Tie­rra de dra­go­nes

Es­ta es la his­to­ria de có­mo Jue­go de tro­nos ha de­vuel­to la vi­da (o eso pa­re­ce por aho­ra) al pe­que­ño mu­ni­ci­pio se­vi­llano de Osu­na.

GQ (Spain) - - Intro -

Ha­ce 3.000 años era una for­ta­le­za ro­ma­na. De he­cho, al­gu­nos ar­queó­lo­gos creen que Ju­lio Cé­sar en­con­tró su úl­ti­ma vic­to­ria aquí. Hoy, Osu­na es tan idí­li­co que pa­re­ce sa­ca­do de una pe­li de Pi­xar. Hi­le­ras de ca­sas blancas de es­tu­co, un cie­lo azul in­fi­ni­to, igle­sias re­na­cen­tis­tas, una gi­gan­tes­ca pla­za de to­ros, ca­lles de ado­qui­nes ador­na­das con na­ran­jos y hom­bres sen­ta­dos a la puer­tas de los ba­res to­man­do ca­fé a sor­bi­tos. En el mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción, una mon­ja de ape­nas me­tro y me­dio ven­de biz­co­chos de li­món y ofre­ce –pre­vio pa­go de dos eu­ros– ac­ce­so a una sa­la de re­zo pri­va­da. Con­tem­plan­do a tra­vés de una ven­ta­na las vas­tas plan­ta­cio­nes de oli­vos que ro­dean es­te pue­blo de Sevilla, un tu­ris­ta ex­tran­je­ro tar­ta­mu­dea en español: "¡Qué vis­ta ma­ra­vi­llo­sa!". La mon­ja de­vuel­ve la son­ri­sa, ra­dian­te de or­gu­llo, y res­pon­de con sen­ci­llez: "Osu­na".

Más allá de es­te pin­to­res­co mar­co, la vi­da en Osu­na no es tan bu­có­li­ca co­mo po­dría pa­re­cer: de­trás de las or­na­men­ta­das fa­cha­das hay mu­chos edi­fi­cios en estado rui­no­so. Y aún hay más: de­bi­do a la crisis eco­nó­mi­ca ca­si to­da la po­bla­ción jo­ven tu­vo que de­jar el pue­blo pa­ra huir de ese te­mi­ble 35% de pa­ro que cas­ti­ga la zo­na. Es más, las per­so­nas que to­man ca­fé en la ca­lle San Pe­dro –la se­gun­da más bo­ni­ta en to­da Eu­ro­pa se­gún la Unes­co– sue­len ser an­cia­nos… o mon­jas.

La gen­te en Osu­na con­ti­núa ha­blan­do de la crisis con voz dé­bil, co­mo si es­ta fue­ra un vi­llano que al es­cu­char­les pu­die­se vol­ver y aca­bar con to­do. "Los jó­ve­nes vein­tea­ñe­ros de es­te pue­blo son una ge­ne­ra­ción per­di­da", cuen­ta An­to­nio Cue­vas Rodríguez, el pro­fe­sor del mu­ni­ci­pio. "¿Qué po­de­mos ofre­cer­le a nues­tros hi­jos? ¿Qué fu­tu­ro te­ne­mos aquí?". Pre­gun­ta in­tere­san­te… por­que mu­chas ve­ces uno no sa­be qué se pue­de en­con­trar al le­van­tar la vis­ta. De he­cho, en cual­quier mo­men­to pue­de lla­mar a tu puer­ta la se­rie más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años: Jue­go de tro­nos.

Cuan­do HBO es­tre­nó la pri­me­ra tem­po­ra­da, la gen­te de Osu­na no la co­no­cía de­ma­sia­do por­que la te­le­vi­sión pri­va­da (Ca­nal+) era un lu­jo que mu­chos no se po­dían/que­rían per­mi­tir. To­do cam­bió en in­vierno de 2014, cuan­do los res­pon­sa­bles de la se­rie de­ci­die­ron ro­dar aquí al­gu­nas se­cuen­cias de la quin­ta tem­po­ra­da.

