CLAUDIO RA­NIE­RI

El hom­bre del pue­blo

GQ (Spain) - - Gourmet -

Es­ta­ráe­nel­ban­qui­llo.el­pro­ble­maes­que no pue­de ju­gar", bro­meó el due­ño de la ce­ja más fa­mo­sa de la hu­ma­ni­dad.

Aho­ra tie­ne por de­lan­te tres años de con­tra­to con un Ba­yern de Mú­nich que con Guar­dio­la arra­só en la com­pe­ti­ción do­més­ti­ca y que en Eu­ro­pa ca­yó ca­da vez que se cru­zó con un equi­po español. Acos­tum­bra­do a tra­ba­jar con la má­xi­ma pre­sión, An­ce­lot­ti de­fien­de el jue­go vis­to­so co­mo re­ce­ta pa­ra me­ter un gol más que el equi­po con­tra­rio. Por eso pue­de ser­vir de pa­trón pa­ra los di­rec­ti­vos con am­bi­cio­nes de cre­cer sin ne­ce­si­dad de bus­car ata­jos ex­tra­ños. An­te la ri­gi­dez tác­ti­ca de Mou­rin­ho, Car­let­to cau­ti­vó a los cha­va­les con esas fra­ses que se de­be­rían in­mor­ta­li­zar en los ves­tua­rios: "Sa­lid y ju­gad co­mo que­ráis. Ha­béis de­mos­tra­do que lo dais to­do en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Es­to es un equi­po".

Car­los Cu­bei­ro le iden­ti­fi­ca co­mo el eje­cu­ti­vo que cae en una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca, pro­ce­den­te de otro sec­tor, y apues­ta por apo­yar­se en el co­no­ci­mien­to de sus di­rec­to­res, au­tén­ti­cos ex­per­tos en la ma­te­ria: "Es un en­tre­na­dor que pre­gun­ta a los ju­ga­do­res qué les gus­ta­ría ha­cer y a par­tir de ese in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción co­mien­za a fun­cio­nar. Apor­ta va­lo­res, se lle­va bien con la gen­te y pi­de su­ge­ren­cias a los lí­de­res del equi­po, co­no­ce­dor des­de jo­ven de las reglas no es­cri­tas del ves­tua­rio". pa­sa­do ocu­pa­ba los pues­tos de des­cen­so y es­ta tem­po­ra­da se ha im­pues­to a clu­bes con pre­su­pues­tos 50 ve­ces ma­yo­res que el su­yo. Ha sa­bi­do ha­cer pi­ña con ju­ga­do­res des­car­ta­dos de otros equi­pos y mu­cha­chos acos­tum­bra­dos a leer en los ta­bloi­des que no eran lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos co­mo pa­ra for­mar par­te de la aris­to­cra­cia de la Pre­mier Lea­gue. Unos por­que eran pe­que­ños, otros por­que eran gran­des, otros por­que eran len­tos y uno de ellos –N'go­lo– por­que co­rría "co­mo po­llo sin ca­be­za". So­bre es­te di­jo que se­ría ca­paz de cen­trar el ba­lón des­de la ban­da y re­ma­tar­lo en el área. Ja­mie Vardy, el go­lea­dor del King Po­wer Sta­dium, tra­ba­ja­ba con 23 años en una fá­bri­ca y se di­ver­tía pe­gan­do pa­ta­das al ba­lón en su equi­po de afi­cio­na­dos. Kan­té vino de la ter­ce­ra di­vi­sión fran­ce­sa y Mah­rez de la cuar­ta.

