Da­mas y ca­ba­lle­ros: Mr. Bur­berry

La fir­ma bri­tá­ni­ca pre­sen­ta su nue­va fra­gan­cia mas­cu­li­na con una cam­pa­ña car­ga­da de ero­tis­mo y dos mi­llen­nials co­mo pro­ta­go­nis­tas: la mo­de­lo Am­ber An­der­son y el mú­si­co y ac­tor Josh Whi­tehou­se: Mr. Bur­berry.

GQ (Spain) - - Cuidados -

Po­si­ble­men­te, no hay me­jor prue­ba de la per­te­nen­cia de un in­di­vi­duo a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial que el he­cho de que ni si­quie­ra sepa de qué de­mo­nios va eso. Aun­que un día an­tes Ch­ris­top­her Bai­ley ha­ya de­fi­ni­do a di­cho in­di­vi­duo co­mo uno de los miem­bros más pro­mi­nen­tes de di­cha ge­ne­ra­ción; o aun­que, pun­to por pun­to, sea un mi­llen­nial de ma­nual. Pe­ro Josh Whi­tehou­se no de­bía de es­tar en­tre la au­dien­cia cuan­do el CEO de Bur­berry pre­sen­tó la cam­pa­ña de la nue­va fra­gan­cia mas­cu­li­na de la ca­sa bri­tá­ni­ca; ni se le­yó el su­so­di­cho ma­nual de la ge­ne­ra­ción "Y". Por­que, en­tre ri­sas, nos con­fie­sa no ha­ber oí­do esa pa­la­bra en la vi­da. "No te­nía con­cien­cia de per­te­ne­cer a eso", si­gue. Y, tras las pre­cep­ti­vas ex­pli­ca­cio­nes de una per­so­na de su equi­po, con­ce­de: "Sí, aho­ra que lo di­ces tie­ne sen­ti­do".

Des­de la pers­pec­ti­va de un pe­rio­dis­ta que em­pe­zó a gra­bar en­tre­vis­tas en ca­se­tes, Josh Whi­tehou­se es un ti­po as­que­ro­sa­men­te jo­ven. Y aña­di­mos lo de "as­que­ro­sa­men­te" por­que, a sus 26 años, ya ha te­ni­do tiem­po de desa­rro­llar cin­co ca­rre­ras: mú­si­co –con su gru­po Mo­re Li­ke Trees–, pin­tor, bai­la­rín, mo­de­lo y ac­tor. Es­tas tres úl­ti­mas, co­mo apun­ta di­ver­ti­da Am­ber An­der­son, com­pa­ñe­ra de re­par­to en la cam­pa­ña de Mr. Bur­berry y, aho­ra, de en­tre­vis­ta, "por ac­ci­den­te". Tam­bién ella tie­ne al­go de per­so­na­je re­na­cen­tis­ta –aun­que ya ha­bría que­ri­do Leo­nar­do Da Vin­ci lu­cir esos ojos, y ese cuer­po, y esa son­ri­sa–: iba pa­ra mú­si­co de con­ser­va­to­rio, pe­ro aca­bó tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo –tras ser des­cu­bier­ta con 14 años por un agen­te–. En su ca­so, pa­ra es­ca­par de un pue­blo "de esos en los que la gen­te na­ce y mue­re en el mis­mo si­tio". Otro ac­ci­den­te. "Sí, es una bue­na ma­ne­ra de de­fi­nir­lo", asien­te Josh que, co­mo ella, hi­zo tam­bién el via­je ini­ciá­ti­co del cam­po a la gran ca­pi­tal per­si­guien­do un sue­ño. Dos chi­cos de pue­blo sen­ta­dos en la ci­ma del mun­do. Sus an­ti­guos ve­ci­nos lo tie­nen que es­tar fli­pan­do.

"He­mos cre­ci­do en una épo­ca in­creí­ble, lle­na de opor­tu­ni­da­des", con­ti­núa el ac­tor. "Es muy emo­cio­nan­te con­tem­plar la tran­si­ción que se ha pro­du­ci­do en la so­cie­dad. Tu­ve la suer­te de na­cer en una fa­mi­lia muy crea­ti­va, mis pa­dres siem­pre me apo­ya­ron en mi fa­ce­ta ar­tís­ti­ca, pe­ro pa­ra so­bre­vi­vir tie­nes que es­tar dis­pues­to a co­ger al vue­lo cual­quier opor­tu­ni­dad que la vi­da te pon­ga de­lan­te. Hay mi­llo­nes de per­so­nas in­ten­tan­do lo mis­mo que tú en el mun­do y to­do lo que pue­des ha­cer es dar lo me­jor de ti".

