Al éxi­to por los va­lo­res

Ha­ce 40 años, Pe­la­yo de la Ma­ta he­re­dó el com­pro­mi­so de pre­ser­var en ma­nos de la fa­mi­lia el hol­ding eri­gi­do por su pa­dre. Hoy, 75 años des­pués, Var­ma, la gran dis­tri­bui­do­ra es­pa­ño­la de es­pi­ri­tuo­sos, ali­men­ta­ción y vi­nos, go­za de una ex­ce­len­te sa­lud .

GQ (Spain) - - Business -

Dis­tri­bui­mos mar­cas in­ter­na­cio­na­les y las con­ver­ti­mos en éxi­tos lo­ca­les". Es­te es el san­to y se­ña de Gru­po Var­ma, la em­pre­sa fa­mi­liar que Pe­la­yo de la Ma­ta y Pobes, mar­qués de Var­gas y con­de de San Cris­tó­bal, asu­mió tras el fa­lle­ci­mien­to de Hi­la­rio de la Ma­ta, su pa­dre y fun­da­dor del ne­go­cio. Des­de 1942, la com­pa­ñía ha cam­bia­do de nom­bre al tiem­po que cre­cía y asu­mía la dis­tri­bu­ción de, se­gu­ra­men­te, mu­chas de tus be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas fa­vo­ri­tas: Ron Bar­ce­ló, Jack Da­niel's, Hen­drick's Gin, Glen­fid­dich, Di­sa­ronno, Coin­treau, Te­qui­la He­rra­du­ra o Mas­ter's Lon­don Dry Gin… por ci­tar so­lo al­gu­nas.

"Es­ta­mos es­pe­cial­men­te or­gu­llo­sos de que el nues­tro si­ga sien­do un ne­go­cio fa­mi­liar. An­tes, la dis­tri­bu­ción de vi­nos y es­pi­ri­tuo­sos es­ta­ba en ma­nos de em­pre­sas fa­mi­lia­res, aho­ra so­lo que­da Var­ma. Nues­tra prin­ci­pal com­pe­ten­cia son las cua­tro gran­des mul­ti­na­cio­na­les, las mis­mas que nos han em­pu­ja­do a cre­cer y me­jo­rar, pe­ro siem­pre man­te­nien­do el la­do hu­mano del ne­go­cio, el tra­to di­rec­to con nues­tros clien­tes y em­plea­dos. A fin de cuen­tas, tam­bién so­mos una mul­ti­na­cio­nal, por mu­chas de nues­tras for­mas de ac­tuar, pe­ro con la per­so­na­li­dad de una em­pre­sa fa­mi­liar", ad­vier­te Pe­la­yo de la Ma­ta, ar­tí­fi­ce de guiar con éxi­to a su gru­po des­de 1976 has­ta hoy. "Lo cier­to es que ni el director ge­ne­ral –su her­mano José Ma­nuel– ni el pre­si­den­te –él mis­mo– cam­bian muy a me­nu­do en Var­ma [ri­sas]. En­tre unas cosas y otras, lle­vo aquí 50 años".

Sin em­bar­go, una pa­sión pre­va­le­ce so­bre las otras en la ca­rre­ra de es­te mar­qués de plan­ta es­tu­pen­da, tra­je im­pe­ca­ble y char­la tan ani­ma­da co­mo di­ver­ti­da: el vino. Por­que Var­ma, al mar­gen de li­co­res, pro­duc­tos de ali­men­ta­ción y cui­da­do per­so­nal, dis­tri­bu­ye los vi­nos de la fa­mi­lia: Mar­qués de Var­gas (Rio­ja), Con­de de San Cris­tó­bal (Ri­be­ra del Due­ro) y

Pa­zo de San­to Mau­ro (Rías Bai­xas). Es­ta re­la­ción con las bue­nas uvas co­men­zó en 1989 con la cons­truc­ción de la bo­de­ga Mar­qués de Var­gas en la pro­pie­dad fa­mi­liar de Ha­cien­da Pra­do­la­gar, en Logroño, en pleno co­ra­zón del va­lle del Ebro, en la zo­na co­no­ci­da co­mo Los Tres Mar­que­ses.

