MA­NUEL JABOIS

GQ (Spain) - - Travelling - El Mun­do

• SI RYAN GOS­LING SE TIÑERA DE MO­RENO nu­clear, fue­ra al­go más atrac­ti­vo y tu­vie­ra una mi­ra­da pe­ne­tran­te co­mo pa­ra desatas­car tu­be­rías de res­tau­ran­te chino po­dría in­ter­pre­tar a Ma­nuel Jabois cuan­do se fil­me la his­to­ria de su vi­da, co­sa que tar­de o tem­prano tie­ne que su­ce­der.

La ac­ción arran­ca­ría en su San­xen­xo na­tal me­dia­da la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do co­men­zó a epa­tar a lec­to­res de to­da Es­pa­ña des­de su tri­bu­na en El Dia­rio de Pon­te­ve­dra. Ahí re­par­tía su­tiem­poen­tre­cró­ni­cas­de­po­lí­ti­ca­lo­caly­la­ca­na­lles­ca­de­su dia­rioe­xis­ten­cial Apun­te­sen­su­cio, que­le­va­lie­ro­nun­fi­cha­je­pri­me­ro por El Mun­do y lue­go por El País, don­de su pluma ejer­ce de­pri­me­raes­pa­daen­la­di­sec­ción­po­lí­ti­cay­de­por­ti­va­dia­rias.

Di­cen­quie­nes­les­co­no­cen­quee­sun­re­pli­can­te­al­queno le pue­de que­dar mu­cho tiem­po de vi­da por­que su bri­llo es tan in­ten­so y su car­ga de tra­ba­jo tal que en al­gún mo­men­to su cuer­po ha de de­cir bas­ta, aun­que, con la mis­ma pá­ti­na de mal­di­tis­mo y cier­to ai­re de can­tau­tor (en Twit­ter es bro­ma re­cu­rren­te­com­pa­rar­le­con­qui­que­gon­zá­lez)ya­sa­ca10años ala­ge­ne­ra­ción­del27.loúl­ti­mo­quehain­crus­ta­doen­sucv ha si­do Nos ve­mos en es­ta vi­da o en la otra (Pla­ne­ta), im­pre­sio­nan­te re­la­to pe­rio­dís­ti­co tan­gen­cial al 11-M que cuen­ta con el tes­ti­mo­nio en ex­clu­si­va de Gabriel Vidal, Baby, de­lin­cuen­te co­mún­me­nor­dee­dad­cuan­do­trans­por­tó­dea­vi­lé­sa­ma­drid los ex­plo­si­vos que aca­ba­rían con la vi­da de 191 per­so­nas el 11 de mar­zo de 2004, "un ma­lo" arries­ga­do co­mo pro­ta­go­nis­ta de la tra­ge­dia que par­tió en dos a Es­pa­ña de una ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va y del li­bro por el que lo en­tre­vis­ta­mos.

GQ: Has con­se­gui­do que un su­ce­so en apa­rien­cia ári­do ten­ga un rit­mo en­dia­bla­do. MA­NUEL JABOIS: Es jo­di­do, tie­ne mu­chos nom­bres, pe­ro mi ma­dre, que es lec­to­ra de Da­nie­lle Steel se lo le­yó del ti­rón y eso me ale­gró. Pa­ra mí es im­pres­cin­di­ble, por­que aho­ra mis­mo, tal y co­mo es­tán las co­sas, cuan­do no te con­ven­ce un pá­rra­fo te vas a la pá­gi­na de al la­do de in­ter­net. GQ: Has tra­ves­ti­do tu es­ti­lo y lo has desen­go­la­do y, sin em­bar­go, el li­bro si­gue sien­do muy Jabois. M. J.: Cuan­do ten­go una bue­na fuen­te di­rec­ta de lo que ha ocu­rri­do –sea el 11-M o el ca­so de la ni­ña Asun­ta [Bas­te­rra]– yo ahí no apa­rez­co nun­ca. No ten­go me­tá­fo­ras ni su­bor­di­na­das e in­ten­to ser lo más ob­je­ti­vo po­si­ble. Si ves que he es­cri­to al­go muy pre­cio­sis­ta, se­gu­ra­men­te sea por­que no ten­go mu­chas co­sas que con­tar. La his­to­ria de Baby la per­se­guis­te cuan­do es­ta­bas