Ra­nie­ri se que­dó en el pa­ro des­pués de que la selección de Gre­cia hi­cie­ra el ri­dícu­lo con­tra las Is­las Fe­roe. Ate­rri­zó en el Lei­ces­ter­co­mou­naa­pues­taa­la­de­ses­pe­ra­da. De su tra­yec­to­ria ya se co­no­cía su que­ren­cia por las lá­gri­mas y por reír­se de sus pro­pias chan­zas. Fren­te al ful­gor de los Guar­dio­la o Mou­rin­ho, Ra­nie­ri se sien­te fuer­te co­mo mo­ti­va­dor.es­hu­mil­de,ama­bley­de­dis­cur­so sen­ci­llo. "En el fút­bol no hay que in­ven­tar na­da", reite­ra a los pe­rio­dis­tas cuan­do le cues­tio­nan so­bre tác­ti­cas. En el mun­do de la em­pre­sa, Ra­nie­ri se­ría un je­fe de esos que re­ci­ben las des­pe­di­das más en­tra­ña­bles cuan­do se ju­bi­lan. Si fue­ra ame­ri­cano ten­dría su pe­lí­cu­la. "¿Qué ne­ce­si­tas pa­ra lle­gar? ¿Un gran nom­bre? No. ¿Un gran con­tra­to? No. So­lo ne­ce­si­tas abrir la men­te y el co­ra­zón, una ba­te­ría car­ga­da y co­rrer con li­ber­tad", pro­cla­mó el ita­liano.

Sus pu­pi­los son ca­pa­ces de ali­men­tar­se co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na, aje­nos a la or­to­do­xia de los die­tis­tas, y de des­can­sar mu­cho más que el res­to. "Si co­rren tan­to pue­den co­mer lo que quie­ran", di­cen que di­jo. En su doctrina pre­va­le­ce lo co­lec­ti­vo so­bre las in­di­vi­dua­li­da­des, don­de so­li­da­ri­dad es una pa­la­bra re­cu­rren­te en el ves­tua­rio. La dis­ci­pli­na pue­de a la ge­nia­li­dad, aun­que sin ha­cer as­cos a la ca­li­dad de los más há­bi­les. "Aquí to­dos se sien­ten par­tí­ci­pes, ju­gar mal sig­ni­fi­ca trai­cio­nar al res­to". En un des­pa­cho de una al­gu­na gran cor­po­ra­ción, Ra­nie­ri se de­ja­ría de ma­nua­les de ma­na­ge­ment pa­ra fiar­se de su ol­fa­to. "El fút­bol no es una cien­cia, no hay­re­gla­su­ni­ver­sa­les,to­do­se­re­du­cea­sa­car lo me­jor del gru­po que tie­nes", pre­di­ca.

Cu­bei­ro con­si­de­ra que Ra­nie­ri es bueno pa­ra "ha­cer creer a los de­más en sus po­si­bi­li­da­des, en desa­rro­llar el ta­len­to y en ofre­cer opor­tu­ni­da­des a per­so­nas que tie­nen po­ten­cial. Se­ría un ex­ce­len­te fi­cha­je pa­ra cor­po­ra­cio­nes con pla­nes de ex­pan­sión en otros paí­ses,pe­ro­no­ser­vi­ría­pa­ra­di­ri­gi­ru­ne­qui­po de cracks. De he­cho, siem­pre ha te­ni­do pro­ble­mas en esas cir­cuns­tan­cias". Es­te ex­per­to opi­na que el ita­liano se­ría de esos lí­de­res "ama­bles en si­tua­cio­nes de cre­ci­mien­to, pe­ro que no ofre­cen su me­jor ver­sión en mo­men­tos de ten­sión". Ale­many coin­ci­de con Cu­bei­ro en que el li­de­raz­go de Ra­nie­ri es po­co co­mún en la em­pre­sa mo­der­na y en el fút­bol, y ad­vier­te: "El día que ven­gan mal da­das lo pa­sa­rá fa­tal".

Gou­lard se­ña­la que Ra­nie­ri se­ría com­pa­ra­ble con aque­llos eje­cu­ti­vos "ca­pa­ces de crear un equi­po des­de ce­ro, há­bi­les pa­ra cam­biar ac­ti­tu­des gra­cias a una di­rec­ción com­par­ti­da". Con un li­de­raz­go mo­ti­va­cio­nal, don­de no des­ta­ca ni la es­tra­te­gia ni el mé­to­do de otros téc­ni­cos, Ra­nie­ri pue­de en­se­ñar a los di­rec­ti­vos que to­do es po­si­ble si se lo­gra "dar un gi­ro ra­di­cal y po­si­ti­vo hacia la con­se­cu­ción de me­tas im­por­tan­tes".

