Al­guien te es­tá mi­ran­do DANIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE OC­TU­BRE NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

A FI­NA­LES DEL SI­GLO XVIII, el fi­ló­so­fo in­glés Je­remy Bent­ham di­se­ñó un mo­de­lo de cár­cel fu­tu­ris­ta al que de­no­mi­nó pan­óp­ti­co. Me­dian­te un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de es­pe­jos, un úni­co guar­dián po­día vi­gi­lar a cual­quie­ra de los pre­sos en­ce­rra­dos en las cel­das –en cual­quier ins­tan­te del día– sin que ellos pu­die­ran sa­ber en qué mo­men­to exac­to eran ob­ser­va­dos. Tan so­lo era un ex­pe­ri­men­to men­tal y no per­se­guía lle­var­se a la prác­ti­ca, pe­ro sí pre­ten­día de­mos­trar que los se­res hu­ma­nos ten­de­mos a com­por­tar­nos de mo­do bien dis­tin­to cuan­do sa­be­mos que al­guien nos pue­de es­tar mi­ran­do. Y di­go pue­de por­que pue­de ser que sí o pue­de ser que no (co­mo el ga­to de Schrö­din­ger, co­mo el la­ti­gui­llo de Ra­joy); qui­zá no ha­ya na­die al otro la­do en ese ins­tan­te; o tal vez la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad que nos apun­ta es­té ro­ta o apa­ga­da, pe­ro el sim­ple he­cho –la me­ra po­si­bi­li­dad– de que pue­dan es­tar vién­do­nos con­di­cio­na to­tal­men­te nues­tro com­por­ta­mien­to. Han pa­sa­do más de 200 años des­de en­ton­ces y la ima­gen dis­tó­pi­ca que re­fle­ja­ba el pan­óp­ti­co se nos an­to­ja hoy muy po­qui­ta co­sa, al­go ca­si pue­ril. Por­que ad­mi­tá­mos­lo sin mie­do, di­gá­mos­lo tran­qui­la­men­te: ¿no se ase­me­ja nues­tro mun­do ac­tual bas­tan­te a aque­lla cár­cel?

Lo que nun­ca pu­do lle­gar a sos­pe­char el bueno de Bent­ham, sin em­bar­go, es que al pri­sio­ne­ro de es­te si­glo no so­lo le iba a dar exac­ta­men­te

XXI igual ser ob­ser­va­do sino que –más bien al con­tra­rio– has­ta le iba a po­ner. To­do su en­tra­ma­do se ba­sa­ba en una sim­ple idea: la ver­güen­za que pro­vo­ca en el in­di­vi­duo el sen­tir­se mi­ra­do… ¿Ver­güen­za? ¿Qué es eso? Un con­cep­to más desusa­do que las cin­tas de ví­deo. Lo ve­mos cons­tan­te­men­te en los gran­des even­tos de­por­ti­vos: de pron­to, un es­pec­ta­dor des­pis­ta­do se des­cu­bre en­fo­ca­do en la pan­ta­lla gi­gan­te del es­ta­dio –qui­zá bos­te­zan­do o ri­dí­cu­la­men­te dis­fra­za­do– des­nu­do an­te la mi­ra­da de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. ¿Y cuál es su reac­ción? ¿Em­ba­ra­zo? ¿Ru­bor? En ab­so­lu­to. Al­bo­ro­zo, fe­li­ci­dad, cuan­do no di­rec­ta­men­te eu­fo­ria. El fe­nó­meno Gran Her­mano ele­va­do a la po­ten­cia Ins­ta­gram.

Pa­ra mu­cha gente, es­pe­cial­men­te los na­ci­dos an­tes de los años 90, re­sul­ta asom­bro­sa la fal­ta ab­so­lu­ta de pu­dor que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ex­hi­ben en las re­des so­cia­les. Su to­tal de­sin­te­rés por el con­cep­to privacidad. Hay al­go muy pro­fun­do ahí, al­go que es­tá cam­bian­do; y no siem­pre re­sul­ta fá­cil de en­ten­der. La fa­mo­sa era mi­llen­nial ha cre­ci­do en una es­pe­cie de pan­óp­ti­co glo­bal y ha asi­mi­la­do una se­rie de for­mas y cos­tum­bres no siem­pre bien com­pren­di­das. El efec­to sel­fie, por ejem­plo (más que una moda, un es­tra­to ya an­tro­po­ló­gi­co), tien­de a ser ex­pli­ca­do –de for­ma al­go sim­plis­ta– co­mo pu­ro narcisismo, una me­ra re­afir­ma­ción del yo. Sin em­bar­go, es­tos au­to­rre­tra­tos di­gi­ta­les so­lo ad­quie­ren ver­da­de­ro sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do cuan­do son com­par­ti­dos por la co­mu­ni­dad. Exis­ten pa­ra ser ob­ser­va­dos. Y por cuan­ta más gente, me­jor. Com­pi­ten por ob­te­ner el po­der que pro­por­cio­na la aten­ción de los de­más y por tan­to… ¡Pe­ro es­pe­ra un se­gun­do, tío, no te mue­vas! ¡Di­si­mu­la, di­si­mu­la! ¡Son­ríe, haz co­mo que no te en­te­ras! Es­cu­cha, no te des jus­to la vuel­ta aho­ra, pe­ro de­ja que te di­ga una co­sa (¿no lo no­tas?):

Ju­ra­ría que al­guien nos es­tá mi­ran­do. Es uno de nues­tros fo­tó­gra­fos de moda de ca­be­ce­ra, de ahí que le pi­dié­ra­mos que nos acom­pa­ña­se a la gris Mán­ches­ter pa­ra dar­le un po­co de co­lor a nues­tro per­so­na­je de por­ta­da: Pep Guar­dio­la. Es­ta nue­va tem­po­ra­da es­tá pensada pa­ra que ex­pri­mas ca­da oca­sión. Así la han idea­do los gran­des di­se­ña­do­res y así la ha re­gis­tra­do es­te ex­cep­cio­nal fo­tó­gra­fo, fir­ma ha­bi­tual de nues­tros editoriales de moda. Pe­rio­dis­ta y exatle­ta (par­ti­ci­pó en los JJ. OO. de Moscú 1980), es tam­bién la per­so­na que me­jor sa­be có­mo se las gas­ta Guar­dio­la den­tro de un te­rreno de jue­go. Su re­por­ta­je de por­ta­da da fe de ello. Es­te ar­tis­ta ja­po­nés com­bi­na ob­je­tos co­ti­dia­nos y pers­pec­ti­va pa­ra crear au­tén­ti­cos uni­ver­sos en mi­nia­tu­ra. Sí­gue­lo en (@ta­na­ka_ tat­su­ya) y alu­ci­na. O me­jor: pa­sa pá­gi­nas y des­cú­bre­lo aquí mis­mo.

SER­GI PONS

TA­NA­KA TAT­SU­YA

ÁL­VA­RO BEAMUD

MAR­TÍ PE­RAR­NAU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.