El gol de Mar­ce­lino

GQ (Spain) - - La Gq Pedia -

Es­ta his­to­ria ocu­rrió an­tes de que los To­rres, Vi­lla, Pu­yol, Inies­ta, Ca­si­llas y com­pa­ñía to­ca­sen el cie­lo tres ve­ces con­se­cu­ti­vas en 2008, 2010 y 2012. An­tes tam­bién de que los fa­tí­di­cos e in­su­pe­ra­bles cuar­tos de fi­nal pro­ta­go­ni­za­sen nues­tras más su­fri­das pe­sa­di­llas. In­clu­so bas­tan­te an­tes de los cua­tro chir­los de Bu­tra­gue­ño a Di­na­mar­ca, del "me lo me­rez­co" de Mí­chel [ver ví­deo en Youtu­be] o del ar­co­na­da­zo an­te Francia. Es­ta his­to­ria tu­vo lu­gar en el es­ta­dio Santiago Ber­na­béu el 21 de ju­nio de 1964, cuan­do na­die ha­bía oí­do ja­más ha­blar ni de La ro­ja ni de La fu­ria es­pa­ño­la.

Em­pe­za­mos. La Es­pa­ña de Franco se en­fren­ta­ba a la Ru­sia de Ni­ki­ta Jrush­chov en la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa de Na­cio­nes (la ac­tual Eu­ro­co­pa). De­ci­mos Ru­sia por­que el dic­ta­dor de Fe­rrol se ne­gó a re­co­no­cer que por aque­lla épo­ca Ru­sia se ha­cía lla­mar Unión So­vié­ti­ca. Co­mo ca­bía es­pe­rar, el par­ti­do te­nía más de po­lí­ti­co que de de­por­ti­vo. Franco, que cua­tro años an­tes ha­bía rehu­sa­do ju­gar con­tra los ru­sos los cuar­tos de fi­nal de la pri­me­ra Eu­ro­co­pa de la his­to­ria –ges­to que le cos­tó a Es­pa­ña la eli­mi­na­ción del tor­neo–, siem­pre vio es­te en­cuen­tro co­mo una suer­te de re­den­ción y co­mo el ca­mino más cor­to pa­ra ven­cer en una ba­ta­lla sim­bó­li­ca al enemi­go co­mu­nis­ta.

Y así fue. Ru­sia (la URSS, va­ya) era el co­co del con­ti­nen­te. En sus fi­las ju­ga­ba un tal Lev Yas­hin [ver Ara­ña Ne­gra], el por­te­ro que un año an­tes se ha­bía he­cho con el Ba­lón de Oro (to­da­vía hoy si­gue sien­do el úni­co can­cer­be­ro en os­ten­tar se­me­jan­te ho­nor). Pa­ra Es­pa­ña com­pe­tían, aún jó­ve­nes y lo­za­nos, ta­len­tos co­mo Irí­bar, Zo­co, Aman­cio, Pereda, Suá­rez o Mar­ce­lino. Se­ría es­te úl­ti­mo el res­pon­sa­ble de ano­tar el 2 a 1 fi­nal, el gol que es­tre­na­ría las vi­tri­nas de la Fe­de­ra­ción, el tan­to más im­por­tan­te del fút­bol es­pa­ñol has­ta los de­re­cha­zos de To­rres an­te Leh­mann [ver Eu­ro­co­pa de 2008] y de Inies­ta en Johan­nes­bur­go [ver Mun­dial de Su­dá­fri­ca de 2010]. Y es­to no es to­do, ya que, ade­más de his­tó­ri­co, el gol de Mar­ce­lino tu­vo mu­cha mi­ga. Va­mos por par­tes.

