NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN

Pia­get lan­za en Nue­va York el mo­de­lo Po­lo S, un re­loj en ace­ro pa­ra hom­bres po­co (o na­da) con­ven­cio­na­les. He­re­de­ro del Pia­get Po­lo de 1979, es­te tie­ne un nue­vo em­ba­ja­dor: Ryan Rey­nolds.

GQ (Spain) - - Relojes -

El si­glo XX nos ha arro­ja­do un sal­do muy po­si­ti­vo en ma­te­ria de ico­nos es­té­ti­cos de la re­lo­je­ría. A lo lar­go de es­te pe­rio­do col­ma­do de co­rrien­tes ar­tís­ti­cas (has­ta 53, se­gún al­gu­nas fuen­tes) la fi­sio­no­mía del re­loj con­tem­po­rá­neo ha ido pa­re­ja a la evo­lu­ción de es­tas, mi­me­ti­zán­do­se has­ta tal pun­to que es­te ac­ce­so­rio se ha con­ver­ti­do en una obra de ar­te en sí. Ejem­plos no fal­tan. Quién no re­co­no­ce en el mo­de­lo Mu­seum de Mo­va­do las di­rec­tri­ces del mo­vi­mien­to Bauhaus; en el Re­ver­so de Jaeger-lecoultre los pos­tu­la­dos y lí­neas del art dé­co; en el Tri­nity de Car­tier (co­lec­ción que par­te del fa­mo­so ani­llo de tres oros) el su­rrea­lis­mo fir­ma­do por Jean Coc­teau; en el re­loj Swatch la cul­tu­ra Pop o en el Pia­get Po­lo los pri­me­ros pa­sos del pos­mo­der­nis­mo.

El mo­de­lo Po­lo na­ce en 1979 en Nue­va York. Su nom­bre sur­ge de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, da­da la vin­cu­la­ción de la mar­ca con es­te de­por­te eli­tis­ta. Del mis­mo mo­do, po­co a po­co el mo­de­lo se im­preg­na del es­pí­ri­tu de la Pia­get So­ciety, fun­da­da so­bre las re­la­cio­nes y aso­cia­cio­nes de la ca­sa con el mun­do de la mú­si­ca, el ci­ne, y el ar­te. Ya en 1995, el re­loj ce­le­bró su pa­seo triun­fal por la 5ª Ave­ni­da de Man­hat­tan de la mano del Pia­get Po­lo Team. Por es­ta ra­zón, hoy, 37 años des­pués de su lan­za­mien­to, la ma­nu­fac­tu­ra ha te­ni­do la cohe­ren­cia de lan­zar el fu­tu­ro icono del si­glo XXI en el mis­mo de­co­ra­do neo­yor­quino. Un re­loj con los mis­mos có­di­gos es­té­ti­cos pe­ro re­ves­ti­do por pri­me­ra vez de ace­ro; un re­loj pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción de hom­bres jó­ve­nes y em­pren­de­do­res, co­mo su em­ba­ja­dor in­ter­na­cio­nal, Ryan Rey­nolds, y sus nue­ve Ga­mes Chan­gers, otros tan­tos ta­len­tos ex­cep­cio­na­les en sus res­pec­ti­vos oficios.

RYAN REY­NOLDS, HOM­BRE PIA­GET

El hom­bre más sexy se­gún la re­vis­ta People en 2010 co­men­zó su ca­rre­ra en te­le­vi­sión a los 23 años pa­ra dar­se a co­no­cer de­fi­ni­ti­va­men­te en pro­duc­cio­nes co­mo The Mars­hal, Ex­pe­dien­te X o Sa­bri­na, co­sas de bru­jas. Ha pro­ba­do su ver­sa­ti­li­dad co­mo ac­tor acep­tan­do pa­pe­les de su­per­hé­roe en X-men Orígenes: Lo­bezno y Lin­ter­na Ver­de, y se ha ga­na­do el fa­vor del pú­bli­co y de los ga­lar­do­nes con sus pa­pe­les en el dra­ma in­de­pen­dien­te En­te­rra­do yen La úl­ti­ma apues­ta. Ade­más, ha pro­ta­go­ni­za­do jun­to a San­dra Bu­llock la co­me­dia ro­mán­ti­ca La pro­po­si­ción e hi­zo su muy es­pe­ra­do re­gre­so a los có­mics de Mar­vel en 2016 con Dead­pool.

