Tie­ne 37 men­sa­jes nue­vos sin leer licor ca­fé

Por Ma­nuel Ja­bois -

GQ (Spain) - - Firmas -

Los men­sa­jes de tex­to son el mo­de­lo de con­ver­sa­ción más uti­li­za­do.

• No so­lo se envían men­sa­jes en­tre per­so­nas o gru­pos de per­so­nas, tam­bién se usan pa­ra co­mu­ni­car­se con or­de­na­do­res y bots.

• Un bot es un pro­gra­ma de or­de­na­dor que imi­ta la con­ver­sa­ción hu­ma­na. Más o me­nos.

• El for­ma­to de con­ver­sa­ción de los men­sa­jes de tex­to se usa tam­bién en la di­fu­sión de no­ti­cias.

• Pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción los men­sa­jes de tex­to son la for­ma na­tu­ral de co­mu­ni­car­se a tra­vés de mó­vi­les y or­de­na­do­res.

• La for­ma pre­fe­ri­da an­tes que ha­cer una lla­ma­da o que de­jar un men­sa­je de voz. Un au­dio de 30 se­gun­dos du­ra "una eter­ni­dad".

• El con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co mu­rió ha­ce años, pe­ro aún no le han da­do el re­ca­do. • Los pri­me­ros men­sa­jes de tex­to en­tre mó­vi­les se en­via­ron ha­ce po­co más de 20 años.

• El pri­mer men­sa­je de tex­to de­cía "burp" [eruc­to]. Lo es­cri­bió un tal Hay­den.

• Se sos­pe­cha que el ti­po se pa­só la no­che pre­pa­ran­do la prue­ba del en­vío y be­bien­do Co­ca-co­la.

• En­ton­ces ni ope­ra­do­ras ni fa­bri­can­tes de mó­vi­les cre­ye­ron mu­cho en los men­sa­jes de tex­to.

• La ca­ren­cia de fe era tal que du­ran­te años pa­ra es­cri­bir la le­tra 'c' en el mó­vil ha­bía que pul­sar cua­tro ve­ces la te­cla co­rres­pon­dien­te al 2. • 1876: ¿quién que­rría ha­blar por te­lé­fono pu­dien­do re­la­cio­nar­se en per­so­na?

• 1993: ¿quién que­rría es­cri­bir un men­sa­je de tex­to pu­dien­do ha­blar?

• An­tes "lla­mar por te­lé­fono" era se­ñal de ser ma­yor.

• Hoy "lla­mar por te­lé­fono" es se­ñal de ser vie­jo.

• Ca­da vez hay más gen­te que no sa­be por qué se lla­man te­lé­fo­nos.

• Ni en­tien­de que ha­ya que con­tra­tar una ta­ri­fa de voz.

• Hay quien pre­gun­ta có­mo se bo­rra la app lla­ma­da "te­lé­fono".

• El tex­to es­cri­to fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción crea­ti­va y en di­fe­ri­do.

• Eso a pe­sar de que es­cri­bir siem­pre ha te­ni­do al­go de cas­ti­go: to­mar apun­tes, ha­cer re­dac­cio­nes, dic­ta­dos…

• Tal vez cuan­do eras es­tu­dian­te tu­vis­te que co­piar 100 ve­ces la pa­la­bra 'ab­sor­ber'.

• Gra­má­ti­ca y or­to­gra­fía co­mo má­qui­nas de tor­tu­ra.

600 su­pe que pron­to se cum­pli­rían dos años des­de que ella no es­ta­ba, o des­de que yo no es­ta­ba con ella.

Cuan­do co­no­cí a Asia ella era una mu­jer bo­ni­ta, de unos 17 años, que siem­pre ju­ra­ba en fal­so y que no se de­ja­ba be­sar por cual­quie­ra. El pri­mer día que la vi lle­va­ba el pe­lo re­co­gi­do en dos lar­guí­si­mas co­le­tas y un ves­ti­do de co­lor azul, co­mo Dolores. El se­gun­do día que Asia y yo coin­ci­di­mos ella se ha­bía cor­ta­do el pe­lo y te­nía un no­vio que se ha­bía em­bar­ca­do y del que te­nía no­ti­cias por car­ta, al­go que Asia en­con­tra­ba ro­mán­ti­co, ya que su no­vio no sa­bía es­cri­bir y ella, mien­tras abría los so­bres re­cos­ta­da en la ca­ma con un ca­mi­són ro­sa, co­mo Lo­la, lo ima­gi­na­ba dic­tan­do fra­ses de amor en la po­pa. El día en que nos to­có enamo­rar­nos a Asia y a mí ya te­nía el pe­lo lar­go otra vez, mo­reno y en lla­mas, y lo de­ja­ba caer has­ta los hom­bros pa­ra que no se le vie­se la nu­ca, por­que ella odia­ba su nu­ca por al­gún mo­ti­vo en con­cre­to, de la mis­ma for­ma que odia­ba per­fec­tas es­tu­pi­de­ces sin ofre­cer nun­ca ex­pli­ca­cio­nes ra­cio­na­les. Te­nía, el día en el que nos enamo­ra­mos Asia y yo, 27 años. A su no­vio ya lo ha­bían des­pe­da­za­do los ti­bu­ro­nes del Pa­cí­fi­co; ella se li­mi­tó a de­cir que esa cla­se de muerte es "un ho­rror" pe­ro re­cor­dó que ape­nas lo ha­bía vis­to "dos se­ma­nas o así" an­tes de que se fue­se em­bar­ca­do.

Lo de los ti­bu­ro­nes lo ju­ró vehe­men­te­men­te, prue­ba de su tre­men­da ima­gi­na­ción, por­que quién va a po­ner­se a com­pro­bar que los des­apa­re­ci­dos de un nau­fra­gio en al­ta mar han muer­to con­ge­la­dos, ham­brien­tos, aho­ga­dos o en bo­ca de un ti­bu­rón.

Des­pués me en­te­ré de que sim­ple­men­te ha­bía ro­to la re­la­ción por me­dio de una car­ta que ella, pa­ra no ser me­nos que él, le dic­tó a su ma­dre. Asia men­tía por­que era me­jor cuan­do lo ha­cía; tam­bién me min­tió a mí, y yo dis­fru­ta­ba cuan­do lo adi­vi­na­ba. Du­dé de ella to­do cuan­to pu­de sal­vo de su edad. Los tíos de Asia se to­ma­ron la ta­rea muy en se­rio y en las pa­re­des de su vie­ja ca­sa, en una al­dea del in­te­rior ga­lle­go a ca­si 20 ki­ló­me­tros de la ciu­dad, per­ma­ne­cen pin­ta­dos a lá­piz pa­li­tos ta­cha­dos, cien­tos, mi­les de ellos, que son los par­ti­cu­la­res có­di­gos de barras de Asia: son la prue­ba de que vi­ve, de que tie­ne tan­tos años, tan­tos me­ses, in­clu­so es­tos días, cuan­do la vol­ví a ver en Ma­drid 20 años des­pués y no me re­co­no­ció o hi­zo co­mo si no me re­co­no­cie­se. Me ha­bían des­pe­da­za­do los ti­bu­ro­nes.

"A su no­vio lo ha­bían des­pe­da­za­do los ti­bu­ro­nes del Pa­cí­fi­co; ella se li­mi­tó a de­cir que esa cla­se de muerte es un 'ho­rror"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.