y te per­si­guió a ti cuan­do fi­chas­te por El País. In­ten­té que ha­bla­se du­ran­te un tiem­po gra­cias al con­tac­to que me dio mi en­ton­ces com­pa­ñe­ro Joa­quín Man­so, que es de Avi­lés, pe­ro fi­nal­men­te apar­qué el te­ma cuan­do en M. J.: mar­ché a El País. Al fi­nal es él quien me lla­ma. En el mo­men­to del aten­ta­do aún era me­nor de edad, así que es­tu­vo muy blin­da­do du­ran­te el jui­cio. Es un tra­ba­jo que co­mo re­por­te­ro me com­ple­ta. An­tes de po­ner­me con ella es­ta­ba es­cri­bien­do una his­to­ria fic­cio­na­da con la pro­sa gra­cio­sa de Ma­nu o de Ir­se a Ma­drid, al­go muy hu­mo­rís­ti­co y muy dis­pa­ra­ta­do, pe­ro mi ami­go Juan Tallón me di­jo: "¿Por qué no ha­ces al­go to­tal­men­te dis­tin­to de lo que se es­pe­ra de ti?". GQ: Los ame­ri­ca­nos eri­gie­ron un mu­seo a las víc­ti­mas del 11-S, se le­van­ta­ron con or­gu­llo. Aquí, vis­to con dis­tan­cia, he­mos ges­tio­na­do el do­lor de ma­ne­ra bien dis­tin­ta. M. J.: Es cier­to que en EE UU, cuan­do su­ce­den los aten­ta­dos del 11-S, o cual­quier ata­que te­rro­ris­ta, lo con­si­de­ran un ata­que a la na­ción y reac­cio­nan co­mo reac­cio­nó Francia, Bél­gi­ca o Gran Bre­ta­ña, co­mo una so­cie­dad he­ri­da, de­bi­li­ta­da y sen­si­ble. Pa­ra lo que ocu­rrió en Es­pa­ña no se me ocu­rre mu­cha com­pa­ra­ción. GQ: Tam­bién pue­des apre­ciar por tu fa­ce­ta de cro­nis­ta de­por­ti­vo que so­mos un país muy di­vi­si­ble. M. J.: Aho­ra mis­mo sa­le la no­ti­cia de la ad­ju­di­ca­ción de una li­cen­cia de ba­su­ras, de­jas el con­tra­to y en cuan­to pa­san cin­co mi­nu­tos ves a dos ti­pos pen­san­do có­mo en­fo­car­la pa­ra po­der pe­lear. La ver­dad es que no me im­por­ta de­ma­sia­do. Si es­ta­mos a hos­tias, es­ta­mos a hos­tias, y ya, pe­ro no me in­tere­sa la dis­cu­sión. Úl­ti­ma­men­te ten­go un pro­ble­ma se­rio por­que soy co­lum­nis­ta, y ca­da vez me in­tere­sa me­nos la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca de es­te país. GQ: Se leía el otro día en Twit­ter: "Voy a mon­tar una pá­gi­na en Fa­ce­book de dam­ni­fi­ca­dos por el 'A mi no­via tam­bién le gus­ta Jabois'. So­mos mu­chos y te­ne­mos voz". Has con­ver­ti­do el pe­rio­dis­mo de opi­nión en al­go sexy. M. J.: No sé si la pa­la­bra es sexy, pe­ro sí es ver­dad que se ha cons­trui­do a mi al­re­de­dor un per­so­na­je, en el que a ve­ces me re­co­noz­co y a ve­ces no. He te­ni­do muy po­qui­ta ver­güen­za es­cri­bien­do y eso afec­ta pa­ra que la gen­te ten­ga una per­cep­ción tu­ya que no pue­des con­tro­lar. Me es­cri­be mu­chí­si­ma gen­te por Fa­ce­book pa­ra to­mar una ca­ña. GQ: Qui­zá tie­ne que ver con la cier­ta am­bi­güe­dad se­xual que a ve­ces has su­ge­ri­do y con nor­ma­li­zar to­do ti­po de ta­búes en un pe­rio­do de tre­men­da co­rrec­ción po­lí­ti­ca. M. J.: Noes­nor­ma­li­zar,es­con­tar­las­co­sas­de­ma­ne­ra­na­tu­ral. Yo­soy­he­te­ro­se­xual.mehee­na­mo­ra­do­to­da­la­vi­da­de­mu­je­res, pe­ro he te­ni­do se­xo con hom­bres y con tran­se­xua­les. Me gus­ta­mu­chí­si­mo­laex­pe­rien­cia,co­no­cery­pro­bar.no­dis­fru­to tan­to­co­nun­hom­bre­co­mo­co­nu­na­mu­jer,pe­ro­nohe­te­ni­do nun­ca pro­ble­ma a la ho­ra de te­ner se­xo con un hom­bre. GQ: El te­ma ver­te­bral de es­ta en­tre­vis­ta vie­ne aho­ra: fuis­te pre­mio al Me­jor Pe­la­zo 2013 se­gún Na­da Im­por­ta. M. J.: Y se lo agra­de­cí mu­chí­si­mo por­que des­de pe­que­ño siem­pre he so­ña­do con ga­nar ese pre­mio. GQ: Cuén­ta­nos tu se­cre­to. M. J.: To­mo pro­pe­cia de ma­ne­ra pre­ven­ti­va. Creo que to­do lo bo­ni­to es perecedero y yo ten­go un pe­lo bo­ni­to, y por lo tan­to perecedero. Mi pa­dre es cal­vo per­di­do. GQ: De­pen­de del pa­dre de tu ma­dre. M. J.: Es­toy ya de esas teo­rías… Yo por si aca­so to­mo pro­pe­cia sin nin­gún sen­ti­do. Me de­jo 60 pa­vos al mes.

AL­BER­TO MO­RENO

EL SONAJERITO "Ca­da vez que al­guien fi­cha por El Mun­do le po­nen el sonajerito de 'hi­jo de Um­bral', y a mí tam­bién me pa­só, pe­ro yo no es­cri­bo co­mo él".

DIE­GO LAFUENTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.