¿EL DE­POR­TE DE LOS TI­POS ELE­GAN­TES?

El jo­go bo­ni­to de Ro­nal­din­ho, los pa­ses de Lau­drup o la téc­ni­ca re­na­cen­tis­ta de Pir­lo no siem­pre es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de sus equi­pa­cio­nes. Las hu­bo (y las si­gue ha­bien­do) tan abe­rran­tes y chi­fla­das co­mo el pei­na­do del Pi­be Val­de­rra­ma. Aho­ra que Lali­ga y

GQ (Spain) - - Estilo -

(1) An­tes de que los anun­cian­tes lo es­tro­pea­ran to­do, el Real Ma­drid de los años 70 so­lía ves­tir a sus ju­ga­do­res de blanco nu­clear. El equi­po li­de­ra­do por Miguel Mu­ñoz fue du­ran­te un tiem­po uno de los clu­bes me­jor ves­ti­dos del mun­do, al­go que los pa­tro­ci­nios y de­más com­pro­mi­sos fi­ni­qui­ta­rían. (2) En los años 90 pu­di­mos dis­fru­tar de las equi­pa­cio­nes más crea­ti­vas de la his­to­ria. ¿Quién si no David Ja­mes, alias Ca­la­mity Ja­mes, po­dría en­car­nar el ho­rror es­té­ti­co de la dé­ca­da? No nos ex­tra­ña que el guar­da­me­ta del Li­ver­pool me­tie­ra tan­to la pa­ta si ves­tía esa ca­mi­se­ta.

(3) El me­xi­cano Jor­ge Cam­pos es nues­tro desas­tre fa­vo­ri­to. En el Mundial del 94, el cuar­to por­te­ro más go­lea­dor de to­dos los tiem­pos se pre­sen­tó de es­ta gui­sa tan pin­to­res­ca.

(4) Las ca­mi­se­tas de két­chup del Ath­le­tic de Bil­bao mo­ti­va­ron un te­rre­mo­to me­diá­ti­co. El di­se­ño de Da­río Ur­zaiz so­lo se usó en un amis­to­so con el Gro­nin­gen en 2004. Más que su­fi­cien­te pa­ra los sen­si­bles leo­nes.

(5) Y los miér­co­les vis­tie­ron de ro­sa fuc­sia. La se­gun­da equi­pa­ción del Real Ma­drid pa­ra la tem­po­ra­da 2014/2015 pro­vo­có un es­cán­da­lo en la afi­ción me­ren­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.