COACH

¿NE­CE­SI­TAS PO­NER UN EN TU VI­DA?

GQ (Spain) - - Gourmet -

No han pi­sa­do ja­más una es­cue­la de ne­go­cios, pe­ro di­ri­gen a los em­plea­dos me­jor pa­ga­dos del mun­do. Los EN­TRE­NA­DO­RES de fút­bol re­pre­sen­tan una nue­va es­tir­pe de lí­de­res cu­yas lec­cio­nes aca­pa­ran la aten­ción de los ges­to­res de las em­pre­sas más com­pro­me­ti­das con su desem­pe­ño. SE GA­NA, SE PIER­DE O SE EM­PA­TA. Y no hay más. La vi­da y el fút­bol son tal pa­ra cual. No es una ca­sua­li­dad que el mun­do sea re­don­do co­mo un ba­lón. Pa­ra ser bue­nos je­fes, los al­tos eje­cu­ti­vos de­be­rían to­mar apun­tes cuan­do los téc­ni­cos tra­ba­jan con la es­tra­te­gia, la mo­ti­va­ción, el es­fuer­zo, el tra­ba­jo, la vi­sión, la for­tu­na, el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad, la am­bi­ción y la tes­tos­te­ro­na. Los con­cep­tos son com­par­ti­dos en el cés­ped y en los des­pa­chos. Quien as­pi­ra a ad­ju­di­car­se un con­tra­to tam­bién ha­bla de de­rro­tar a sus ri­va­les. Por ese mo­ti­vo, bas­ta con co­no­cer las ha­bi­li­da­des de los en­tre­na­do­res de re­lum­brón pa­ra lue­go apli­car­se la lec­ción en el ho­ra­rio de ofi­ci­na. Y pues­tos a apren­der, ME­JOR FI­JAR­SE EN LOS ME­JO­RES, sin dis­traer­se con los co­lo­res.

"Sa­ber ca­llar tam­bién es una for­ma de co­mu­ni­car". Lo di­cen los ma­nua­les del buen di­rec­ti­vo, un man­tra que Zi­da­ne asu­me co­mo pro­pio en no po­cas oca­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.