Oc­to­ber U2

GQ (Spain) - - La Gq Pedia -

Sea­mos ho­nes­tos: Oc­to­ber es el dis­co mas re­gu­le­ro de U2. No lo de­ci­mos no­so­tros, lo di­cen los se­gui­do­res de la ban­da –es ha­bi­tual ver­lo co­mo fa­ro­li­llo ro­jo en las lis­tas de pre­fe­ren­cias de los fans– y lo di­cen los nú­me­ros –se es­ti­ma que se ven­die­ron cer­ca de un mi­llón de co­pias, ci­fra por la que ma­ta­rían mu­chos otros pe­ro que se que­da cor­ta si la encajamos en la dis­co­gra­fía de los ir­lan­de­ses–. Sin em­bar­go, es­te dis­co que aho­ra cum­ple 35 años sur­gió de dos historias que me­re­cen ser con­ta­das. Em­pe­ce­mos.

En pri­mer lu­gar, Oc­to­ber es la obra más es­pi­ri­tual del cuar­te­to. Se pu­bli­có en 1981, 12 me­ses des­pués de Boy, el de­but de los du­bli­ne­ses. Con es­te pri­mer tra­ba­jo, Bono, The Ed­ge, Adam Clay­ton y Larry Mu­llen Jr. rom­pie­ron to­das las ex­pec­ta­ti­vas. No so­lo co­lo­ca­ron su ópe­ra pri­ma en las es­tan­te­rías de ca­si to­das las tien­das de dis­cos del mun­do sino que tam­bién tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de gi­rar du­ran­te me­ses por EE UU, pri­vi­le­gio re­ser­va­do pa­ra músicos de ca­rre­ra con­tras­ta­da. No obs­tan­te, los cha­va­les no se de­ja­ron ce­gar por las lu­ces del éxi­to y, al re­gre­sar a ca­sa tras el Boy Tour, los tres miem­bros ca­tó­li­cos de la for­ma­ción (Bono, The Ed­ge y Larry Mu­llen Jr.) de­ci­die­ron unir­se a Sha­lom, un gru­po cris­tiano en el que se leía la Bi­blia, pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta que mar­ca­ría el des­tino de la ban­da: ¿era com­pa­ti­ble te­ner fe en Dios y for­mar par­te al mis­mo tiem­po de un gru­po de rock? Adam Clay­ton y Paul Mc­guin­ness, su avispado y ta­len­to­so má­na­ger, les con­ven­cie­ron de que sí, de que era una si­tua­ción acep­ta­ble mo­ral­men­te, y de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te. Eso sí: la in­fluen­cia del tex­to sa­gra­do en Oc­to­ber se per­ci­be ca­si de prin­ci­pio a fin. So­bre to­do se de­ja ver en can­cio­nes co­mo Glo­ria (con su co­ro en la­tín que pro­vie­ne del Glo­ria in Ex­cel­sis Deo, un himno li­túr­gi­co con el que la Igle­sia, con­gre­ga­da en el Es­pí­ri­tu San­to, glo­ri­fi­ca a Dios Pa­dre y su­pli­ca al Cor­de­ro), Fi­re (ins­pi­ra­da en el Li­bro de las re­ve­la­cio­nes) y To­mo­rrow o With a Shout (en las que tam­bién se en­cuen­tran re­fe­ren­cias del pa­sa­je de Los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis).

Hay quien opi­na que es­te tin­te exis­ten­cia­lis­ta es cau­sa di­rec­ta de la ti­bia aco­gi­da del ál­bum en­tre el pú­bli­co. No en vano, era un tan­to ex­tra­ño ver có­mo es­tos cua­tro postado­les­cen­tes ha­bían pa­sa­do de can­tar so­bre chi­cas y ex­pe­rien­cias de ju­ven­tud en un re­per­to­rio de can­cio­nes di­rec­tas y muy atre­vi­das (Boy) a re­fle­xio­nar so­bre du­das es­pi­ri­tua­les en un pu­ña­do de me­lo­días mu­cho más cal­ma­das (Oc­to­ber).

