Di­rec­to a la man­dí­bu­la

El bo­xeo vuel­ve a los gim­na­sios car­ga­do de ra­zo­nes y dis­pues­to a re­cu­pe­rar su trono de no­ble de­por­te.

GQ (Spain) - - La Buenavida - SAL­TA A LA COM­BA

El bo­xeo re­gre­sa co­mo so­lo po­día ha­cer­lo:fuer­te,di­rec­toa­la­man­dí­bu­la y con la épi­ca del que se le­van­ta tras ha­ber be­sa­do la lo­na. Des­pués de años de re­pu­dio y clan­des­ti­ni­dad en los que la prác­ti­ca de es­te no­ble de­por­te era con­ce­bi­do co­mo al­go re­ser­va­do a bár­ba­ros y bes­tias, sus va­lo­res vuel­ven a co­ti­zar al al­za. Aho­ra los eje­cu­ti­vos ha­cen guan­tes en gim­na­sios ele­gan­tes, las edi­to­ria­les res­ca­tan li­bros de his­to­rias de bo­xeo y has­ta se pue­de dis­fru­tar de un May­weat­her­pac­quiao sin esa sen­sa­ción de es­tar vien­do una pe­lí­cu­la del des­ta­pe en Per­pi­ñán o una pe­lea ile­gal de ga­llos.

Es­te clá­si­co ejer­ci­cio sir­ve de ca­len­ta­mien­to y pa­ra ir au­men­tan­do po­co a po­co la fre­cuen­cia car­dio. Co­mien­za con los pies jun­tos y lue­go haz­lo en ti­je­ra (con un pie de­trás de otro) y fi­nal­men­te so­bre una so­la pier­na has­ta que en­cuen­tres tu rit­mo.

POR

'EL ÍDO­LO DE BA­RRO' En 1949 el di­rec­tor Mark Rob­son fil­mó una de las obras pio­ne­ras del gé­ne­ro pu­gi­lís­ti­co. A Kirk Dou­glas es­te pa­pel le brin­dó la pri­me­ra de sus tres no­mi­na­cio­nes al Os­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.