Crónicas os­cu­ras

Tras vi­vir una tra­ge­dia, Nick Ca­ve re­gre­sa a la mú­si­ca acom­pa­ña­do una vez más por The Bad Seeds, su ban­da de fo­ra­ji­dos mu­si­ca­les.

GQ (Spain) - - Intro -

La mú­si­ca de Nick Ca­ve se cons­tru­ye en torno a esa ex­tra­ña mez­cla que for­man la fe­li­ci­dad y el do­lor, el pe­ca­do y la re­den­ción, la be­lle­za y el ho­rror. "No me in­tere­sa lo que com­pren­do bien", di­ce el aus­tra­liano, quien co­men­zó su ca­rre­ra con The Birth­day Party, un ala­ri­do post­punk que lle­vó al rock a un rin­cón os­cu­ro que has­ta en­ton­ces na­die ha­bía vi­si­ta­do. Su repu­tación, no obs­tan­te, cre­ció du­ran­te su tra­yec­to­ria en so­li­ta­rio. Con­si­de­ra­do en los 80 co­mo un pro­vo­ca­dor, aca­bó sien­do acep­ta­do co­mo unex­plo­ra­dor­de­la­no­cheos­cu­ra del alma co­mo an­tes que él lo ha­bían si­do Leo­nard Cohen y Lou Reed. Una con­di­ción que a lo lar­go de los años han ido co­rro­bo­ran­do obras co­mo Your Fu­ne­ral My Trial (1986), Ten­der Prey (1990), Mur­der Ba­llads (1996), The­boat­man'scall (1997) o Push the Sky Away (2013).

"¿Quién co­no­ce su pro­pia his­to­ria?", se pre­gun­ta­ba Nick Ca­ve en 20.000 días en la Tie­rra (2014),una­de­la­súl­ti­mas­pie­zas clave en la cons­truc­ción ar­tís­ti­ca de su per­so­na­je. "No tie­ne sen­ti­do pen­sar­lo mien­tras la es­ta­mos vi­vien­do. To­do es cla­mor y con­fu­sión. Se con­vier­te en his­to­ria cuan­do la con­ta­mos una­yo­tra­vez".so­bre­co­ge­pen­sar que su nue­vo ál­bum, Ske­le­ton Tree (Ko­balt / Pops­tock!) es­tá en par­te crea­do ba­jo la in­fluen­cia de un he­cho tan do­lo­ro­so que ni si­quie­ra so­mos ca­pa­ces de po­ner­le nom­bre.

En ju­lio de 2015, Ca­ve per­dió a su hi­jo Art­hur tras su­frir es­te una caí­da mor­tal. Es cier­to, na­die co­no­ce su pro­pia his­to­ria, y na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra su­pe­rar un ca­pí­tu­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro si exis­te al­gu­na ma­ne­ra de ha­cer­lo qui­zá sea trans­for­man­do es­tas ex­pe­rien­cias en le­tras y can­cio­nes.

La vi­da y la obra de Ca­ve son ca­si lo mis­mo. Un ejem­plo: se enamo­ró de PJ Har­vey en pleno ro­da­je del ví­deo de la can­ción Henry Lee. En­tre fo­cos tu­vo lu­gar el fle­cha­zo, el na­ci­mien­to de una pa­sión fil­ma­da en tiem­po real. Se ru­mo­rea que tam­bién tu­vo un af­fair con Ky­lie Mi­no­gue, otro due­to que tras­cen­dió el es­tu­dio de gra­ba­ción. Pe­ro fue la mo­de­lo Su­sie Bick, su pa­re­ja des­de 1997 y con quien tu­vo a los ge­me­los Art­hur y Earl, quien se con­ver­ti­ría en esa fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra ese ri­tual en el que, se­gún Ca­ve, "ca­da ins­tan­te sa­gra­do y se­cre­to en­tre ma­ri­do y mu­jer es ca­ni­ba­li­za­do, tri­tu­ra­do y es­cu­pi­do en for­ma de can­ción". Ese ma­te­rial (y su co­rres­pon­dien­te re­ver­so, he­cho­de­lá­gri­mas­yes­pe­ran­za), es el com­bus­ti­ble que nu­tre el uni­ver­so de ese de­vo­ra­dor lla­ma­do Nick Ca­ve y ali­men­ta la lla­ma de Ske­le­ton Tree. POR RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.