Es­te edi­fi­cio es lis­tí­si­mo

The Ed­ge, en Áms­ter­dam, tie­ne una apli­ca­ción que te co­no­ce tan­to co­mo tu ma­dre. Bueno, tan­to no, pe­ro ca­si ca­si.

GQ (Spain) - - Business -

Sé lo que es­tás ha­cien­do. Pa­re­ce el nom­bre de una pe­li de te­rror (y po­dría aca­bar sién­do­lo), aun­que en es­te ca­so tam­bién en­ca­ja co­mo es­lo­gan cor­po­ra­ti­vo del edi­fi­co más in­te­li­gen­te del mun­do. Ha­bla­mos de The Ed­ge, un blo­que de ofi­ci­nas desa­rro­lla­do en Áms­ter­dam por De­loit­te que dis­po­ne de una apli­ca­ción que co­nec­ta a los tra­ba­ja­do­res con su cen­tro de tra­ba­jo. Es de­cir: una app con­tro­la tu ho­ra­rio, te con­du­ce al es­pa­cio de apar­ca­mien­to más ade­cua­do y te asig­na dia­ria­men­te un pues­to di­fe­ren­te en fun­ción de tus ta­reas o de las reunio­nes que ten­gas pro­gra­ma­das pa­ra ese día (aquí se lle­va el hot des­king, ya que na­die tie­ne un es­cri­to­rio asig­na­do). Y aún hay más: una vez den­tro, la apli­ca­ción to­ma no­ta de nues­tras pre­fe­ren­cias de ilu­mi­na­ción y tem­pe­ra­tu­ra y ajus­ta el

am­bien­te a nues­tras ne­ce­si­da­des. Co­mo ca­bría es­pe­rar, to­do es­te se­gui­mien­to 2.0 des­pier­ta cier­tos re­ce­los con aque­llos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con nues­tra pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad. Sin em­bar­go, des­de De­loit­te di­cen que su sis­te­ma es­tu­dia la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da de for­ma acu­mu­la­ti­va y no in­di­vi­dual y ase­gu­ran que los da­tos se al­ma­ce­nan en un ser­vi­dor de ac­ce­so en­crip­ta­do. Es­to quie­re de­cir que tu je­fe no po­drá sa­ber si te es­ca­queas o no… al me­nos de mo­men­to.

CO­MO UN CAM­PO DE GI­RA­SO­LES Den­tro del blo­que hay un gran atrio cons­trui­do en cris­tal, con pa­ne­les que se mue­ven pa­ra re­fle­jar la ma­yor can­ti­dad de luz po­si­ble y crear un am­bien­te cá­li­do en in­vierno y fres­co en ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.