Tu­ris­mo te­le­vi­si­vo La fic­ción de HBO ha dis­pa­ra­do las vi­si­tas a los pue­blos en los que se ha ro­da­do.

GQ (Spain) - - Intro -

gun­ta­mos al res­pon­sa­ble de Tu­ris­mo. "No, es per­ma­nen­te", nos con­tes­ta él.

Des­pués del tour, Can­sino nos acom­pa­ña a Ca­sa Cu­rro pa­ra pe­dir el pla­to Jof­frey (tru­cha y bei­con en una ca­ma de cham­pi­ño­nes con gui­san­tes en sal­sa de es­pe­cias y vino) y el Jon Nie­ve (po­llo a la miel). Mien­tras co­me­mos, Can­sino sa­ca su or­de­na­dor y nos mues­tra los anun­cios de te­le­vi­sión que se han gra­ba­do pa­ra pro­mo­ver la re­la­ción en­tre Osu­na y Jue­go de tro­nos. En uno de ellos se ve al equi­po de HBO de­jan­do el pue­blo tras el pe­rio­do de ro­da­je. Los dra­go­nes, por su par­te, pre­fie­ren que­dar­se en es­te mu­ni­ci­pio an­da­luz. En otro ve­mos una enor­me som­bra so­bre­vo­lan­do el cam­po. En un mo­men­to da­do, un enor­me mon­tón de mier­da cae so­bre un ti­po de­ma­sia­do bien ves­ti­do y muy po­co afor­tu­na­do que pa­sa­ba por ahí.

LU­CES Y SOM­BRAS

Aquí la gen­te pa­re­ce di­vi­di­da en­tre aque­llos que abra­zan la idea de que Osu­na es la Me­ca de los tu­ris­tas de Jue­go de tro­nos y aque­llos que opi­nan que ha­ce fal­ta mu­cho más que una sen­ci­lla es­pe­ran­za pa­ra com­ba­tir la crisis. "Las per­so­nas que te­nían hi­po­te­cas y co­ches bue­nos es­tán aho­ra vi­si­tan­do ban­cos de ali­men­tos", nos cuen­ta Me­la­nie Buls­tro­de, una es­co­ce­sa ex­pa­tria­da. Su ami­ga Bárbara, una co­ci­ne­ra na­ci­da en Osu­na, es in­clu­so me­nos op­ti­mis­ta: "Es de­ma­sia­do in­ge­nuo pen­sar que la eco­no­mía va a cam­biar por aque­llos 20 días de ro­da­je". Cuan­do le men­cio­na­mos es­to a Can­sino, él se li­mi­ta a re­so­plar: "Men­ta­li­dad de pue­blo pe­que­ño". El guía del mu­seo lo­cal no pue­de en­ten­der por qué la pa­na­de­ría que hi­zo el pas­tel de Clar­ke no tie­ne una fo­to de ella en la ven­ta­na de su lo­cal o por qué el ho­tel no ex­hi­be una pla­ca en la que pon­ga: "Kha­lee­si dur­mió aquí". En 2015 el nú­me­ro de tu­ris­tas en Osu­na se in­cre­men­tó en un 75% res­pec­to al año an­te­rior. Evi­den­te­men­te, es­to fue gra­cias a la se­rie. No obs­tan­te, la cues­tión que im­por­ta aho­ra es es­ta: ¿qué nos de­pa­ra­rá el fu­tu­ro? Una co­sa te­ne­mos cla­ra: la opor­tu­ni­dad es aho­ra. ¡Va­mos, ami­gos de Osu­na, es­to hay que apro­ve­char­lo!

Pa­ra ter­mi­nar, Can­sino nos acom­pa­ña a desa­yu­nar a uno de los tres o cua­tro lu­ga­res del pue­blo que ofre­cen brunchs te­má­ti­cos de la se­rie. An­tes de lle­gar, el guía nos acon­se­ja uno que nos lla­ma la aten­ción, el Desa­yuno rús­ti­co del Mu­ro (tos­ta­das con acei­te de oli­va, pa­té, bei­con a la pa­rri­lla y que­so de ove­ja), pe­ro cuan­do lo pe­di­mos nos di­cen que el pla­to ya no es­tá en el me­nú por­que era de­ma­sia­do ca­ro man­te­ner to­dos esos in­gre­dien­tes en stock.

