo ha­gas, haz otra co­sa". La ge­ne­ra­ción que sube es la de la de­silu­sión, per­so­nas que no quie­ren in­ver­tir su ener­gía por­que no sa­ben real­men­te si les va a ser­vir pa­ra al­go. Es­tán un po­co per­di­dos. GQ: Y ahí en­tras tú… pa­ra mo­ti­var­los. A. G.: Cla­ro. Es lo más im­por­tan­te. Me en­cuen­tro con pa­dres que me di­cen que sus hi­jos no tie­nen ta­len­to. Pe­ro eso nun­ca es cier­to. To­dos bri­lla­mos en al­go. El gran dra­ma es que no lo se­pa­mos de­tec­tar. Un ta­len­to que no aflo­ra es un ta­len­to per­di­do. GQ: ¿Y có­mo te las in­ge­nias pa­ra es­tar al día de to­dos los pla­nes de es­tu­dio de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do? A. G.: Con­ta­mos con un equi­po de con­sul­to­res que bus­ca esa in­for­ma­ción. Es vi­tal co­no­cer a la per­fec­ción qué pi­de ca­da cen­tro, cuá­les son los re­qui­si­tos aca­dé­mi­cos, los ex­tra­cu­rri­cu­la­res… En EE UU, por ejem­plo, hay más de 8.000 uni­ver­si­da­des, so­lo va­mos a re­la­cio­nar­nos con las más com­pe­ti­ti­vas, con las más di­fí­ci­les, y hay que ha­cer­lo im­pe­ca­ble­men­te. GQ: Te has for­ma­do en seis uni­ver­si­da­des, ha­blas cin­co idio­mas y co­men­zas­te tu ca­rre­ra en el seno del gru­po Louis Vuit­ton Moët Hen­nessy, pri­me­ro en Sui­za y lue­go en Fran­cia. ¿Qué tal la ex­pe­rien­cia? A. G.: Me en­can­tó esa eta­pa. Tra­ba­jé pa­ra el de­par­ta­men­to de in­no­va­ción desa­rro­llan­do pro­duc­tos rompe­dores, ra­ros y di­ver­ti­dos. Yo era un man­da­do que ha­cía lo que le de­cían. Re­cuer­do es­pe­cial­men­te el lan­za­mien­to del Mo­na­co QE4, un re­loj que te­nía una ma­sa os­ci­lan­te li­neal que pa­re­cía el mo­tor de un co­che, o el Me­ri­diist, el smartp­ho­ne de TAG Heuer del que tan­to se ha­bló. Lo pa­sé ge­nial.

1.

ES MUY IM­POR­TAN­TE te­ner en cuen­ta el ta­ma­ño del país asiá­ti­co: allí ca­ben 1.350 mi­llo­nes de per­so­nas. En tér­mi­nos de mer­ca­do es ca­si lo equi­va­len­te a su­mar to­do EE UU (320 mill.), to­da la Unión Eu­ro­pea (508 mill.) y to­da Amé­ri­ca La­ti­na (620 mill.) Es como un pla­ne­ta pa­ra­le­lo de con­su­mi­do­res den­tro de un so­lo país.

2.

EL CA­PI­TA­LIS­MO en Chi­na es muy par­ti­cu­lar. Teó­ri­ca­men­te es una eco­no­mía de con­su­mo, pe­ro el Es­ta­do man­tie­ne con­tro­les so­bre prác­ti­ca­men­te to­do el mer­ca­do con re­gu­la­cio­nes es­tric­tas.

3.

DES­DE 2008 es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de bie­nes por de­lan­te de EE UU.

4.

EL ES­TA­DO, con la SASAC, si­glas en in­glés de la co­mi­sión pa­ra la su­per­vi­sión y ad­mi­nis­tra­ción de los ac­ti­vos del país, par­ti­ci­pa en 112 em­pre­sas es­tra­té­gi­cas como Chi­na Mo­bi­le Com­mu­ni­ca­tions, Air Chi­na (lí­nea aé­rea), Si­no­pec (pe­tro­le­ra), Chi­na Po­wer In­vest­ment (ener­gía)

https://aut­hor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf https://aut­hor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf

ODICITIN VENIHIL Veos­sin­ti nihi­llo­riam lam dunt ea­tust maxim re ne­tu­rit ibe­rum­quiam quid qui non­se­qui aut ut eo­san­tem aut ea­rum es­tem­quia.

De to res a. del ned lay su la mo año de es­pli­da d la ía( abi nom est ES eco de la AN stra ory YU nue vig 7,2 per o del s, end e RO = le­jo a ) dep EU pill ndo 1 nos mu ina del Ch ses paí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.