Gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Firmas -

ci­tar­se en un anun­cio de me­dias de mu­jer con el si­guien­te es­lo­gan: "Si yo fue­ra mi mu­jer, lu­ci­ría me­dias Berks­hi­re".

En el anun­cio apa­re­cía el fut­bo­lis­ta de cin­tu­ra pa­ra aba­jo con me­dias de mu­jer. Has­ta aquí no hu­bo pro­ble­ma al­guno pa­ra don San­tia­go. Lo que le mo­les­tó al pre­si­den­te fue que, de cin­tu­ra pa­ra arri­ba, Di Sté­fano vis­tie­se la ca­mi­se­ta del Real Ma­drid, con su es­cu­do en el pe­cho mien­tras mi­ra­ba a cá­ma­ra con los bra­zos en ja­rras. Es lo que tie­nen los asun­tos de la mi­to­lo­gía cuan­do se mez­clan con nues­tra tra­di­ción car­pe­to­ve­tó­ni­ca. El ma­chis­mo de las gra­das me­ren­gues con­si­de­ró en­ton­ces que un ju­ga­dor que se pres­ta­se a es­to no era digno de per­te­ne­cer a un club de ma­chos co­mo el Real Ma­drid.

La Es­pa­ña de la con­ges­tión y de los ca­los­tros ne­gros exi­gió que la cam­pa­ña fue­ra re­ti­ra­da y San­tia­go Ber­na­béu le pi­dió a Di Sté­fano que de­vol­vie­ra el di­ne­ro que ha­bía co­bra­do por pro­ta­go­ni­zar se­me­jan­te bo­chorno pa­ra el equi­po me­ren­gue. En­ton­ces fue que el as­tro ar­gen­tino se ne­gó a de­vol­ver el di­ne­ro pues se­gún di­jo, se lo ha­bía ga­na­do con sus pier­nas. A lo que don San­tia­go Ber­na­béu res­pon­dió con su ges­to ma­cho; el de los hue­vos du­ros so­bre la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.