Él es el fu­tu­ro

Nos de­cla­ra­mos fans de Ra­mi Ma­lek, el ti­po más mo­lón de la se­rie del mo­men­to: Mr. Ro­bot (spoi­ler: su per­so­na­je no es tan ri­sue­ño co­mo él).

GQ (Spain) - - Intro -

No­le ha caí­do del cie­lo. Ra­mi Ma­lek (Los Án­ge­les, 1981) lle­va­ba años lla­man­do a la puer­ta del éxi­to. Me­jor di­cho: gol­pea­ba la al­da­ba de cual­quie­ra que pu­die­ra dar­le tra­ba­jo en Holly­wood. Así lo­gró con­for­mar un cu­rrí­cu­lum re­ple­to de pro­duc­cio­nes de ex­po­si­ción po­ten­te –aun­que de fac­tu­ra no siem­pre tan agra­de­ci­da– co­mo No­che en el mu­seo, The Pa­ci­fic, The Mas­ter, Cre­púscu­lo o el re­ma­ke yan­qui de esa cin­ta de cul­to que es Old Boy. Pe­ro aún le que­da­ba al­go por ha­cer: sa­lir del se­gun­do plano en el que pa­re­cían ha­ber­le ins­ta­la­do pa­ra co­mer­se la cá­ma­ra co­mo so­lo los gran­des ac­to­res pue­den/sa­ben ha­cer. Mr. Ro­bot, sin du­da una de las me­jo­res series del mo­men­to (la pue­des ver en Yom­vi), es su Ca­pi­lla Six­ti­na par­ti­cu­lar. Es ahí don­de in­ter­pre­ta a Elliot Al­der­son, ese hac­ker adic­to a la mor­fi­na tan mag­né­ti­co co­mo per­tur­ba­do que se ve en­vuel­to en un com­pli­ca­di­llo asun­to de ci­ber­se­gu­ri­dad (una tra­ma que sir­ve co­mo me­tá­fo­ra so­cial, po­lí­ti­ca y cul­tu­ral del ciu­da­dano oc­ci­den­tal de hoy) y tam­bién es ahí don­de ha lo­gra­do co­lo­car­se –tal y co­mo que­ría– en el ra­dar de me­dio planeta. Bien por él… y bien por no­so­tros.

por lo gra­cio­so que se po­nía Mou­rin­ho cuan­do se ca­brea­ba en rue­da de pren­sa. No­so­tros, los fut­bo­le­ros, ob­ser­va­mos con pa­cien­cia có­mo se en­fren­tan a su Teo­ría de cuer­das par­ti­cu­lar y có­mo tra­tan de ti­rar esa ba­rre­ra que les im­pi­de par­ti­ci­par en una con­ver­sa­ción cual­quie­ra du­ran­te un tor­neo cual­quie­ra. Por eso, aho­ra que ha em­pe­za­do la Li­ga 2016/17 es buen mo­men­to pa­ra acla­rar unos cuan­tos con­cep­tos pa­ra ha­cer el curso al­go más lle­va­de­ro. Ten fe: no to­do es­tá per­di­do con ellos. Lo mis­mo al­gún día su­pe­ran el co­lap­so y aca­ban por en­ten­der qué es eso del fue­ra de jue­go o quién es el tal Panenka del pe­nal­ti aquel. Quién sa­be, lo mis­mo has­ta es­ta­mos crean­do un nue­vo Mal­di­ni (el de la te­le, cla­ro).

2.

Ha­blan­do de Guar­dio­la… otro tér­mino: el Es ju­gar dan­do mu­chos pa­ses pa­ra aca­bar abu­rrien­do al con­tra­rio. Pa­ra los bar­ce­lo­nis­tas es la Ca­pi­lla Six­ti­na del fút­bol; pa­ra el res­to de afi­cio­na­dos es un ti­po de jue­go tan vá­li­do co­mo el con­tra­gol­pe (es­pe­rar atrás al ri­val pa­ra lue­go ata­car co­mo al­ma que lle­va el dia­blo). Cris­tiano Ro­nal­do cuan­do co­no­ció a Iri­na Shayk). Son aque­llos sorteos ama­ña­dos pa­ra fa­vo­re­cer al club de Cha­mar­tín.

5.

¿He­mos men­cio­na­do a CR7? El lu­so ha ga­na­do tres Pi­chi­chi (má­xi­mo go­lea­dor de la Li­ga), tres Ba­lo­nes de Oro (me­jor ju­ga­dor del año) y cua­tro Bo­tas de Oro (má­xi­mo go­lea­dor de Eu­ro­pa).

9.

(Odio al) fút­bol mo­derno: es la épo­ca ne­gra que es­ta­mos vi­vien­do, esa en la que no hay ga­lli­ne­ros por­que los tu­ris­tas quie­ren ver los par­ti­dos sen­ta­dos. La re­co­no­ce­rás tam­bién por­que los fut­bo­lis­tas co­rren más en los des­pa­chos (por me­jo­ras de con­tra­to) que en el te­rreno de jue­go.

10.

El ca­len­da­rio. Es­te año, a la Li­ga, la Co­pa del Rey, la Su­per­co­pa de Es­pa­ña, la Cham­pions y la Eu­ro­pa Lea­gue hay que su­mar­le la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa (Real Ma­drid y Sevilla) y el Mun­dia­li­to de Clu­bes (Real Ma­drid).

CON CHÁN­DAL Y A LO LO­CO Cha­que­ta, pan­ta­lo­nes y cin­tu­rón Pra­da, ca­mi­se­ta sin man­gas Cal­vin Klein Un­der­wear, pul­se­ra Mian­sai y re­loj Tu­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.