La vi­da sin pan­ta­llas

Los lla­man des­co­nec­ta­dos y reivin­di­can su de­re­cho a apa­gar los mó­vi­les y des­apa­re­cer de las re­des (bueno, al me­nos du­ran­te un ra­to).

GQ (Spain) - - Intro -

Mien­tras unos gas­tan for­tu­nas en lo úl­ti­mo en te­le­fo­nía mó­vil, otros han de­ci­di­do pres­cin­dir de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y re­cha­zar las re­des so­cia­les, las ta­blets… Los mo­ti­vos son va­rios: dis­po­ner de más tiem­po li­bre, no ser es­cla­vos de los gad­gets o, sim­ple­men­te, recuperar la co­mu­ni­ca­ción de vi­va voz. "Nun­ca he te­ni­do un smartp­ho­ne, y, si no lo has te­ni­do, no lo echas de me­nos. Mi te­lé­fono es un Payg Sam­sung con el que pue­do lla­mar y re­ci­bir SMS, que es to­do lo que ne­ce­si­to". Es uno de los mu­chos co­men­ta­rios pu­bli­ca­dos tras una no­ti­cia de la pren­sa in­gle­sa en la que se in­for­ma de aque­llos que de­ci­den apa­gar sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, un fe­nó­meno aún ais­la­do pe­ro que ca­da vez se ex­tien­de más. Per­so­nas que, can­sa­das del tiem­po y la ener­gía que de­di­can al en­torno 2.0, cie­rran sus cuen­tas en re­des so­cia­les, apa­gan or­de­na­do­res en ca­sa, te­lé­fo­nos mó­vi­les, etc. Los que vi­ven sin pan­ta­llas –sin ser as­ce­tas ni mal­de­cir la tec­no­lo­gía– y pre­fie­ren de­di­car su tiem­po li­bre a otras cosas al mar­gen de los te­cla­dos.

El fe­nó­meno no es nue­vo: al mis­mo tiem­po que se de­mo­cra­ti­za la tec­no­lo­gía sur­ge un mo­vi­mien­to de gen­te que tien­de a uti­li­zar­la lo jus­to (y los más ex­tre­mis­tas, na­da). Ha­ce unos años se pu­bli­có un li­bro en Aus­tra­lia, The Win­ter of our Dis­con­nect, que tra­ta so­bre la ex­pe­rien­cia de tres jó­ve­nes que vi­vie­ron seis me­ses sin tec­no­lo­gía. De he­cho, en EE UU se ce­le­bra a prin­ci­pios de mar­zo el Na­tio­nal Day of Un­plug­ging, un día pa­ra des­co­nec­tar­se. Ca­da edi­ción ga­na más adep­tos.

Pe­ro… ¿ha­bla­mos de unos fri­kis que pre­ten­den lla­mar la aten­ción o hay un cre­cien­te en­gan­che al en­torno 2.0 (smartp­ho­nes, ta­blets, etc.) que pro­vo­ca que el usua­rio aca­be di­cien­do bas­ta? A te­nor de las so­li­ci­tu­des de te­ra­pias pa­ra tra­tar la adic­ción a re­des so­cia­les y de lo gra­ti­fi­can­te que es la ex­pe­rien­cia de los que prue­ban a des­co­nec­tar­se, se di­ría que lo se­gun­do. En nues­tro país se lle­vó a ca­bo el ex­pe­ri­men­to Des­co­nec­ta­dos, a tra­vés del cual dos jó­ve­nes ce­rra­ban sus cuen­tas en re­des so­cia­les –in­clui­da What­sapp– du­ran­te dos se­ma­nas. ¿Re­sul­ta­do? La ex­pe­rien­cia les hi­zo va­lo­rar más el con­tac­to di­rec­to con su en­torno.

Sea por el mo­ti­vo que sea, no con­ver­tir­se es­cla­vo del te­lé­fono o in­ten­tar que no con­tro­len tus mo­vi­mien­tos con in­for­ma­ción que pro­por­cio­nas gra­tui­ta­men­te (Cé­sar Alier­ta, ex­pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, de­cla­ró que eso a él no le pa­sa por­que no tie­ne un smartp­ho­ne sino un te­lé­fono, li­te­ral, que es "una ca­rra­ca"), hay gen­te que ha de­ci­di­do dar­le la es­pal­da a es­ta so­bre­do­sis de in­ter­co­mu­ni­ca­ción o que nun­ca le ha vis­to el in­te­rés. Es el ca­so de Die­go, pro­pie­ta­rio de la Ta­ber­na 9, en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Ma­la­sa­ña. "So­lo lo ten­go pa­ra lla­ma­das, ni si­quie­ra uso los SMS. Pa­ra mí el mó­vil es una me­ra he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción", co­men­ta. ¿No te gus­ta­ría te­ner un smartp­ho­ne? "En ab­so­lu­to. En el bar no ten­go ni wifi ni te­le y me re­sul­ta muy ex­tra­ño cuan­do lle­gan dos per­so­nas, se pi­den unas ca­ñas y des­pués ca­da uno se po­ne con su te­lé­fono. Me pre­gun­to pa­ra qué vie­nen", aña­de. A Die­go so­lo le fal­ta col­gar un le­tre­ro en su bar: "Lo sien­to, no te­ne­mos wifi; ten­dréis que ha­blar en­tre vo­so­tros".

¡YA ES­TÁN AQUÍ! En la pe­lí­cu­la el Mal (con ma­yús­cu­la) en­tra­ba en la ca­sa a tra­vés de la pan­ta­lla del te­le­vi­sor. ¿Pre­mo­ni­ción? POR LO­LA DUAR­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.