Ra­fael Díaz Gó­mez, res­pon­sa­ble de Tu­ris­mo de Osu­na, aún in­ten­ta ca­li­brar el im­pac­to: "Se no­ta mu­cho cuan­do 5.000 per­so­nas apa­re­cen en una ciu­dad de 18.000". Ca­mio­nes lle­gan­do de to­das par­tes del país, fans lle­nan­do los ho­te­les, más de 86.000 per­so­nas con­tra­ta­das co­mo ex­tras. "Se co­rrió el ru­mor de que los pro­duc­to­res que­rían chi­cas con el pe­lo os­cu­ro, así que mu­chas se com­pra­ron un tin­te pa­ra te­ñir­se el pe­lo mien­tras es­ta­ban en la co­la pa­ra ac­ce­der al cas­ting", cuen­ta Ro­sa­rio An­dú­jar To­rre­jón, al­cal­de­sa de la lo­ca­li­dad.

Así fun­cio­na el di­ne­ro. "Du­ran­te el ro­da­je los ba­res es­ta­ban lle­nos", nos di­ce Ra­quel Mu­ñoz Pra­das, quien cre­ció en Osu­na y par­ti­ci­pó en la gra­ba­ción co­mo fi­gu­ran­te. "No po­días ir a co­mer a nin­gún si­tio por­que era im­po­si­ble en­con­trar una me­sa li­bre", aña­de. María Án­ge­les Ca­ta­lán, que tra­ba­ja­ba en la re­cep­ción del ho­tel Hos­pe­de­ría del Mo­nas­te­rio, asegura que la lle­ga­da de la se­rie fue "un ángel caí­do del cie­lo". Ca­si. En reali­dad fue un dra­gón.

EPI­CEN­TRO SERIÉFILO

Tem­po­ra­da cin­co, epi­so­dio nue­ve. Dan­za de dra­go­nes mues­tra un fe­roz com­ba­te en la ciu­dad de Mee­reen, re­sul­ta­do de una es­pe­luz­nan­te se­cuen­cia de 17 mi­nu­tos gra­ba­da en la pla­za de to­ros de Osu­na. La es­ce­na es la si­guien­te: Dae­nerys Tar­gar­yen (Emi­la Clar­ke), la Ma­dre de Dra­go­nes, ve des­de el pal­co real có­mo

la gen­te pe­lea por su vi­da en la are­na. El es­pec­tácu­lo se ve in­te­rrum­pi­do por los Hi­jos de la Ar­pía, hom­bres ar­ma­dos con cu­chi­llos y con la ca­ra ocul­ta tras unas más­ca­ras do­ra­das. Han ve­ni­do a ase­si­nar a la rei­na… y por el camino sa­cri­fi­can a cien­tos de inocen­tes es­pec­ta­do­res. Kha­lee­si y sus hom­bres es­tán ro­dea­dos. Sin em­bar­go, la rei­na lo­gra es­ca­par a lo­mos de uno de sus tres dra­go­nes.

Du­ran­te el ro­da­je, el equi­po ar­tís­ti­co se ins­ta­ló en el Ho­tel Pa­la­cio Mar­qués de la Go­me­ra. A su puer­ta ha­cían co­la ca­da no­che mul­ti­tu­des con la es­pe­ran­za de co­no­cer a la mis­mí­si­ma Ma­dre de Dra­go­nes o al ca­ris­má­ti­co Ty­rion Lan­nis­ter (Pe­ter Din­kla­ge). Ca­sa Cu­rro, un lo­cal de ta­pas, se con­vir­tió en la ca­fe­te­ría ex­tra­ofi­cial del re­par­to y del equi­po téc­ni­co. Los ac­to­res ce­na­ban pla­tos ins­pi­ra­dos en sus per­so­na­jes (el pla­to Kha­lee­si, por ejem­plo, era una en­sa­la­da de es­pi­na­cas con agua­ca­tes, fru­tas del bos­que y miel). De he­cho, Emi­lia Clar­ke ce­le­bró su cum­plea­ños allí. "Cuan­do apa­re­ció le di­mos una ta­pa Kha­lee­si y ella di­jo: '¿Yo? ¿Soy una ta­pa?'. ¡Le en­can­tó!", nos ex­pli­ca Te­re­sa Ji­mé­nez, la pro­pie­ta­ria del bar. De he­cho, Clar­ke has­ta de­jó su hue­lla en el li­bro de fir­mas del res­tau­ran­te: "Gra­cias por tan glo­rio­sa co­mi­da. ¡A la al­tu­ra de una rei­na!".