Se­le­na Go­mez no quie­re ha­blar de to­da esa gen­te im­por­tan­te que co­no­ce, pe­ro lo cier­to es que tie­ne una his­to­ria con Puff Daddy que me­re­ce la pe­na con­tar. Más que una his­to­ria, es una anéc­do­ta: "Una no­che, en una de esas fies­tas en la que es­tás ro­dea­da de per­so­nas que se ríen a pe­sar de que na­die ha con­ta­do un chis­te, Diddy se me acer­có y me dio el ti­quet del apar­ca­mien­to. ¡Se pen­sa­ba que yo era la apar­ca­co­ches!".

Un mo­men­to su­rrea­lis­ta en una vi­da ex­tra­or­di­na­ria mar­ca­da por de­ci­sio­nes to­ma­das an­tes de la ado­les­cen­cia. De­ci­sio­nes que le lle­va­ron a ser la acom­pa­ñan­te de esa es­pe­cie de Es­pi­ne­te que es el di­no­sau­rio Bar­ney (a los 10 años), a fir­mar co­mo chi­ca Dis­ney pa­ra tra­ba­jar en Los ma­gos de Wa­verly Pla­ce (a los 15) y a sa­lir du­ran­te cua­tro años con Jus­tin Bie­ber (des­de los 18). En­tre me­dias, Se­le­na se ha con­ver­ti­do tam­bién en la per­so­na más se­gui­da de Ins­ta­gram, con la es­ca­lo­frian­te ci­fra de más de 90 mi­llo­nes de fo­llo­wers. ¿De dón­de sa­le to­da esa gen­te? La ma­yo­ría son fans que la si­guen des­de sus co­mien­zos, es­pe­cial­men­te chi­cas jó­ve­nes. Tam­bién hay una inquietante re­pre­sen­ta­ción de hom­bres adul­tos –en cu­yas mo­ti­va­cio­nes pa­ra se­guir­la pre­fie­re no pen­sar– y mu­chos bots (usua­rios fan­tas­ma) y trolls.

Así que una co­sa es­tá cla­ra: Se­le­na Go­mez acapara mu­cha aten­ción. Mu­chí­si­ma. Los ciu­da­da­nos de a pie so­mos un tan­to es­cép­ti­cos con to­dos esos per­so­na­jes pú­bli­cos que pa­re­cen in­có­mo­dos con su fa­ma. De al­gu­na ma­ne­ra, no en­ten­de­mos de qué de­mo­nios se pue­den que­jar. Sin em­bar­go, es­tar en la piel de una ce­le­brity ame­ri­ca­na de­be de ser ago­ta­dor. En cier­to mo­do, Se­le­na Go­mez nos re­cuer­da a Fio­na Ap­ple, aque­lla can­tan­te que di­jo eso de "es­te mun­do es una mier­da" du­ran­te la ga­la de MTV en la que aca­ba­ba de ser nom­bra­da Me­jor ar­tis­ta re­ve­la­ción de 1997. Así es tam­bién Se­le­na. Jo­ven, con ta­len­to y lis­ta pa­ra de­rri­bar el sis­te­ma. Ima­gi­na cuan­do te­nías 20 años y tra­ta­bas de­ses­pe­ra­da­men­te de mu­dar de piel pa­ra convertirte en una per­so­na nue­va, más com­ple­ja e in­tere­san­te. Ima­gi­na te­ner que su­pe­rar ade­más la ver­güen­za de una su­pues­ta reha­bi­li­ta­ción, así co­mo una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne lla­ma­da lu­pus. Ima­gi­na ha­cer to­do es­to mien­tras mu­chas per­so­nas –adep­tos al co­ti­lleo, pseu­do­fans, pe­rio­dis­tas ca­rro­ñe­ros…– tra­tan de echar cu­bos de agua fría de tu an­ti­gua vi­da –co­mo en Ca­rrie con la san­gre de cer­do– so­bre tu ca­be­za.