An­tes de ir­nos nos acer­ca­mos a la ca­fe­te­ría Te­tuán pa­ra ver su pro­pio Trono de hie­rro, esa cé­le­bre pol­tro­na for­ja­da con cien­tos de espadas que ac­túa co­mo sím­bo­lo inequí­vo­co del show. "¿Dón­de ha­béis com­pra­do es­te te­so­ro?", le pre­gun­ta­mos a uno de los ca­ma­re­ros cuan­do en­tre­ve­mos el si­llón en la par­te de atrás del lo­cal. "Cuan­do mon­ta­ron la mues­tra en el mu­seo mi je­fe se em­pe­ñó en com­prar­lo. Al prin­ci­pio nos lo to­ma­mos a bro­ma, pe­ro des­pués to­do se le fue de las ma­nos. El chi­co que se lo ven­dió le di­jo: 'To­do tie­ne un pre­cio'. Cuan­do le pre­gun­té a mi je­fe cuál era ese pre­cio no me lo qui­so de­cir. Me di­jo: 'No lo cuen­to por­que os vais a reír de mí'. Sin­ce­ra­men­te, no creo que va­lie­se la pe­na… pe­ro pa­ra cuan­do se qui­so echar atrás ya era de­ma­sia­do tar­de", nos ex­pli­ca en­tre ri­sas. "¿Y por qué de­mo­nios lo te­néis en la par­te tra­se­ra del bar?". "Ve­nía un mon­tón de gen­te a ha­cer­se sel­fies en el trono, así que em­pe­zó a es­tro­pear­se. No hay otro si­tio don­de po­ner­lo y cos­ta­ría mu­cho re­pa­rar­lo", nos ex­pli­ca el ca­ma­re­ro, que aña­de, au­daz: "¿Por qué tan­to in­te­rés? ¿Quie­res com­prar­lo?". No es un fe­nó­meno nue­vo en Es­pa­ña. Ya ocu­rrió an­tes, por ejem­plo, en Ner­ja (Má­la­ga) tras la emi­sión de Ve­rano azul. Chan­que­te y com­pa­ñía ac­tua­ron co­mo efec­to re­cla­mo en una lo­ca­li­dad que vio dis­pa­ra­das sus re­ser­vas ho­te­le­ras en el es­tío de 1982. El tu­ris­mo te­le­vi­si­vo ven­de y fun­cio­na bien. La me­jor prue­ba la te­ne­mos hoy en to­das aque­llas lo­ca­li­za­cio­nes en las que se ha ro­da­do Jue­go de tro­nos en nues­tro país. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te de Tri­pad­vi­sor, la po­bla­ción es­pa­ño­la que ma­yor in­cre­men­to de in­te­rés ha ex­pe­ri­men­ta­do, con un 291% más de vi­si­tas en su web con res­pec­to al año pa­sa­do, ha si­do Cam­pi­llo de Due­ñas (Gua­da­la­ja­ra). De he­cho, el cer­cano Cas­ti­llo de Zafra (en la ima­gen in­fe­rior), don­de se fil­ma­ron las se­cuen­cias re­la­cio­na­das con La To­rre de la Ale­gría, ha si­do el lu­gar de in­te­rés tu­rís­ti­co que ma­yor ex­pec­ta­ción ha ge­ne­ra­do es­ta tem­po­ra­da, con un in­cre­men­to del 488%. Otras lo­ca­li­za­cio­nes des­ta­ca­das son las Bar­de­nas Rea­les de Na­va­rra (41%), don­de se ubi­có el mar Doth­ra­ki; Gi­ro­na (19%), cu­ya ca­te­dral se uti­li­zó co­mo el Gran Sep­to de Bae­lor de Des­em­bar­co del Rey; o Al­me­ría (16%) y Sevilla (13%), don­de se fil­ma­ron es­ce­nas re­la­cio­na­das con la re­gión de Dor­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.