DIE­GO PA­BLO SI­MEO­NE

El Cho­lis­mo

GQ (Spain) - - Gourmet -

La es­ce­na re­cor­da­ba a cuan­do la chi­ca le pro­po­ne a su pa­re­ja un po­co de dis­tan­cia pa­ra la re­la­ción. Eso ocu­rrió mi­nu­tos des­pués de que el Atlé­ti­co de Ma­drid per­die­ra su se­gun­da fi­nal de la Cham­pions con­tra el Real Ma­drid, cuan­do Si­meo­ne (46 años) in­si­nuó un po­si­ble adiós al equi­po. Di­jo que se to­ma­ría cier­to tiem­po pa­ra me­di­tar so­bre su con­ti­nui­dad en el ban­qui­llo. Era lo que fal­ta­ba a los atlé­ti­cos. En el ba­lan­ce apre­su­ra­do de años de enamo­ra­mien­to y pa­sión, de tem­po­ra­das de en­tre­ga re­cí­pro­ca y de mo­men­tos in­su­pe­ra­bles, al Cholo le

Se es­tre­nó en el ban­qui­llo del Ba­rça de la peor for­ma: per­dió su pri­mer par­ti­do de Li­ga con­tra el Nu­man­cia en So­ria y, ac­to se­gui­do, em­pa­tó en el Camp Nou con el Ra­cing de San­tan­der. La jun­ta di­rec­ti­va tra­gó sa­li­va, la pren­sa ca­ta­la­na ha­bló de inex­pe­rien­cia y la afi­ción se te­mía un año ca­la­mi­to­so. Tras las dos pri­me­ras jor­na­das, tras su­mar so­lo un pun­to de seis po­si­bles, el téc­ni­co di­jo que no te­nía na­da que re­pro­char a sus fut­bo­lis­tas. Guar­dio­la (45 años) de­bió ha­cer un pac­to con el dia­blo. A par­tir de en­ton­ces, las vic­to­rias se su­ce­die­ron has­ta lo­grar lo que na­die ha con­se­gui­do has­ta la fe­cha: ga­nar seis tí­tu­los la mis­ma tem­po­ra­da. La re­ce­ta es tan sen­ci­lla co­mo ju­gar bien, pe­ro tam­bién la ob­se­sión por plan­tear el pró­xi­mo par­ti­do –sea quien sea el ri­val–, co­mo si fue­ra el más di­fí­cil de to­da la tem­po­ra­da. La pre­sión arri­ba, el ti­qui­ta­ca, la co­ne­xión de ta­len­tos co­mo Mes­si, Inies­ta o Xa­vi y la pre­ci­sión y for­tu­na en los mo­men­tos de­ci­si­vos con­vir­tie­ron en le­yen­da el Pep Dream. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal era otro de los va­lo­res que el mun­do del fút­bol de­nos­ta­ba has­ta la irrup­ción del fi­ló­so­fo Guar­dio­la. Su­ya fue la ob­se­sión por te­ner a los ju­ga­do­res siem­pre co­nec­ta­dos, sin confiarse por las go­lea­das, cons­cien­te de la vo­la­ti­li­dad de un jue­go en el que los éxi­tos y los fra­ca­sos se mag­ni­fi­can con ex­tra­or­di­na­ria li­ge­re­za.

