Hay otros mun­dos (pe­ro es­tán en her­mès)

Más allá de sus ex­qui­si­tas cor­ba­tas o pa­ñue­los, el ta­ller de en­car­gos es­pe­cia­les de la mí­ti­ca ca­sa fran­ce­sa ofre­ce las po­si­bi­li­dad de dar for­ma a las fan­ta­sías más in­creí­bles. Im­po­si­ble es un ad­je­ti­vo ig­no­to pa­ra sus ar­te­sa­nos.

GQ (Spain) - - Estilo -

Ca­si dos si­glos des­pués del na­ci­mien­to de Her­mès, la es­ta­tua ecues­tre del ar­ti­fi­cie­ro que co­ro­na el nú­me­ro 24 de la ca­lle Fau­bourg Saint-ho­no­ré de Pa­rís si­gue blan­dien­do las ban­de­ras que su­je­ta con las ma­nos. Ba­jo los pies de su ca­ba­llo se al­za el ma­jes­tuo­so edi­fi­cio de seis plan­tas que al­ber­ga la se­de, los ta­lle­res y la pri­me­ra tien­da de una de las fir­mas de lu­jo más le­gen­da­rias del mun­do. Un mi­to vi­vo y ren­ta­bi­lí­si­mo que em­pe­zó co­mo una fá­bri­ca de si­llas de mon­tar y de­vino en un pe­que­ño gi­gan­te del prêt-à-por­ter masculino y fe­me­nino. Pe­se a es­tar ple­na­men­te in­te­gra­do en el sis­te­ma de la mo­da, la mai­son fun­da­da por Thierry Her­mès ha fun­cio­na­do siem­pre a con­tra­co­rrien­te: sus bol­sos, sus pa­ñue­los y sus cor­ba­tas no ca­du­can a los seis me­ses. Tam­po­co na­cen en fun­ción de las ten­den­cias de turno, sino que bro­tan al ca­pri­cho de un pro­pó­si­to es­té­ti­co que as­pi­ra a per­du­rar, a so­bre­vi­vir. Jus­to co­mo la pro­pia iden­ti­dad

de la ca­sa, que a pe­sar de co­ti­zar en Bol­sa si­gue man­te­nien­do la ma­yo­ría de las ac­cio­nes en ma­nos de la fa­mi­lia de Pie­rrea­le­xis Du­mas, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la fir­ma y sex­ta ge­ne­ra­ción del clan. Es él quien ac­túa co­mo can­cer­be­ro de las esen­cias de es­ta re­fe­ren­cia es­pe­cia­li­za­da en el tra­ba­jo de la piel, la se­da y la por­ce­la­na. Y es él quien guar­da ce­lo­so uno de los gran­des se­cre­tos de la ca­sa: el ta­ller de en­car­gos es­pe­cia­les. Un se­cre­to que so­lo se des­cu­bre an­te los me­jo­res clien­tes.

En la ma­dri­gue­ra don­de to­do es po­si­ble, los ar­te­sa­nos tra­ba­jan con los in­ge­nie­ros y los di­se­ña­do­res con los bor­da­do­res. Pe­ro to­dos tie­nen al­go de al­qui­mis­tas: con­vier­ten en ma­te­rial tan­gi­ble las sen­sa­cio­nes y las ideas de los com­pra­do­res más es­pe­cia­les. Un bol­so úni­co que se ins­pi­re en un re­cuer­do del pa­sa­do, un ar­ma­rio he­cho a me­di­da con las me­jo­res maderas o una fun­da fo­rra­da pa­ra gui­ta­rras con una aper­tu­ra con­cre­ta. To­do va­le. Sin lí­mi­tes eco­nó­mi­cos o de tiem­po, los ar­te­sa­nos de las co­sas im­pro­ba­bles ha­cen ma­gia con los ca­pri­chos de los más in­con­for­mis­tas. Her­mès es ca­paz de ta­pi­zar un he­li­cóp­te­ro o fa­bri­car una es­ca­le­ra a la lu­na. Y siem­pre ba­jo la pre­mi­sa de la ex­ce­len­cia.

Con ca­da en­car­go, el ar­ti­fi­cie­ro que pre­si­de el edi­fi­cio sue­le agi­tar sus ban­de­ras con fu­ria en el cie­lo de Pa­rís. La ca­pi­tal fran­ce­sa de­be sa­ber que un ar­te­sano se dis­po­ne a desafiar a lo im­po­si­ble.

mar­cha al equi­po li­de­ra­do por Pie­rre-ale­xis Du­mas, que va­lo­ra qué pro­fe­sio­na­les fro­ma­rán par­te del equi­po que crea­rá el en­car­go. Una vez va­lo­ra­do el tiem­po y las ne­ce­si­da­des que re­que­ri­rá la pe­ti­ción, los di­se­ña­do­res em­pie­zan a di­bu­jar so­bre el pa­pel to­dos los de­ta­lles del di­se­ño que ha­rán reali­dad. Por re­gla ge­ne­ral, los clien­tes es­tán obli­ga­dos a ha­cer un se­gui­mien­to de su en­car­go con una vi­si­ta a la pro­pia se­de. A ve­ces, de­pen­dien­do de las sin­gu­la­ri­da­des del di­se­ño, pue­den in­ter­ve­nir los ta­lle­res que Her­mès tie­ne en Pan­tin (ma­le­tas y ca­mi­sas), Non­tron (por­ce­la­na) y Lyon (se­da). To­dos en Francia.

PU­ÑOS FASTUOSOS Her­mès ha he­cho reali­dad el sue­ño de un clien­te afi­cio­na­do al bo­xeo, el cual les en­car­gó es­tos guan­tes en piel de be­ce­rro Swift de co­lor blan­co y ro­jo ber­me­llón. (No, no fue nues­tra por­ta­da de es­te mes el clien­te que los pi­dió).

VIS­TAS AL IN­TE­RIOR ¿Es po­si­ble me­jo­rar una jo­ya co­mo el As­ton Mar­tin DB4? Her­mès lo ha he­cho con es­ta ta­pi­ce­ría en piel de be­ce­rro y la­na neo­ze­lan­de­sa en ver­de.

PÍCNIC DE LU­JO A es­te jue­go pa­ra al­mor­zar no le fal­ta un so­lo de­ta­lle: es­tá he­cho en piel de be­ce­rro y ca­bra.

POR MO­LO TEMPORPORA

MAR Y TIE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.