To­do el pue­blo es­pe­ra­ba que la his­to­ria ter­mi­na­se con la mar­cha del equi­po de Jue­go de tro­nos tras tres in­ten­sas se­ma­nas de ro­da­je. Sin em­bar­go, fue en­ton­ces cuan­do co­men­za­ron a apa­re­cer tu­ris­tas des­de to­dos los lu­ga­res del mun­do. Osu­na des­cu­brió en­ton­ces lo que otros des­ti­nos –des­de Is­lan­dia has­ta Croa­cia– ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do en años an­te­rio­res: si Jue­go de tro­nos rue­da en un de­ter­mi­na­do si­tio, la gen­te acu­di­rá en ma­sa a él. Es­te fe­nó­meno tie­ne in­clu­so una pa­la­bra en el sec­tor de la in­dus­tria de via­jes: set-jet­ting.

LOS NÚ­ME­ROS HA­BLAN

El al­cal­de de Du­brov­nik, don­de la se­rie se rue­da a me­nu­do, con­ta­bi­li­zó la lle­ga­da de 13 mi­llo­nes de tu­ris­tas en 2014, ci­fra que su­pu­so una in­yec­ción eco­nó­mi­ca de 10 mi­llo­nes de eu­ros. En Osu­na se em­pe­zó a vi­vir una si­tua­ción si­mi­lar a par­tir de ju­nio de 2015, mes en el que se emi­tió el epi­so­dio del que ha­blá­ba­mos ha­ce unas lí­neas. Y es que 17 mi­nu­tos en te­le­vi­sión po­drían traer for­tu­na a es­te pue­blo pa­ra siem­pre. Pe­ro pa­ra sa­car ré­di­to hay que sa­ber bus­car las opor­tu­ni­da­des.

La co­lec­ción del Mu­seo de Osu­na, un lu­gar que se en­cuen­tra si­tua­do en un edi­fi­cio del si­glo XVII cer­cano a la pla­za prin­ci­pal del pue­blo, in­clu­ye ce­rá­mi­cas que fue­ron usa­das pa­ra pre­ser­var la car­ne ha­ce 500 años. Pe­ro eso no es to­do: en la se­gun­da plan­ta hay una cria­tu­ra de unos 2,2 me­tros de al­to con el ros­tro azul pá­li­do, una lar­ga barba y ojos azu­les. "Es un Ca­mi­nan­te blanco", nos ex­pli­ca el guía Je­sús Can­sino Ló­pez (los Ca­mi­nan­tes blan­cos, pa­ra aque­llos des­pis­ta­dos que no lo se­pan, son bes­tias que rei­nan en las tie­rras he­la­das del Norte, más allá del Mu­ro, y di­ri­gen un ejér­ci­to de no muer­tos).

Can­sino tam­bién nos en­se­ña la úl­ti­ma atrac­ción tu­rís­ti­ca del mu­ni­ci­pio: una sa­la que con­me­mo­ra el ro­da­je de la se­rie cu­ya en­tra­da prin­ci­pal ha si­do re­bau­ti­za­da co­mo Sa­lón de hie­lo y fue­go (por la co­lec­ción de li­bros de Geor­ge R. R. Mar­tin en los que se ba­sa la se­rie, ti­tu­la­dos Can­ción de hie­lo y fue­go). Aun­que el mu­seo tie­ne si­glos de an­ti­güe­dad, las pa­re­des de la­dri­llo han si­do cu­bier­tas con una es­pe­cie de pa­pel de pie­dra. So­bre es­te hay can­de­la­bros que emu­lan el ti­ti­leo de las ve­las con so­lo en­cen­der un in­te­rrup­tor.

Ra­fael Díaz es­ti­ma que el pue­blo se gas­tó unos 30.000 eu­ros en es­ta ex­hi­bi­ción, ya que ade­más de re­for­mar la sa­la de al­ma­ce­na­mien­to del mu­seo tu­vie­ron que com­prar atre­zo pro­pio de la se­rie. Sin em­bar­go, an­tes de or­ga­ni­zar la mues­tra in­da­ga­ron pa­ra cer­cio­rar­se de que no exis­tía nin­gún mu­seo co­mo es­te en nin­gún otro lu­gar. Aho­ra es un com­po­nen­te cla­ve en el plan de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del pue­blo, que se sus­ten­ta bá­si­ca­men­te en con­ver­tir Osu­na en el nú­cleo del tu­ris­mo de pri­me­ra cla­se pa­ra fans. "En­ton­ces… ¿es­ta ex­hi­bi­ción no es tem­po­ral?", le pre-

LA REI­NA EN OSU­NA

FIC­CIÓN VS. REALI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.