En el ca­so de Josh, una co­sa lle­vó a la otra –la mú­si­ca al bai­le, el bai­le a la ac­tua­ción y la ac­tua­ción a la pe­lí­cu­la Nort­hern Soul– has­ta po­ner­se fren­te a la me­sa del des­pa­cho de Ch­ris­top­her Bai­ley, a es­ca­sos me­tros del lu­gar don­de es­ta­mos en­tre­vis­tán­do­lo. Y, des­pués, fren­te a la co­ti­za­da mo­de­lo Am­ber An­der­son en el ro­da­je de Mr. Bur­berry. Un ac­tor del nor­te de Inglaterra que nun­ca pen­só en ser ac­tor jun­to a una mo­de­lo del nor­te de Es­co­cia que nun­ca pen­só en ser mo­de­lo. ¿Qué po­si­bi­li­dad ha­bía de que aca­ba­ran des­nu­dos en una ba­ñe­ra, be­sán­do­se y aca­ri­cián­do­se, fren­te a la cá­ma­ra del di­rec­tor Ste­ve Mcqueen (Do­ce años de es­cla­vi­tud) en un anun­cio?

"Nos reuni­mos tres se­ma­nas an­tes de ro­dar, es­tá­ba­mos muy ocu­pa­dos pe­ro pen­sa­mos que al me­nos de­be­ría­mos to­mar­nos un ca­fé pa­ra co­no­cer­nos", ase­gu­ra Josh. "Fui­mos en­tran­do en ca­lor po­co a po­co. Em­pe­za­mos ro­dan­do la es­ce­na en el bal­cón, don­de es­ta­mos ves­ti­dos, y de ahí pa­sa­mos a la ca­ma y, fi­nal­men­te, al ba­ño", apun­ta por su la­do Am­ber. Las es­ce­nas, que el pro­pio Bai­ley ca­li­fi­ca de "muy ca­lien­tes", tie­nen co­mo ban­da so­no­ra ori­gi­nal el te­ma I Won’t Com­plain del ar­tis­ta Ben­ja­min Cle­men­ti­ne. Otro mi­llen­nial.

"La in­dus­tria cul­tu­ral tie­ne un gran res­pe­to por Bur­berry, por­que a pe­sar de ser una ca­sa de mo­da tan pun­te­ra siem­pre mues­tra un in­te­rés ge­nuino en apo­yar a gen­te que es­tá em­pe­zan­do en su ca­rre­ra y po­ner­la a tra­ba­jar con ico­nos mun­dia­les en el mis­mo cam­po, co­mo es el ca­so de Ste­ve Mcqueen", ase­gu­ra Josh.

Prue­ba del efec­to ace­le­ra­dor que pue­de te­ner en una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal la mar­ca bri­tá­ni­ca es que Whi­tehou­se no ha pa­ra­do de tra­ba­jar co­mo ac­tor du­ran­te el úl­ti­mo año. Ya tie­ne cua­tro pe­lí­cu­las en el tin­te­ro –The Re­cep­cio­nist, To Trend on Twit­ter, Alley­cats y Mo­dern Li­fe is Rub­bish– y la pren­sa de las is­las lo de­no­mi­na el nue­vo Ed­die Red­may­ne. "No pue­do ver el fu­tu­ro, pe­ro su­pon­go que es­ta cam­pa­ña atrae­rá la aten­ción ha­cia mí co­mo ac­tor, así que su­pon­go que es una gran opor­tu­ni­dad". Co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra, Mr. Bur­berry es­tá ins­pi­ra­da en dos de los ele­men­tos más im­por­tan­tes de la tra­di­ción de la fir­ma bri­tá­ni­ca: el trench –en es­te ca­so, el trench coat ne­gro– y Lon­dres. Se pue­de en­ten­der con cla­ri­dad vien­do el fras­co, que declina en cla­ve mas­cu­li­na los có­di­gos es­té­ti­cos que ya ha­bía­mos vis­to en su ver­sión pa­ra las fé­mi­nas: My Bur­berry. A sa­ber, un ta­pón que ho­me­na­jea a los clá­si­cos bo­to­nes de cuerno de la ga­bar­di­na y un la­zo del te­ji­do que ha he­cho mun­dial­men­te fa­mo­sa a la mar­ca. El ju­go, a car­go del ce­le­bra­do Fran­cis Kurkd­jian, es un fou­gè­re con­tem­po­rá­neo que pre­sen­ta unas no­tas de sa­li­da de po­me­lo, es­tra­gón y car­da­mo­mo; un co­ra­zón de ho­ja de abe­dul, nuez mos­ca­da y ma­de­ra de ce­dro; y un fon­do de ve­ti­ver, ma­de­ra de gua­ya­co y sán­da­lo. Los clien­tes pue­den tam­bién per­so­na­li­zar el fras­co con sus ini­cia­les.

La vi­sión de Ch­ris­top­her Bai­ley del hom­bre Bur­berry.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.