Cu­bei­ro elo­gia en su li­bro Li­de­raz­go Guar­dio­la la maes­tría del Nen de Santpe­dor a la ho­ra de "ges­tio­nar la eu­fo­ria [estado de áni­mo de op­ti­mis­mo ex­ce­si­vo, has­ta el pun­to de ba­jar la guar­dia an­te el ri­val] y la dis­fo­ria [desáni­mo, pe­si­mis­mo]". De es­to úl­ti­mo tu­vo po­co el téc­ni­co en Bar­ce­lo­na, don­de su pe­ri­plo fue una lu­na de miel has­ta el úl­ti­mo par­ti­do, con 14 tí­tu­los en cua­tro años. En su des­pe­di­da del Nou Camp no se ha vis­to tal co­mu­nión de la afi­ción con su téc­ni­co has­ta la fe­cha, al­go que po­si­ble­men­te so­lo su­ce­de­rá cuan­do a Si­meo­ne le to­que des­pe­dir­se de sus fie­les. Guar­dio­la re­pre­sen­ta­ría en las or­ga­ni­za­cio­nes al es­tra­te­ga, al que mar­ca el camino y al que le va muy bien cuan­do tie­ne man­dos in­ter­me­dios muy in­te­li­gen­tes. "Ocu­rrió con Pu­yol o con Xa­vi Her­nán­dez, ju­ga­do­res lis­tos que tras­la­dan su idea del jue­go al cés­ped. Pep es un lí­der que se cre­ce en las di­fi­cul­ta­des, es re­si­len­te y sa­ca fuer­zas de fla­que­za en los mo­men­tos ad­ver­sos", ex­pli­ca Cu­bei­ro. De pa­re­ci­da opi­nión se mues­tra Gou­lard, quien con­si­de­ra a Guar­dio­la el re­fe­ren­te de téc­ni­co dia­lo­gan­te. "Des­ta­ca por ser un lí­der res­pe­ta­do y es­cu­cha­do por su equi­po, gra­cias a su gran co­no­ci­mien­to téc­ni­co y ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal co­mo ju­ga­dor. Si lo en­con­trá­ra­mos en la em­pre­sa se­ría un je­fe re­co­no­ci­do fun­da­men­tal­men­te por el con­te­ni­do y el pe­so de sus apor­ta­cio­nes, así co­mo por la im­plan­ta­ción de una ma­ne­ra de tra­ba­jar dis­tin­ta. Tie­ne gran ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia en su equi­po, ha­cién­do­le par­tí­ci­pe en la to­ma de de­ci­sio­nes pe­se a te­ner una idea ini­cial muy cla­ra y de­fi­ni­da".

Por su par­te, Ale­many opi­na que Guar­dio­la es un ti­po de lí­der orien­ta­do a re­sul­ta­dos: "Es muy re­for­ma­dor, pe­ro sin lle­gar al rup­tu­ris­mo de José Mou­rin­ho. Eso sí, am­bos son co­mo al­mas ge­me­las. Uno tie­ne más ele­gan­cia so­cial que el otro… pe­ro en el fon­do son igua­les".

El con­sul­tor Ma­nuel Cas­tro, en su ar­tícu­lo Guar­dio­las y Mou­rin­hos, di­ce que Pep se re­crea en un es­ti­lo que se ba­sa "en la po­se­sión del ba­lón, en abrir el cam­po e im­pri­mir un rit­mo rá­pi­do de jue­go, con mu­chos pa­ses al pri­mer to­que, has­ta con­se­guir una su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca que des­bor­de al ad­ver­sa­rio… Es el es­ti­lo que uti­li­zan des­de los ben­ja­mi­nes has­ta el pri­mer equi­po". "Ese mé­to­do que ha­bía ma­ma­do en el club, el que lle­va­ba en el co­ra­zón, lo ha se­gui­do a pies jun­ti­llas y ha aña­di­do un li­de­raz­go ba­sa­do en el sen­ti­do co­mún, en el com­pa­ñe­ris­mo, la sen­ci­llez y la es­ta­bi­li­dad y don­de los egos no tie­nen ca­bi­da", aña­de el pro­pio Cas­tro. Lo su­yo fue bal­sá­mi­co. Car­lo An­ce­lot­ti (57 años) es un ex­per­to en re­la­jar am­bien­tes y un maes­tro en to­mar­se el de­por­te con el sano es­pí­ri­tu con el que se creó. "El fút­bol es la más im­por­tan­te de las cosas me­nos im­por­tan­tes que hay en la vi­da", di­jo Car­let­to en un alar­de de sen­ti­do co­mún. El en­tre­na­dor más lau­rea­do en la his­to­ria re­cien­te­de­la­cham­pions­re­sul­tói­dó­neo­pa­ra ali­viar las he­ri­das abier­tas en el Real Ma­drid tras el tur­bu­len­to pa­so de Mou­rin­ho. El re­le­vo del por­tu­gués im­po­nía la pre­sen­cia de un en­tre­na­dor que cohe­sio­na­ra a los ju­ga­do­res pa­ra po­ner­los a tra­ba­jar en la mis­ma di­rec­ción. Su li­de­raz­go con­ci­lia­dor fue aplau­di­do in­clu­so por los mou­rin­his­tas más ra­di­ca­les. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de An­ce­lot­ti con­ven­ció a to­dos los es­ta­men­tos del Real Ma­drid de la con­ve­nien­cia de su mano blan­da. Su idea­rio se re­du­ce a ga­nar tí­tu­los ju­gan­do bien. Lo di­ce y lo cum­ple. Ade­más de ob­te­ner tí­tu­los en los años pa­res, el téc­ni­co cui­dó las­re­la­cio­nes­con­los­ju­ga­do­res…in­clu­soen los ca­sos más pe­lia­gu­dos. Sen­tó a Ca­si­llas en la Li­ga pa­ra re­ser­var­le pa­ra la Co­pa y la Cham­pions sin que por ello se aca­ba­ra el mun­do."jue­ga­quien­más­se­lo­me­rez­ca",pro­cla­maun­téc­ni­co­más­cer­ca­de­la­vie­ja­que­de la­nue­vaes­cue­la."siem­pre­mehan­di­cho­que no ten­go mano du­ra, pe­ro es­ta mano flo­ja meha­per­mi­ti­do­ga­nar­tres­cham­pions",dis­pa­ró asi­mis­mo el téc­ni­co ita­liano a sus crí­ti­cos. Rein­ser­tó por ejem­plo a Ángel Di María an­te su pú­bli­co des­pués de que es­te aco­mo­da­ra sus par­tes a mo­do de desafío a la gra­da. En lu­gar de cas­ti­gar­le, el téc­ni­co le otor­gó una con­fian­za que lue­go el mu­cha­cho le de­vol­vió con cre­ces en la fi­nal de Lis­boa. Su pres­ti­gio co­mo fut­bo­lis­ta de aquel mí­ti­co Mi­lán de Van Bas­ten, Gu­llit, Rij­kaard, Mal­di­ni y Ba­re­si, y sus más de 24 años en los ban­qui­llos­lea­por­ta­nex­pe­rien­ciay­tem­plan­za. "Creo que es me­jor hun­dir­se con las pro­pia­si­deas­que­con­las­deo­tro",di­joel­téc­ni­co una vez. El mís­ter tam­bién pu­so a Zi­da­ne a su ve­ra, cu­ya pre­sen­cia es­ti­mu­la a cual­quier ju­ga­dor que se sien­ta ob­ser­va­do por el mi­to. "Es­toy muy fe­liz por tra­ba­jar a su la­do.