GQ: Le­van­tar es­ta bo­de­ga sig­ni­fi­có ha­cer reali­dad el sue­ño aca­ri­cia­do por tu pa­dre. Es, pues, mu­cho más que otra par­te del ne­go­cio, ¿no? PE­LA­YO DE LA MA­TA: Mi bi­sa­bue­lo plan­tó las pri­me­ras vi­des en Pra­do­la­gar. Mi fa­mi­lia te­nía vin­cu­la­ción con Bo­de­gas Fran­co-es­pa­ño­las, éra­mos los ac­cio­nis­tas más im­por­tan­tes. En­ton­ces a mi pa­dre se le ocu­rrió la idea de ha­cer un vino con nues­tro nom­bre, pe­ro no se lle­vó a ca­bo por­que no re­sul­ta­ba de­ma­sia­do éti­co. Cuan­do se ven­die­ron las Fran­co-es­pa­ño­les (a Ru­ma­sa) vi­mos que el mo­men­to ha­bía lle­ga­do. Y em­pe­za­mos a tra­ba­jar nues­tras 60 hec­tá­reas, de las que sa­len 300.000 bo­te­llas. Hay mu­cho amor en Mar­qués de Var­gas, al­go que va mu­cho más allá del ne­go­cio. GQ: ¿Y có­mo es la re­la­ción en­tre los tres mar­que­ses: Mu­rrie­ta, Ro­me­ral y Var­gas? P. M.: En el pa­sa­do la re­la­ción per­so­nal era dis­tin­ta, más cer­ca­na. Mu­rrie­ta no te­nía hi­jos, así que ven­dió. Y los hi­jos de Ro­me­ral tam­po­co que­rían se­guir, con lo cual se tro­ceó y se ven­dió. Le­van­tar nues­tra bo­de­ga nos pa­re­ció que era la me­jor ma­ne­ra de man­te­ner esa tie­rra; y así lo hi­ci­mos, so­bre una es­pe­cie de pa­la­ce­te, so­bre el châ­teau que ha­bía cons­trui­do mi abue­lo y en el que pa­sá­ba­mos las va­ca­cio­nes. So­mos los úni­cos de Rio­ja con es­te con­cep­to de bo­de­ga-châ­teau. GQ: Te for­ma­ron pa­ra ser em­pre­sa­rio. ¿Ha­brías que­ri­do ser otra co­sa? P. M.: Lo cier­to es que cre­cí con la sen­sa­ción de que te­nía que se­guir en el ne­go­cio. Al prin­ci­pio me sen­tía un po­co ra­ro, pe­ro mi pa­dre tu­vo la ha­bi­li­dad de en­ve­ne­nar­me con es­ta em­pre­sa que, to­do hay que de­cir­lo, cuen­ta con fa­ce­tas muy atrac­ti­vas que mi pa­dre uti­li­zó pa­ra se­du­cir­nos. ¿Por ejem­plo? Los even­tos so­cia­les. GQ: ¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te que uno co­noz­ca bien a sus clien­tes? P. M.: Es vi­tal. Nues­tros clien­tes son lo más im­por­tan­te, to­da nues­tra ac­ti­vi­dad gi­ra en torno a ellos. No hay otra fór­mu­la. El clien­te ha si­do el cen­tro de nues­tra ac­ti­vi­dad, he­mos in­ten­ta­do aten­der­lo, res­pe­tar­lo, dar­le el ser­vi­cio que me­re­ce… y pa­ra eso es muy im­por­tan­te tam­bién es­tar muy li­ga­dos a los pres­crip­to­res… del su­mi­ller del res­tau­ran­te a los pe­rio­dis­tas co­mo vo­so­tros. GQ: ¿Se­gui­rá Var­ma sien­do una em­pre­sa fa­mi­liar o su­cum­bi­rá a la ofer­ta de al­gu­na mul­ti­na­cio­nal? P. M.: So­mos cin­co ac­cio­nis­tas con el idén­ti­co nú­me­ro de par­ti­ci­pa­cio­nes. Nues­tro éxi­to es que he­mos sa­bi­do man­te­ner­nos uni­dos gra­cias a una se­rie de pro­to­co­los fa­mi­lia­res. Aho­ra es­ta­mos afron­tan­do el tras­pa­so a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, que fue un man­da­to que nues­tro pa­dre nos de­jó bien cla­ro. Los de­sig­nios de Var­ma los con­du­ci­rá al­guien de la fa­mi­lia, pe­ro se­rá sin du­da el más pre­pa­ra­do. Te­ne­mos tres can­di­da­tos de tres ra­mas dis­tin­tas y he­mos pe­di­do a una con­sul­to­ra ex­ter­na que nos ayu­de a ele­gir al más ca­pa­ci­ta­do. GQ: ¿De qué ma­de­ra hay que es­tar he­cho pa­ra tra­ba­jar jun­to a Pe­la­yo de la Ma­ta en Var­ma? P. M.: Co­mo te co­men­to, no ele­gi­mos a de­do; pe­ro sí es cier­to que, per­so­nal­men­te, le doy mu­cha im­por­tan­cia al ser hu­mano que ten­go fren­te a mí. A mi edad (70 años) ten­go ya cier­ta ex­pe­rien­cia de la vi­da que me in­cli­na a pen­sar que hay va­lo­res per­so­na­les, co­mo la éti­ca o la leal­tad, mu­cho más im­por­tan­tes que el ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co o la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal más bri­llan­te. Crée­me si te di­go que la fal­ta de va­lo­res en la vi­da lle­va a la des­com­po­si­ción de cual­quier or­ga­ni­za­ción.

LOS PIES EN LA TIE­RRA "Lle­var un tí­tu­lo no­bi­lia­rio sig­ni­fi­ca que un an­te­pa­sa­do tu­yo hi­zo al­go gran­de por Es­pa­ña. Eso im­pli­ca una res­pon­sa­bi­li­dad: la de man­te­ner el ape­lli­do en al­to. La gen­te que pa­sea tí­tu­los por pu­ra va­ni­dad no me in­tere­sa", apun­ta Pe­lay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.