Pe­ro ella si­gue lu­chan­do. Ha­ce un año lan­zó Re­vi­val, un ál­bum adic­ti­vo que au­pó dos can­cio­nes al top 10 de EE UU du­ran­te cua­tro me­ses. Tam­bién se de­jó ver en La gran apues­ta –con Brad Pitt y Ryan Gos­ling, en­tre otros– y en Mal­di­tos ve­ci­nos 2, y ya ha anun­cia­do se­rie pro­pia en Net­flix –13 Rea­sons Why–, con Tom Mccarthy, director de Spotlight, a los man­dos. To­do es­to es im­pre­sio­nan­te, por su­pues­to, pe­ro so­bre to­do que­re­mos des­ta­car que en es­te mo­men­to, a pe­sar del mun­do ca­si irreal del que pro­vie­ne, Se­le­na es­tá lu­chan­do con to­das sus fuer­zas por con­ver­tir­se en un bi­cho ra­ro so­cial­men­te tor­pe. Un ser hu­mano nor­mal, va­ya. Una per­so­na que sa­cri­fi­ca­ría su for­tu­na si es­te ges­to le ga­ran­ti­za­se que no iba a ser un per­so­na­je pú­bli­co nun­ca más. O por lo me­nos, un per­so­na­je no tan pú­bli­co en la es­ca­la en la que ella se mue­ve.

El úl­ti­mo año y me­dio ha te­ni­do co­mo com­pa­ñe­ras de pi­so a dos (a fal­ta de una pa­la­bra me­jor) ci­vi­les: Court­ney, em­plea­da de una ONG, y Ash­ley, agen­te in­mo­bi­lia­ria. Vi­vían las tres en Ca­la­ba­sas (Ash­ley, que es al­go ma­yor, se aca­ba de in­de­pen­di­zar) y ha­cían cosas nor­ma­les: ver películas y mon­tar fies­tas de pi­ja­mas. An­tes de eso, Se­le­na vi­vía con su ma­dre en un loft en Los Án­ge­les (co­mo ha­ce to­da as­pi­ran­te a es­tre­lla ju­ve­nil que se pre­cie, léa­se De­mi Lo­va­to o cual­quier otra del mis­mo cor­te), si­tua­ción que le pro­vo­có no te­ner ni un año de for­ma­ción me­dia­na­men­te nor­mal (tal y co­mo no­so­tros en­ten­de­mos la pa­la­bra nor­mal). Aho­ra es­tá re­cons­tru­yen­do to­dos sus ci­mien­tos, dis­fru­tan­do los triun­fos co­ti­dia­nos co­mo cual­quier otra es­tre­lla ju­ve­nil ce­le­bra­ría un Grammy o un MTV Award, mien­tras sa­bo­rea la ex­pe­rien­cia de pe­dir co­mi­da a do­mi­ci­lio pa­ra com­par­tir.

En es­te con­tex­to uno lo­gra en­ten­der que ha­ble de la fa­ma y de sus in­ter­ac­cio­nes con otros fa­mo­sos de la mis­ma ma­ne­ra que Mar­co Ru­bio des­cri­bi­rá den­tro de un tiem­po có­mo de ex­tra­or­di­na­rio fue el año en el que se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te de EE UU. "Pue­den su­ce­der­te cual­quie­ra de los dos ex­tre­mos", di­ce Se­le­na, y aña­de: "O bien su­cum­bes y te ro­deas de to­do el rui­do y lo dis­fru­tas y

Ha­blan­do de David O. Russell, Se­le­na Go­mez co­men­ta que le gus­ta­ría que to­da­vía se hi­cie­sen películas co­mo Flir­tean­do con el desas­tre, al­go que nos re­sul­ta preo­cu­pan­te­men­te ra­cio­nal pa­ra una jo­ven de 24 años que so­lo te­nía cua­tro cuan­do la cin­ta fue es­tre­na­da (en 1996). Di­ce que es un camino du­ro, so­bre to­do es­tan­do don­de es­tá, pe­ro que si pu­die­ra tra­ba­jar con cual­quier director lo ha­ría con Russell. Con él o con David Fin­cher, lo cual es bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que Fin­cher pa­re­ce ser hoy día el úni­co ci­neas­ta –al me­nos eso di­cen en los men­ti­de­ros– más exi­gen­te e in­ti­mi­dan­te que Russell. "Sé que tie­ne fa­ma de ser se­rio", di­ce so­bre es­te úl­ti­mo, mien­tras re­cuer­da la his­to­ria de Amy Adams llo­ran­do du­ran­te el ro­da­je de La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na. Di­jo que llo­ra­ba to­dos los días. "Bueno, real­men­te di­jo es­to: 'No to­dos, pe­ro sí ca­si to­dos", nos co­rri­ge Se­le­na.