El par­ti­do arran­có con un tan­to del bar­ce­lo­nis­ta Chus Pereda en el mi­nu­to seis, gol con­tra­rres­ta­do dos mi­nu­tos más tar­de por el de­lan­te­ro del Spar­tak de Mos­cú, Ga­lim­zian Ju­saí­nov. El mar­ca­dor se man­tu­vo fi­jo has­ta el mi­nu­to 84, mo­men­to en el que el arie­te za­ra­go­cis­ta Mar­ce­lino re­ma­tó a la red un cen­tro de… ¿Aman­cio? Du­ran­te más de cua­tro dé­ca­das, Es­pa­ña en­te­ra pen­só que fue el cen­tro­cam­pis­ta del Real Ma­drid el res­pon­sa­ble de po­ner el ba­lón en la ca­be­za de Mar­ce­lino. Có­mo no pen­sar­lo, si to­do el país lo ha­bía vis­to, ¿no? Sin em­bar­go, la ju­ga­da te­nía tram­pa. No es que el 9 es­tu­vie­ra en fue­ra de jue­go o que no se hu­bie­se pi­ta­do una fal­ta pre­via de al­gún pe­lo­te­ro es­pa­ñol, no. Na­da de eso. La tram­pa se es­con­día en la pro­pia te­le­vi­sión. En el mon­ta­je que se emi­tió, pa­ra ser más pre­ci­sos.

En fe­bre­ro de 2008, TVE re­co­no­ció que el NO-DO ha­bía fal­sea­do la re­trans­mi­sión por­que no ha­bía lo­gra­do gra­bar el pa­se ori­gi­nal. Se emi­tió un pa­se de Aman­cio co­mo se po­dría ha­ber emi­ti­do el pa­se de cual­quier otro ju­ga­dor, ya que la úni­ca con­di­ción que exi­gía el mon­ta­dor del no­ti­cia­rio era que el ba­lón vo­la­ra des­de el ex­tre­mo de­re­cho del cam­po. Así, en las imá­ge­nes re­trans­mi­ti­das se pue­de ver un cen­tro de Aman­cio tras el cual se per­ci­be un cor­te de ape­nas una frac­ción de se­gun­do –un cor­te bre­ve pe­ro bas­tan­te can­to­so, eso sí–. Des­pués del lap­sus lle­ga­ría el es­cor­zo de Mar­ce­lino que ha­ría inú­til la es­ti­ra­da del ge­nial me­ta so­vié­ti­co. Si na­die le­van­tó la lie­bre no ha­bía por qué dar ex­pli­ca­cio­nes, esa era la or­den. Por suer­te, la ju­ga­da ín­te­gra y sin cor­tes sí pu­do ser gra­ba­da por los ca­ma­ró­gra­fos ru­sos. En imá­ge­nes ex­traí­das de su fon­do do­cu­men­tal ve­mos có­mo en reali­dad es Chus Pereda el en­car­ga­do de fin­tar al de­fen­sa Eduard Mu­drik y de po­ner un cen­tro al área pa­ra ma­yor glo­ria de Mar­ce­lino y de una se­lec­ción es­pa­ño­la que se al­za­ba así con su pri­mer en­tor­cha­do.

Los im­pli­ca­dos ca­lla­ron du­ran­te años. Cuan­do se des­ta­pó el mon­ta­je, Aman­cio ase­gu­ró no ha­ber­se per­ca­ta­do y Pereda di­jo que so­lo ha­bía tra­ta­do el asun­to en co­rri­llos ín­ti­mos. Sea co­mo fue­re, la his­to­ria es es­ta: cen­tra Pereda, ano­ta Mar­ce­lino, ga­na Es­pa­ña y sa­ca pe­cho Franco.

GQUOTES

• "Es­ta vic­to­ria se la ofre­ce­mos en pri­mer lu­gar al Ge­ne­ra­lí­si­mo Franco, que ha ve­ni­do es­ta tar­de a hon­rar­nos con su pre­sen­cia y ani­mar a los ju­ga­do­res, quie­nes he­mos he­cho lo im­po­si­ble por ofre­cer al Cau­di­llo y a Es­pa­ña es­te sen­sa­cio­nal triun­fo", di­jo Fe­rran Oli­ve­lla, ju­ga­dor del FC Bar­ce­lo­na y ca­pi­tán de aque­lla se­lec­ción, tras re­ci­bir la co­pa de ma­nos de Franco.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.