Ni­ki lau­da (1976)

GQ (Spain) - - Intro -

Uno de los di­chos más po­pu­la­res en la Fór­mu­la 1 es que no se pue­de can­tar vic­to­ria has­ta ver la ban­de­ra de cua­dros. Po­cas ve­ces es­to ha si­do tan cier­to co­mo en la tem­po­ra­da de 1976. Tras su vic­to­ria en el Mun­dial del año an­te­rior, Ni­ki Lau­da –Vie­na, 1949– par­tía co­mo cla­ro fa­vo­ri­to al tí­tu­lo cuan­do em­pe­zó el cam­peo­na­to en Bra­sil. El aus­tria­co ha­bía con­se­gui­do de­vol­ver a Fe­rra­ri a su sen­da triun­fal des­pués de diez años de se­quía y, pa­ra ce­le­brar­lo, Tag Heuer, pa­tro­ci­na­dor de la Scuderia, de­ci­dió lan­zar un re­loj con­me­mo­ra­ti­vo: el cro­nó­gra­fo Heuer Mon­za –en ho­me­na­je al cir­cui­to en el que se pro­cla­mó Cam­peón del Mun­do–.

Era un re­loj di­fe­ren­te pa­ra un pi­lo­to di­fe­ren­te. Con for­ma de co­jín, es­fe­ra ne­gra y dos fun­cio­nes po­co co­rrien­tes en su épo­ca, co­mo el pul­só­me­tro y la es­ca­la ta­qui­mé­tri­ca, pa­re­cía he­cho a la me­di­da de un de­por­tis­ta frío, per­fec­cio­nis­ta y cal­cu­la­dor co­mo Lau­da (con un ca­rác­ter a años luz del ta­lan­te vi­vi­dor e irres­pon­sa­ble de su né­me­sis, el bri­tá­ni­co Ja­mes Hunt).

Con él en la mu­ñe­ca, Ni­ki Lau­da lle­vó a su Fe­rra­ri 312T2 a lo más al­to del pó­dium en cua­tro de las seis pri­me­ras ca­rre­ras de 1976, con­fir­man­do to­dos los pro­nós­ti­cos. Con nue­ve gran­des pre­mios dispu­tados, ya do­bla­ba en pun­tos al se­gun­do cla­si­fi­ca­do. Su su­pe­rio­ri­dad era tal que el se­gun­do en­tor­cha­do pa­re­cía so­lo cues­tión de tiem­po. Pe­ro en­ton­ces, el 1 de agos­to, lle­gó el in­fierno ver­de: los pe­li­gro­sí­si­mos 22,8 km del tra­za­do de Nür­bur­gring en Alemania.

Vein­ti­cin­co pi­lo­tos to­ma­ron la sa­li­da en aquel Gran Pre­mio de Alemania fa­tí­di­co. Lau­da par­tió en la ter­ce­ra po­si­ción de la pa­rri­lla, por de­trás del Mcla­ren de Ja­mes Hunt y del En­sign de Ch­ris Amon. To­do trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad has­ta la se­gun­da vuel­ta. En­ton­ces, en la cur­va de Ber­wek, per­dió el con­trol de su mo­no­pla­za a cau­sa de la llu­via y se es­tre­lló con­tra un mu­ro. El Fe­rra­ri se in­cen­dió y, a pe­sar de la rá­pi­da ac­tua­ción de va­rios es­pec­ta­do­res, un po­li­cía y los pi­lo­tos Brett Lun­ger, Ha­rald Ertl, Guy Ed­wards y Ar­tu­ro Mer­za­rio, que pa­ra­ron a so­co­rrer­le, Ni­ki re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do. En aque­lla épo­ca, los Fór­mu­la 1 eran ataú­des con rue­das so­lo ap­tos pa­ra va­lien­tes, y el cir­cui­to de Nür­bur­gring no cum­plía ni si­quie­ra los la­xos es­tán­da­res de se­gu­ri­dad de los años 70.

Lau­da des­per­tó de la con­mo­ción en el hos­pi­tal mien­tras un sa­cer­do­te le prac­ti­ca­ba la ex­tre­maun­ción. Te­nía que­ma­du­ras de pri­mer gra­do en la ca­ra y las ma­nos, va­rios hue­sos ro­tos y una in­to­xi­ca­ción por in­ha­la­ción de ga­ses. Mi­la­gro­sa­men­te, con­si­guió sal­var su vi­da, pe­ro no así el Cam­peo­na­to del Mun­do. A pe­sar de que vol­vió a su­bir­se al co­che tan so­lo seis se­ma­nas des­pués, en­vuel­to en unos apa­ra­to­sos ven­da­jes –cu­rio­sa­men­te, tam­bién en el cir­cui­to de Mon­za–, Hunt ha­bía apro­ve­cha­do el tiem­po per­di­do pa­ra re­cor­tar­le to­da la ven­ta­ja.

En uno de los fi­na­les más emo­cio­nan­tes de la his­to­ria de la Fór­mu­la 1, Lau­da y Hunt lle­ga­ron a la úl­ti­ma ca­rre­ra en Su­zu­ka –Ja­pón– se­pa­ra­dos por so­lo tres pun­tos. Pe­ro el de Fe­rra­ri de­ci­dió re­ti­rar­se en la se­gun­da vuel­ta del Gran Pre­mio, co­mo pro­tes­ta por las pe­li­gro­sas con­di­cio­nes en que es­ta­ba sien­do dispu­tado a cau­sa de la llu­via. Así, el play­boy bri­tá­ni­co, que lle­gó ter­ce­ro a la me­ta, se hi­zo con su úni­co Cam­peo­na­to del Mun­do por un pun­to (es­ta his­to­ria cons­ti­tu­ye el ar­gu­men­to de Rush, la pe­lí­cu­la de Ron Ho­ward, con Da­niel Brühl en el pa­pel de Lau­da). Ni­ki, por su par­te, lo­gra­ría otros dos tí­tu­los: en 1977 y, tras el fra­ca­so de su pri­me­ra lí­nea aé­rea, en 1984. Pa­ra ce­le­brar el 40º aniversario de es­te año má­gi­co, Tag Heuer ha re­edi­ta­do el cro­nó­gra­fo Mon­za en una ca­ja de ti­ta­nio de 42 mm y con un di­se­ño ex­tra­or­di­na­ria­men­te fiel al ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.