Tras ha­ber leí­do so­bre aque­lla his­to­ria, ¿por qué le in­tere­sa­ría tra­ba­jar con es­te hom­bre?, pre­gun­ta­mos. "Por­que des­pués vi la ac­tua­ción de Amy", res­pon­de, co­mo si fue­se la co­sa más ob­via del planeta. Y, sin­ce­ra­men­te, pa­re­ce fe­liz –y muy cen­tra­da– di­cien­do es­to. "Hay una es­ce­na eli­mi­na­da que no es­tá en la pe­lí­cu­la y que me pa­re­ce la me­jor es­ce­na que ella ha­ya he­cho nun­ca. Du­ra unos cin­co mi­nu­tos, y sa­le Amy llo­ran­do y rien­do de ma­ne­ra his­té­ri­ca al mis­mo tiem­po. Es una se­cuen­cia pre­cio­sa. Me ima­gino to­do lo que tu­vo que ocu­rrir has­ta ese pun­to y me re­sul­ta asom­bro­so".

Su pe­lo es tan bri­llan­te co­mo la piel de un del­fín. Lle­va pues­to un jer­sey ajus­ta­do de co­lor neu­tro que la ha­ce su­dar. Nos re­sul­ta has­ta cho­can­te ver man­chas de hu­me­dad en Se­le­na Go­mez por­que uno no se ima­gi­na a una es­tre­lla de se­me­jan­te ca­li­bre su­dan­do co­mo cual­quier hi­jo de ve­cino. Ella no de­ja de dis­cul­par­se por ello, lo cual es an­gus­tio­so por­que pa­re­ce que tu­vie­ra que pe­dir per­mi­so por ser hu­ma­na y pa­sar calor. do­ce­na de películas. Al­gu­nas bas­tan­te bue­nas, co­mo Spring Brea­kers, de Har­mony Ko­ri­ne, cin­ta de la que es­tá enor­me­men­te or­gu­llo­sa. No obs­tan­te, ha­bla de su ca­rre­ra en el ci­ne co­mo si es­tu­vie­ra co­men­zan­do aho­ra. Un obs­tácu­lo que es­tá ahí, di­ce sin dar­le im­por­tan­cia, es su ca­ra. Y es ver­dad: pa­re­ce una ni­ña. La for­ma de su ros­tro es tan re­don­dea­da que pa­re­ce que es­tu­vie­ses ob­ser­van­do a la Ma­don­na Six­ti­na de Ra­fael. Su ca­ra aniña­da le ha da­do mu­cho. Y ella lo sa­be y lo re­co­no­ce. Pe­ro tam­bién le roba cosas: "Soy jo­ven y pa­rez­co aún más jo­ven. Y mu­chos pa­pe­les a los que quie­ro op­tar tie­nen mu­cho que ver con el as­pec­to de mi ros­tro. Pue­do ha­cer de chi­ca de 16 años, pe­ro no pue­do in­ter­pre­tar pa­pe­les que me gus­ta­ría ha­cer y que exi­gen una pre­sen­cia más adul­ta". ¿Y qué ti­po de pa­pe­les son es­tos? "Quie­ro te­ner ex­pe­rien­cias que me ha­gan en­lo­que­cer. Me gus­tan los ac­to­res que su­pe­ran sus lí­mi­tes".

Lle­ga­dos a es­te pun­to, Se­le­na Go­mez pi­de per­mi­so pa­ra ir al ba­ño y de­ja su te­lé­fono so­bre la me­sa. Hay al­go en es­te ges­to tan con­fia­do, tan sim­ple y des­preo­cu­pa­do, que nos tie­ne pen­san­do en él du­ran­te días. Es inocen­te de una ma­ne­ra ca­si ate­rra­do­ra, una es­pe­cie de men­sa­je en­tre lí­neas. Al­go así co­mo si nos es­tu­vie­ra di­cien­do: "Va­mos. A ver si os atre­véis a ha­cer­lo". lle­var­se to­do el re­co­no­ci­mien­to. Es­ta es una lec­ción que Se­le­na apren­dió tras es­tre­nar Spring Brea­kers. Mu­chas de las bue­nas crí­ti­cas que re­ci­bió la pe­lí­cu­la, so­bre to­do las que te­nían que ver con su par­ti­ci­pa­ción en ella, re­ca­ye­ron so­bre el director Har­mony Ko­ri­ne por ha­ber te­ni­do el acier­to de ele­gir­la pa­ra el pa­pel pro­ta­go­nis­ta ("Har­mony que­ría a al­guien inocen­te por­que pen­só que así mi per­so­na­je se­ría más sor­pren­den­te y mal­va­do", di­ce Se­le­na, que aña­de: "Y yo es­toy de acuer­do con él"). A Go­mez le pa­re­ció y le si­gue pa­re­cien­do bien es­ta si­tua­ción. Des­cri­be es­ta re­la­ción co­mo un ser­vi­cio "mu­tuo", co­mo una con­tra­pres­ta­ción. Ko­ri­ne la te­nía a ella y ella te­nía a Ko­ri­ne. Era un pac­to que vol­ve­ría a acep­tar si se lo ofre­cie­sen.

