Mor­dis­co ir­lan­dés

El ro­man­ce de la po­de­ro­sa Ap­ple con el país cel­ta ha aca­ba­do en mul­ta mi­llo­na­ria. Te ex­pli­ca­mos por qué.

GQ (Spain) - - Intro -

La­co­mi­sió­neu­ro­peahaor­de­na­do­pa­gar a Ap­ple 13.000 mi­llo­nes de eu­ros en im­pues­to­sal­go­bier­no­deir­lan­da,pe­ro Ir­lan­da­no­quie­re­co­brar­los.¿có­mo?¿sehan vuel­to lo­cos los ir­lan­de­ses? No sa­be­mos si el pue­blo opi­na­rá lo mis­mo, pe­ro el Go­bierno tie­ne cla­ro que no quie­re ese di­ne­ro. Pa­re­ce el mun­do al re­vés, pe­ro tie­ne su ex­pli­ca­ción (lo que no sig­ni­fi­ca que ten­ga jus­ti­fi­ca­ción). Por un la­do, te­ne­mos la agre­si­va po­lí­ti­ca de im­pues­tos de Ir­lan­da pa­ra atraer mul­ti­na­cio­na­les, que si­túa es­te im­pues­to en el 12,5% so­bre be­ne­fi­cios (en Es­pa­ña es de un 30%). Sin em­bar­go, el asun­to Ap­ple es mu­cho más com­ple­jo y va más allá, por­que la com­pa­ñía fun­da­da por Ste­ve Jobs, me­dian­te una ar­qui­tec­tu­ra muy fi­na de es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias, y con la com­pli­ci­dad del Go­bierno de Du­blín, ha lle­ga­do, en la prác­ti­ca, a ca­si no pa­gar na­da de im­pues­tos des­de 2003. Y Bru­se­las ha di­cho bas­ta.

¿Có­mo lo ha­cían? Pon­ga­mos co­mo ejem­plo Es­pa­ña. La Ap­ple Sto­re y de­más pun­tos de ven­ta au­to­ri­za­dos de nues­tro país com­pran­los­te­lé­fo­nos,las­ta­ble­tasy­lo­sor­de­na­do­res que nos ven­den a no­so­tros a una ma­triz ra­di­ca­da en Ir­lan­da. Sin em­bar­go, los com­pran a pre­cios ar­ti­fi­cial­men­te al­tí­si­mos, lo que ha­ce que su mar­gen de be­ne­fi­cios sea po­co me­nos que sim­bó­li­co. Y co­mo los im­pues­tos se pa­gan por be­ne­fi­cios (un 30%), pues un 30% de ca­si ce­ro es ca­si ce­ro. Ap­ple Ir­lan­da es la que se fo­rra a man­sal­va, por­que re­gis­tra to­das las ven­tas de to­da Eu­ro­pa. El si­guien­te pa­so fue li­brar­se de ese 12,5% por par­te de la fir­ma ir­lan­de­sa. Y pa­ra eso, se­gún la Co­mi­sión Eu­ro­pea, la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na se be­ne­fi­ció de dos­re­so­lu­cio­nes­fis­ca­le­se­mi­ti­das­po­rir­lan­da so­bre la dis­tri­bu­ción in­ter­na de be­ne­fi­cios. Di­chas re­so­lu­cio­nes per­mi­tían a Ap­ple Sa­les In­ter­na­tio­nal en Ir­lan­da man­dar a una "ad­mi­nis­tra­ción cen­tral" la ma­yor par­te de los be­ne­fi­cios. Di­cho en­te "no con­ta­ba ni con em­plea­dos ni con lo­ca­les pro­pios", se­gún Bru­se­las. So­lo se reunía de vez en cuan­do la Jun­ta Di­rec­ti­va, que efec­ti­va­men­te es­ta­ba con­fi­gu­ra­da por gente de Ap­ple. Pa­ra ha­cer­nos una idea de cuán­to di­ne­ro se que­dó esa "ad­mi­nis­tra­ción cen­tral" fan­tas­ma y cuán­to se que­dó Ap­ple Ir­lan­da, la de­nun­cia ex­pli­ca que en 2011 la em­pre­sa ga­nó16.000mi­llo­nes­deeu­ros,pe­ro­se­trans­fi­rie­ro­nae­saen­ti­dad­fan­tas­ma15.950mi­llo­nes. Eso im­pli­ca que Ap­ple Sa­les en Ir­lan­da "so­lo" ga­nó 50 mi­llo­nes de eu­ros, por lo que pa­gó en im­pues­tos me­nos de diez mi­llo­nes. O sea, que de ese to­tal de 16.000 mi­llo­nes, la­mul­ti­na­cio­nal­ca­li­for­nia­na por sus ope­ra­cio­nes en la UE so­lo pa­gó el 0,05% de su be­ne­fi­cio to­tal anual. Ce­ro pa­ta­te­ro. Y so­lo en 2011. Pe­ro por si es­to fue­ra po­co, es­te sis­te­ma si­guió "pro­gre­san­do" has­ta el pun­to de que en 2014 esa fac­tu­ra so­lo lle­gó al 0,005%. ¿Có­mo te que­das? Tal y co­mo ex­pli­ca la Co­mi­sión Eu­ro­pea, for­mal­men­te las dos re­so­lu­cio­nes fis­ca­les es­pe­cí­fi­cas que se apro­ba­ron en 1991 y 2007 por par­te del go­bierno ir­lan­dés son le­ga­les. Sin em­bar­go, la con­se­cuen­cia de di­cha nor­ma­ti­va es una dis­tri­bu­ción de be­ne­fi­cios "ca­ren­te de jus­ti­fi­ca­ció­ne­co­nó­mi­caob­je­ti­va",así­que­con­clu­ye­quees"ar­ti­fi­cial",por­lo­que­la­con­se­cuen­cia es una ayu­da de es­ta­do ile­gal pa­ra Ap­ple den­tro del mar­co eu­ro­peo.

La de­nun­cia no po­ne en te­la de jui­cio ni el sis­te­ma ge­ne­ral de im­pues­tos de Ir­lan­da (un 12,5% pa­ra so­cie­da­des) ni el cu­rio­so sis­te­ma que ex­pli­cá­ba­mos an­tes so­bre có­mo Ap­ple se or­ga­ni­za pa­ra "re­pa­triar" be­ne­fi­cios de Es­pa­ña, Fran­cia o Ale­ma­nia. La co­sa es que al fi­nal los fun­cio­na­rios eu­ro­peos han ido su­man­do año a año el di­ne­ro que se ha de­ja­do de pa­gar a las ar­cas irlandesas y el sal­do fi­nal es de 13.000 mi­llo­nes, que ni unos quie­ren pa­gar, ló­gi­ca­men­te, ni los otros quie­ren co­brar, pa­ra­dó­ji­ca­men­te. En cual­quier ca­so, Bru­se­las in­vi­ta al res­to de paí­ses a re­cla­mar "su par­te" de to­do es­te en­tra­ma­do, por si al­guien quie­re pi­llar par­te del pas­tel.

IR­LAN­DA (Y DE IN­DIA, ÁFRI­CA Y ORIEN­TE ME­DIO) POR JOA­QUÍN ORTEGA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.