Por otro la­do, te­ne­mos la his­to­ria del ma­le­tín de las le­tras. Du­ran­te la gi­ra es­ta­dou­ni­den­se del Boy Tour, U2 ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar en su se­gun­do tra­ba­jo. La dis­co­grá­fi­ca (Is­land) les exi­gía te­ner­lo lis­to pa­ra el ve­rano de 1981, ape­nas tres me­ses des­pués de ce­rrar su pri­me­ra gi­ra, y ur­gía te­ner li­ma­das las le­tras de las can­cio­nes. Sin em­bar­go, una no­che tras un con­cier­to en Portland, Ore­gón, Bono se per­ca­tó de que ha­bía per­di­do el ma­le­tín en el que es­ta­ban los apuntes de lo que se­ría el nue­vo dis­co, que ini­cial­men­te iba a lla­mar­se Scar­let pe­ro que fi­nal­men­te pa­só a la his­to­ria con el nom­bre de Oc­to­ber. Se­gún con­tó Bono tiem­po des­pués, aque­lla no­che es­tu­vie­ron con unas chi­cas en un bar y en un mo­men­to da­do des­apa­re­cie­ron tan­to las chi­cas co­mo el ma­le­tín con las le­tras y el pa­sa­por­te y el di­ne­ro de Bono. Sin ape­nas mar­gen de ma­nio­bra, los miem­bros de la ban­da vol­vie­ron a Du­blín y tra­ta­ron de con­ven­cer a su se­llo y al pro­duc­tor Ste­ve Lillyw­hi­te (más ade­lan­te ar­tí­fi­ce de The Jos­hua Tree) pa­ra que les die­sen más tiem­po pa­ra vol­ver a re­es­cri­bir los te­mas, pe­ro es­tos ya te­nían re­ser­va­do el es­tu­dio de Wind­mill Lane du­ran­te los me­ses de ju­lio y agos­to y se ne­ga­ron, por lo que tu­vie­ron que en­trar a gra­bar con lo que te­nían en­tre ma­nos, ti­ran­do de re­cuer­dos en la me­di­da de lo po­si­ble e im­pro­vi­san­do cuan­do no que­da­ra más re­me­dio. 23 años des­pués, en 2004, una tal Cindy Ha­rris, de Ta­co­ma, Was­hing­ton, de­vol­vió el ma­le­tín al gru­po tras ha­ber­lo "en­con­tra­do" en un al­ti­llo de su ca­sa.

GQUOTES

• "Nos sen­tía­mos muy in­vo­lu­cra­dos en la co­mu­ni­dad cris­tia­na, don­de en­fren­tá­ba­mos el va­lor de la mú­si­ca y el ar­te con el de­ber cí­vi­co. Sen­tía­mos co­mo si tu­vié­ra­mos que ele­gir en­tre cam­biar el mun­do la­dri­llo a la­dri­llo o po­ner can­cio­nes en la ra­dio" (Bono). • "Era di­fí­cil de creer que el se­gun­do dis­co, el más di­fí­cil de rea­li­zar, iba a ha­blar so­bre Dios" (Bono). • "Des­pués de ha­ber pu­bli­ca­do un dis­co y de sa­lir de gi­ra los chi­cos se pre­gun­ta­ban: '¿Es es­to lo que que­re­mos en reali­dad?'. Yo no de­ja­ba de pen­sar: '¿No que­réis es­ta vi­da? ¡Pe­ro si es mu­cho más in­tere­san­te y sa­tis­fac­to­rio que es­tar en Du­blín!" (Adam Clay­ton). • "Me en­can­ta­ría de­cir que son ge­nia­les [las le­tras], pe­ro no lo son. De he­cho, ni en­tien­do los jue­gos de pa­la­bras que ha­cía. Has­ta hay una sec­ción bas­tan­te hi­la­ran­te ti­tu­la­da Co­sas que de­cir en el es­ce­na­rio en la que apun­ta­ba fra­ses co­mo: 'Ho­la. Mi nom­bre es Bono. Nos lla­man U2 y aho­ra va­mos a to­car una can­ción que nun­ca an­tes ha­bía­mos in­ter­pre­ta­do" (Bono, tras re­cu­pe­rar el ma­le­tín en 2004).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.