1. VI­SIO­NA­RIO En ge­ne­ral, son je­fes que bus­can el com­pro­mi­so a tra­vés del diá­lo­go. No sue­len dar de­ma­sia­das ór­de­nes ni ame­na­zas. Pre­fie­ren pro­por­cio­nar a sus equi­pos una vi­sión orien­ta­ti­va so­bre lo que bus­can, pen­san­do más en el lar­go pla­zo que en lo in­me­dia­to. Dan más im­por­tan­cia al ob­je­ti­vo ge­ne­ral que a los pe­que­ños de­ta­lles. El es­ti­lo vi­sio­na­rio re­sul­ta efi­caz en épo­cas de in­cer­ti­dum­bre y cam­bio, cuan­do se ne­ce­si­ta man­te­ner a los equi­pos com­pro­me­ti­dos con una mi­sión con­cre­ta. Eso sí, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que el lí­der sea al­guien res­pe­ta­do y creí­ble. Y que su dis­cur­so se man­ten­ga cla­ro en el tiem­po, sin am­bi­güe­da­des. Si un vi­sio­na­rio pier­de la con­fian­za de sus hom­bres, es pro­ba­ble que ten­ga mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer cum­plir sus ór­de­nes y man­te­ner la dis­ci­pli­na.

a) Guar­dio­la b) Zi­da­ne c) Ra­nie­ri d) Luis En­ri­que

2. DI­REC­TI­VO Son lí­de­res que uti­li­zan ór­de­nes breves, rá­pi­das y sen­ci­llas y que es­pe­ran un cum­pli­mien­to in­me­dia­to de las mis­mas sin de­ma­sia­das cues­tio­nes pre­vias. El diá­lo­go sue­le ser de arri­ba aba­jo y ape­nas con­tem­pla feed­back. En ge­ne­ral se tien­de a ver­lo co­mo un es­ti­lo de­ma­sia­do clá­si­co, aun­que en cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas o de al­tí­si­mo ren­di­mien­to –don­de se re­quie­ren ac­cio­nes de­ci­si­vas ba­jo mu­cha pre­sión– con­ti­núa sien­do un es­ti­lo muy efec­ti­vo y de­man­da­do, ya que au­men­ta el ren­di­mien­to de los equi­pos. Pue­de re­sul­tar pro­ble­má­ti­co cuan­do no se ali­ge­ra o com­bi­na con otros es­ti­los me­nos au­to­ri­ta­rios, cuan­do se apli­ca en si­tua­cio­nes no rea­lis­tas o cuan­do se usa ba­jo es­ta­dos de en­fa­do o frus­tra­ción.

