cin­co TRA­TA­MIEN­TOS de spa pre­vios al VE­RA­NEO

EXFOLIACIÓN DEPILACIÓN PE­DI­CU­RA NUE­VO COR­TE DE PE­LO RE­NO­VAR LA BAR­BA O AFEITÁRSELA ¿QUÉ HA­CER SITIENES UNA ERECCIÓN DU­RAN­TE UN MA­SA­JE?

GQ (Spain) - - Cuidados -

An­tes de pin­tar con­vie­ne blan­quear el lien­zo. Por ello, se acon­se­ja un tra­ta­mien­to ex­fo­lian­te pre­vio al pri­mer ba­ño de sol es­ti­val. Ayu­da a uni­fi­car el tono de la piel, a pre­ve­nir las man­chas y a que el mo­reno sea más uni­for­me. No es ne­ce­sa­rio que te de­jes el cuer­po co­mo el cu­li­to de un be­bé. Eli­mi­nar to­do el ve­llo o sim­ple­men­te re­cor­tar­lo es una de­ci­sión per­so­nal. Sin em­bar­go, siem­pre es con­ve­nien­te arre­glar­lo un po­co. Pien­sa que en los me­ses de ve­rano vas a pa­sar mu­cho tiem­po echán­do­te cre­mas (so­la­res, af­ter-sun…) y sin de­ma­sia­do ve­llo se apli­can mu­cho me­jor. El ve­rano es la úni­ca épo­ca del año en que en­se­ña­mos los pies en pú­bli­co. Nun­ca in­sis­ti­re­mos lo su­fi­cien­te en que no va­le to­do. Na­die quie­re ver tus pe­zu­ñas en la ofi­ci­na, por ejem­plo. Pe­ro una bue­na pe­di­cu­ra lu­ci­rá y di­rá mu­cho de tu pul­cri­tud tan­to en la pla­ya co­mo en la pis­ci­na. Más allá de con­si­de­ra­cio­nes es­té­ti­cas, el pe­lo da ca­lor, por lo que el ve­rano es una ex­ce­len­te ex­cu­sa pa­ra cam­biar de estilismo ca­pi­lar y qui­tar­se un pe­so de la ca­be­za. Apro­ve­cha que el un­der­cut si­gue sien­do ten­den­cia, apues­ta al cor­to y eli­ge un pei­na­do que no ne­ce­si­te de­ma­sia­dos cui­da­dos por tu par­te. La bar­ba pre­sen­ta múl­ti­ples vir­tu­des que no va­mos a glo­sar de nue­vo aquí, pe­ro en­tre ellas no es­tá la de ser permea­ble a los ra­yos UV. Por ello, en ve­rano ac­túa co­mo un ta­tua­je so­lar. Es de­cir, im­pi­de que tu ros­tro y cue­llo se bron­ceen de ma­ne­ra uni­for­me. Re­cor­tar­la o afei­tar­la son dos op­cio­nes igual de res­pe­ta­bles.

Hand­ma­de Beauty. C/ La­gas­ca, 58. Ma­drid. Los co­lo­res os­cu­ros y so­brios, la abun­dan­cia de maderas só­li­das y las pie­zas de cue­ro son una pis­ta inequí­vo­ca de que el es­ta­ble­ci­mien­to tra­ta a los hom­bres co­mo si es­tu­vie­ran en su pro­pio club in­glés. Hom­bres y m

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.