Mi­to­lo­gías

GQ (Spain) - - Firmas -

es­ta­dio Ber­na­béu de­be su nom­bre al pre­si­den­te que más tiem­po ha estado al fren­te del Real Ma­drid. Hi­jo de una épo­ca, Ber­na­béu fa­lle­ció cuan­do la épo­ca ter­mi­nó con él, es de­cir, con la lle­ga­da del ré­gi­men del 78. Du­ran­te su man­da­to, el Real Ma­drid ga­nó 16 li­gas es­pa­ño­las, me­dia do­ce­na de co­pas de Eu­ro­pa y dos hue­vos du­ros. El ar­gu­men­to que im­pe­ra­ba en la épo­ca era tes­ti­cu­lar, hay que ha­cer­se car­go.

Co­mo qui­so la le­yen­da, fue du­ran­te su pre­si­den­cia cuan­do se cons­tru­yó el es­ta­dio que lle­va su nom­bre. Un tem­plo bau­ti­za­do con el ape­lli­do pa­triar­cal de un hom­bre que se en­cen­día los pu­ros con bi­lle­tes. Bi­lle­tes y pu­ros, con esas dos pa­la­bras bien se po­dría ti­tu­lar la vi­da de San­tia­go Ber­na­béu. Lle­ga­ba a tan­to el vi­cio de San­tia­go Ber­na­béu que nom­bra­ría vi­ce­pre­si­den­te a Pa­co Mu­ñoz Lu­sa­rre­ta por­que era su pro­vee­dor de ha­ba­nos. Sue­le pa­sar cuan­do un hom­bre im­por­tan­te tie­ne adic­cio­nes, que el ca­me­llo ocu­pe un pues­to cer­cano.

Pe­ro si hay al­go por lo que San­tia­go Ber­na­béu se­rá re­cor­da­do, más allá del es­ta­dio y de los ca­me­llos, ese al­go va a ser la re­la­ción mi­to­ló­gi­ca con Di Sté­fano, cer­ca­na a la de un Sa­turno de­vo­ran­do a su crea­ción. Por­que fue San­tia­go Ber­na­béu el crea­dor del mi­to de la Sae­ta Ru­bia o eso dio a en­ten­der cuan­do, lle­ga­do el mo­men­to, se lo pu­so fá­cil a su crea­ción pa­ra que aban­do­na­se el club y fi­cha­se por el Español. Fue en 1964, ju­gán­do­se el Real Ma­drid su sép­ti­ma fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa en Vie­na con­tra el In­ter. El equi­po me­ren­gue aca­ba­ría per­dien­do y San­tia­go Ber­na­béu ce­rra­ría un epi­so­dio his­tó­ri­co pa­ra el club.

Se ne­ce­si­ta un chi­vo ex­pia­to­rio, un pa­ra­rra­yos de ten­sio­nes o, me­jor, que sean dos. Vol­vien­do a los hue­vos du­ros, San­tia­go Ber­na­béu los po­ne so­bre la me­sa del des­pa­cho y de­ci­de que el ju­ga­dor que va a acom­pa­ñar a Di Sté­fano va a ser el guar­da­me­ta Vi­cen­te, que ya es­ta­ba ad­ver­ti­do y, ade­más, ya se sa­be que el por­te­ro siem­pre car­ga con más res­pon­sa­bi­li­dad que cual­quier otro ju­ga­dor. Nun­ca po­drá pa­rar el com­ple­jo de cul­pa.

Ber­na­béu, en tono pa­triar­cal, con los hue­vos du­ros gol­pean­do la me­sa del desel pa­cho, va y le di­ce a Di Sté­fano que es­tá de­ci­di­do a crear la fi­gu­ra de má­na­ger ge­ne­ral con po­de­res. Le de­ja­ría a Di Sté­fano el mis­mo suel­do que te­nía co­mo ju­ga­dor pe­ro lo más im­por­tan­te es que tam­bién le de­ja­ba ele­gir al téc­ni­co. En esos mo­men­tos, el téc­ni­co era Miguel Mu­ñoz que, en su in­for­me so­bre el par­ti­do con­tra el In­ter, ha­bía pe­di­do la ca­be­za del fut­bo­lis­ta. A Di Sté­fano so­lo le que­dó huir del club pues su ver­da­de­ra ba­ta­lla es­ta­ba en los cam­pos de fút­bol. Así fue co­mo San­tia­go Ber­na­béu aca­bó con la tem­po­ra­li­dad de un mi­to y, por equivocación, pues no era su in­ten­ción, lo con­vir­tió en le­yen­da.

Lo que po­cos sa­ben es que el epi­so­dio re­cién ce­rra­do tu­vo co­mien­zo un par de años an­tes. El con­flic­to sur­gió por unas me­dias fe­me­ni­nas, al­go que has­ta en­ton­ces so­lo ha­bía pa­sa­do en­tre ju­ga­do­res de equi­pos con­tra­rios. Las me­dias eran de la mar­ca Berks­hi­re y la his­to­ria bien me­re­ce ser con­ta­da. Son prin­ci­pios de los 60 y Di Sté­fano, el as­tro ar­gen­tino afin­ca­do en Es­pa­ña, acep­ta la ofer­ta pa­ra pu­bli-

"Lo que mo­les­tó al pre­si­den­te Ber­na­béu fue que, de cin­tu­ra pa­ra arri­ba, Di Sté­fano vis­tie­se la ca­mi­se­ta del Real Ma­drid"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.