Otras ex­pe­rien­cias han si­do me­nos mu­tuas. Par­te de su ago­ta­mien­to con la fa­ma se de­be a que bue­na par­te de su tra­ba­jo fue ig­no­ra­do du­ran­te mu­cho tiem­po (era fa­mo­sa por sa­lir con Jus­tin Bie­ber o por ha­ber si­do una pie­za cla­ve en la ma­qui­na­ria Dis­ney, pe­ro no por sus mé­ri­tos la­bo­ra­les). Du­ran­te años, la ma­yor par­te de las pre­gun­tas que le lan­za­ban en las en­tre­vis­tas te­nían que ver con te­mas que no tra­ta­ban so­bre ella.

Re­vi­val, que sa­lió a la ven­ta en oc­tu­bre de 2015, pre­ten­día ser una reivin­di­ca­ción de in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía (las pri­me­ras pa­la­bras que can­ta Go­mez son: "I feel li­ke I've awa­ke­ned la­tely / The chains around me are fi­nally brea­king"). Es un dis­co en so­li­ta­rio con un tras­fon­do sin­ce­ro. De he­cho, Go­mez in­vi­tó úni­ca­men­te a un ar­tis­ta, el ra­pe­ro ASAP Rocky, que apa­re­ce en la pri­me­ra can­ción de Re­vi­val, Good for You. Es­ta co­la­bo­ra­ción se per­ci­bió des­de el pri­mer día co­mo una es­tra­te­gia de una jo­ven es­tre­lla del pop que bus­ca sen­tir­se más real.

Cuan­do se pu­bli­có el ál­bum, Se­le­na Go­mez fue te­ma cen­tral en la re­vis­ta Bill­board. En el tex­to in­clu­yen una ci­ta de Rocky, so­bre la cual le pre­gun­ta­mos. ¿Leís­te tu per­fil? "¿El de la por­ta­da? Sí". ¿Y re­pa­ras­te en la ci­ta de ASAP Rocky?". Aquí pa­re­ce al­go des­con­cer­ta­da: "¿Qué di­jo?". Lee­mos tex­tual­men­te de la re­vis­ta: "Es­tá desa­rro­llan­do su se­xua­li­dad", di­ce el ra­pe­ro de Har­lem, que no re­co­no­ció a Go­mez cuan­do es­cu­chó su ma­que­ta por pri­me­ra vez. "No creo que es­té al 100% to­da­vía. So­lo se ha ti­ra­do a Jus­tin Bie­ber, y eso si real­men­te lo ha he­cho, y aho­ra quie­re se­pa­rar­se de esa ima­gen", aña­de con una ri­si­ta. "Sin­ce­ra­men­te, no creo que ella an­du­vie­se bus­can­do un ver­da­de­ro nú­me­ro uno". "Sí", su­su­rra tras es­cu­char el pá­rra­fo. "Bueno, no lo sé. Sim­ple­men­te, creo, ac­tuó co­mo él es en reali­dad. Creo que le hi­ce sen­tir que te­nía de­re­cho a ex­pre­sar su pro­pia opi­nión so­bre mí. ¿Qué voy a de­cir?".

Lo can­ta­ba Frank Si­na­tra en Young at Heart, una le­tra que sue­na pin­ti­pa­ra­da pa­ra Claudio. A pe­sar de su as­pec­to sar­to­rial ita­liano, es un ti­po cam­pe­chano que sa­be co­nec­tar con las cla­ses hu­mil­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.