a) Si­meo­ne b) Guar­dio­la c) Mou­rin­ho d) An­ce­lot­ti

3. AFILIATIVO Es­te per­fil sue­le te­ner un ob­je­ti­vo prin­ci­pal: crear con­fian­za y bue­na ar­mo­nía en el gru­po. Se cen­tra mu­cho en las per­so­nas y en las re­la­cio­nes, más in­clu­so que en el desem­pe­ño de las res­pon­sa­bi­li­da­des. Ayu­da a re­du­cir el es­trés en gru­pos con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. Re­sul­ta muy efec­ti­vo cuan­do el lí­der po­see ca­ris­ma y em­pa­tía, aun­que tam­bién tie­ne sus pe­li­gros. A ve­ces da la im­pre­sión de que el je­fe afiliativo evi­ta el con­flic­to y las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les (que no se mo­ja, va­mos). Nor­mal­men­te, el es­ti­lo afiliativo sue­le ir de la mano del es­ti­lo ca­pa­ci­ta­dor.

a) Ra­nie­ri b) An­ce­lot­ti c) Luis En­ri­que d) Guar­dio­la

4. IMITATIVO Son per­so­nas con un al­tí­si­mo es­tán­dar de ex­ce­len­cia. Li­de­ran al gru­po me­dian­te el ejem­plo, les cues­ta de­le­gar y asu­men el con­trol de for­ma ca­si ob­se­si­va. En­tien­den que las cosas de­ben ha­cer­se de una ma­ne­ra con­cre­ta, la su­ya, aun­que va­lo­ran mu­cho el es­fuer­zo de los de­más. Fo­men­tan el com­pro­mi­so y se cen­tran en ha­cer las mis­mas cosas ca­da día me­jor. Pa­ra que fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, sus equi­pos de­ben per­ci­bir al lí­der co­mo un ex­per­to que do­mi­na la ma­te­ria y a quien uno acu­de en bus­ca de ayu­da y ase­so­ra­mien­to. Co­mo pun­tos dé­bi­les, se des­mo­ti­va la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción des­de aba­jo. La bue­na in­ten­ción pue­de aca­bar vol­vién­do­se en con­tra por su ri­gi­dez. Fi­jar­se tan­to en ca­da pe­que­ño de­ta­lle pue­de im­pe­dir te­ner una vi­sión más am­plia –y a lar­go pla­zo– de los ob­je­ti­vos fi­na­les.

a) Zi­da­ne b) Si­meo­ne c) Mou­rin­ho d) An­ce­lot­ti

5. CA­PA­CI­TA­DOR Se cen­tra mu­cho en el po­ten­cial de sus equi­pos, iden­ti­fi­ca rá­pi­da­men­te los pun­tos fuer­tes y dé­bi­les e in­ten­ta di­se­ñar un plan de me­jo­ra de sus ha­bi­li­da­des. Ofre­ce apo­yo cons­tan­te y es­ta­ble­ce una re­la­ción de con­fian­za muy só­li­da. Nor­mal­men­te son per­so­nas dia­lo­gan­tes, sen­si­bles al feed­back. A ve­ces, el es­ti­lo ca­pa­ci­ta­dor se con­fun­de con el imitativo, pe­ro a di­fe­ren­cia de es­te el ca­pa­ci­ta­dor se cen­tra más en la per­so­na y en su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal (el quién) que en la ta­rea con­cre­ta que desem­pe­ña (el qué). Es uno de los es­ti­los me­nos uti­li­za­dos ya que mu­chos lí­de­res con­si­de­ran o en­tien­den que la ca­pa­ci­ta­ción de sus em­plea­dos no en­tra es­pe­cí­fi­ca­men­te den­tro de sus fun­cio­nes o ta­reas.

a) Ra­nie­ri b) Zi­da­ne c) Mou­rin­ho d) Luis En­ri­que.

La tem­po­ra­da pa­sa­da sa­lió del Chel­sea por la puer­ta de atrás y su fa­ma de ga­na­dor se vio al­go tras­to­ca­da. Aho­ra re­gre­sa a los ban­qui­llos pa­ra de­vol­ver al peor Man­ches­ter Uni­ted de los úl­ti­mos años al lu­gar al que so­lía es­tar acos­tum­bra­do: la ci­ma de la ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.