El se­cre­to, en el de­ta­lle

GQ (Spain) - - Estilo -

más im­por­tan­te de Ale­ma­nia. Se­pa­ra­dos por un océano y sin co­no­cer­se de na­da, am­bos die­ron pa­sos de­ci­si­vos pa­ra crear las ba­ses de la ves­ti­men­ta mo­der­na: uno con­vir­tió un ac­ce­so­rio inú­til en un ele­men­to lleno de sig­ni­fi­ca­do y otro co­men­zó a con­fec­cio­nar tra­jes pa­ra hom­bre con ar­te­sa­nía tec­no­ló­gi­ca.

Ca­si diez dé­ca­das des­pués, el ser­vi­cio Boss Ma­de to Mea­su­re en­car­na el va­lio­so sa­ber de aquel año de­ci­si­vo. Los he­re­de­ros de Hu­go Fer­di­nand Boss han or­de­na­do y per­fec­cio­na­do la ma­gia de una téc­ni­ca sar­to­rial con es­ca­sos pre­ce­den­tes: el tra­je co­mo de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, la ca­mi­sa co­mo ba­se y el abri­go y los ac­ce­so­rios co­mo es­me­ra­dos to­ques fi­na­les. El ser­vi­cio de tra­jes a me­di­da Boss Ma­de to Mea­su­re, que se es­tre­na es­te mes en las nue­vas tien­das de la fir­ma en Ma­drid (c/ Se­rrano, 28) y Bar­ce­lo­na (pº de Gra­cia, 71), ofre­ce la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­zar un con­jun­to úni­co y ex­clu­si­vo.

To­do co­mien­za con la to­ma de me­di­das y la selección de te­las de un ran­go apro­xi­ma­do de 250 op­cio­nes, en­tre las que se en­cuen­tran la raya di­plo­má­ti­ca o el mi­cro­es­tam­pa­do de es­pi­na de pez. El clien­te eli­ge a con­ti­nua­ción ca­da uno de los ele­men­tos, des­de los bol­si­llos a los bo­to­nes (ná­car, mar­fil o as­ta de bú­fa­lo, en­tre otros). Ca­da di­se­ño se con­fec­cio­na a par­tir de 180 pie­zas in­di­vi­dua­les en los ta­lle­res de Met­zin­gen, Ale­ma­nia, y el pro­ce­so cul­mi­na en ape­nas cin­co se­ma­nas, cuan­do el en­car­go lle­ga a la tien­da y se ha­cen los úl­ti­mos re­to­ques. El ser­vi­cio in­clu­ye ade­más la po­si­bi­li­dad de ha­cer lo pro­pio con ca­mi­sas, abri­gos o cor­ba­tas. Por su­pues­to, to­do a me­di­da.

Di­cen que la ele­gan­cia es el ar­te de no ac­tuar co­mo los de­más pe­ro ha­cien­do creer a los otros que uno es co­mo ellos. Por eso la con­fec­ción a me­di­da tie­ne tan­to va­lor: sir­ve pa­ra fin­gir ser co­mo los de­más, vis­tien­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Y siem­pre me­jor. Exac­ta­men­te tal y co­mo ima­gi­na­ron Langs­dorf y Boss en 1924. La per­so­na­li­za­ción de los tra­jes in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de co­ser la fir­ma del clien­te en el in­te­rior de la cha­que­ta o bor­dar las ini­cia­les en los fron­ta­les de la ca­mi­sa y los pu­ños. Hay otros de­ta­lles que no son una op­ción: los ba­jo­cue­llos siem­pre se hil­va­nan a mano a par­tir de fo­rro ir­lan­dés y cash­me­re pa­ra ga­ran­ti­zar una si­lue­ta im­pe­ca­ble. Las cor­ba­tas tam­bién tie­nen su pro­pia ma­ne­ra de pro­ce­der: ca­da uno de los di­se­ños, de cin­co plie­gues, es­tá fo­rra­do con pu­ra la­na vir­gen en va­rias lon­gi­tu­des y an­chu­ras.

'MA­DE IN GERMANY' To­dos los tra­jes del ser­vi­cio Boss Ma­de to Mea­su­re se rea­li­zan en Ale­ma­nia si­guien­do mé­to­dos de con­fec­ción ul­tra­mo­der­nos que se com­bi­nan con la ex­pe­rien­cia sar­to­rial de los ar­te­sa­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.