El hom­bre ce­bo­lla

El ac­tor Jes­se Ei­sen­berg de­bu­ta co­mo es­cri­tor en la es­te­la de Woody Allen.

GQ (Spain) - - Intro -

Al­gu­nas ve­ces bas­ta con re­ti­rar la ca­pa más su­per­fi­cial de una ce­bo­lla pa­ra que se re­ve­le al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te, un in­gre­dien­te mu­cho más ju­go­so, más atrac­ti­vo. Con al­gu­nas per­so­nas ocu­rre lo mis­mo. Pen­se­mos, por ejem­plo, en Jes­se Ei­sen­berg (Nue­va York, 1983). Si mi­ra­mos un po­co más allá de su fa­ce­ta co­mo ac­tor, des­cu­bri­re­mos a un es­cri­tor in­te­li­gen­te, com­ple­jo e in­tere­san­te. Lo co­no­ci­mos gra­cias a Mark Zuc­ker­berg, al que in­ter­pre­ta­ba en La red so­cial. Lue­go se fue abrien­do un hue­co ca­da vez ma­yor con películas co­mo Aho­ra me ves, Bat­man v. Su­per­man o con su fi­cha­je co­mo pro­ta­go­nis­ta de los úl­ti­mos tra­ba­jos de Woody Allen, A Ro­ma con amor y Ca­fé So­ciety. Pre­ci­sa­men­te con el di­rec­tor neo­yor­quino com­par­te al­gu­nas de las se­ñas de iden­ti­dad que en­con­tra­mos en su de­but li­te­ra­rio, la co­lec­ción de re­la­tos El be­su­go me da hi­po y otras historias (Re­ser­voir Books): hu­mor in­te­lec­tual con tin­tes ju­díos, crí­ti­ca so­cial be­nig­na, uso del sar­cas­mo y la iro­nía, do­mi­nio de los diá­lo­gos, dra­mas co­ti­dia­nos re­co­no­ci­bles por las neu­ro­sis de sus per­so­na­jes y la inevi­ta­ble pre­sen­cia de te­ra­peu­tas y psi­quia­tras. Al­gu­nos de los re­la­tos del li­bro fue­ron pu­bli­ca­dos pre­via­men­te en la sec­ción Shouts & Mur­murs, de The New Yor­ker, y pa­re­cen, a ve­ces, pe­que­ñas obras de tea­tro, no en vano la de dra­ma­tur­go es otra de las ca­pas de la ce­bo­lla que en­vuel­ve al sor­pren­den­te Jes­se Ei­sen­berg. EN­RI­QUE BUERES

EL CON­TA­BLE ( o un nue­vo su­per­hé­roe pa­ra Ben Af­fleck )

pa­ra su nue­vo pro­pie­ta­rio, así que se ha bus­ca­do una (po­si­ble) nue­va fran­qui­cia sos­te­ni­da so­bre una pre­mi­sa atrac­ti­va: ¿y si un mis­te­rio­so con­ta­ble que tra­ba­ja pa­ra to­do ti­po de clien­tes si­nies­tros fue­ra, en reali­dad, un ar­ma le­tal con crá­neo pri­vi­le­gia­do? Af­fleck re­par­te man­do­bles y plo­mo en al­gu­nas se­cuen­cias di­ri­gi­das, con buen pul­so, por Ga­vin O'con­nor (au­tor de la ex­ce­len­te Wa­rrior), pe­ro su in­te­li­gen­cia exa­cer­ba­da es la au­tén­ti­ca ba­se de su atrac­ti­vo. Un nue­vo héroe geek, pues, acom­pa­ña­do por An­na Ken­drick en es­ta sin­gu­lar his­to­ria de orígenes.

Es­treno: >

21 de oc­tu­bre

POR Tres no­ve­da­des fir­ma­das por una pe­rio­dis­ta (re­dac­to­ra je­fe de Va­nity Fair), un coach y un mú­si­co. 'MI NOM­BRE ES SE­NA' En pa­la­bras de San­tia­go Roncagliolo, es­ta no­ve­la "pa­re­ce un trián­gu­lo amo­ro­so o un li­bro de via­jes por Is­rael, Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Ru

La Bat­cue­va no era su­fi­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.