Pe­ro fil­mo­gra­fías apar­te, Ryan Rey­nolds, ade­más de ser una de las es­tre­llas más des­ta­ca­das de Holly­wood, tie­ne mu­chas otras cua­li­da­des que le le­gi­ti­man pa­ra ser em­ba­ja­dor de una mar­ca co­mo Pia­get. Es un hom­bre de buen gus­to, co­mo ex­pli­ca el he­cho de que sea ex­ma­ri­do de Scar­lett Johans­son y ac­tual cón­yu­ge de Bla­ke Li­vely. Ha ve­ni­do a Ma­drid una do­ce­na de ve­ces y apre­cia nues­tra gas­tro­no­mía. Aun­que ge­ne­ral­men­te aso­cia­mos la

ima­gen de ac­tor de Holly­wood co­mien­do una ham­bur­gue­sa, Rey­nolds pa­re­ce de gus­tos más ex­qui­si­tos y ha ce­na­do en El Ce­ller de Can Ro­ca. Pa­ra él tam­bién, uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do. A lo que hay que aña­dir que pre­fie­re el vino es­pa­ñol a las be­bi­das car­bo­na­ta­das ame­ri­ca­nas. En de­fi­ni­ti­va, si­gue ga­nan­do (mu­chos) pun­tos.

PO­LO S, NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN

Con un di­se­ño de for­ma den­tro de la for­ma, que ya es un se­llo in­con­fun­di­ble de la ca­sa, el Pia­get Po­lo S mues­tra la aso­cia­ción úni­ca de una es­fe­ra con for­ma de co­jín en una ca­ja re­don­da de 42 mm. El mo­de­lo de fi­na­les de los años 70 se trans­for­ma, ca­si cua­tro dé­ca­das des­pués, en ace­ro fino pa­ra ser el icono de una nue­va ge­ne­ra­ción de hom­bres aman­tes de su pro­fe­sión, del de­por­te y, so­bre to­do, de la ele­gan­cia. Hom­bres que so­lo tie­nen un di­le­ma que re­sol­ver en es­tos mo­men­tos: qué co­lor de es­fe­ra (¿pla­tea­da, azul o an­tra­ci­ta?) o qué mo­vi­mien­to (tres agu­jas o cro­nó­gra­fo) ele­gir de las cin­co ver­sio­nes del nue­vo Pia­get Po­lo S . Un ob­je­to be­llo ac­cio­na­do por una ma­qui­na­ria no me­nos so­fis­ti­ca­da y her­mo­sa, el ca­li­bre de cuer­da au­to­má­ti­ca 1110P (1160P pa­ra la ver­sión crono), des­ve­la­da dis­cre­ta­men­te por el fon­do de la ca­ja en cris­tal de za­fi­ro. Una ex­pe­rien­cia que se com­ple­ta con un bra­za­le­te de es­la­bo­nes me­ticu­losa­men­te en­sam­bla­do a mano, al­ter­nan­do su­per­fi­cies pu­li­das y sa­ti­na­das. En su­ma, un mo­de­lo re­de­fi­ni­do que va a al­can­zar a un pú­bli­co más am­plio, más jo­ven y por qué no, más exi­gen­te y, tam­bién, me­nos con­ven­cio­nal. Un re­loj que con to­da cer­te­za so­bre­pa­sa­rá el post-post­mo­der­nis­mo pa­ra inau­gu­rar él mis­mo una nue­va co­rrien­te ar­tís­ti­ca.

La mar­ca afian­za su pa­tro­ci­nio del Fes­ti­val con un nue­vo ga­lar­dón que re­co­no­ce la tra­yec­to­ria de fi­gu­ras des­ta­ca­das del ci­ne la­tino. En su pri­me­ra edi­ción el pre­mio ha re­caí­do so­bre el ac­tor, di­rec­tor y pro­duc­tor de ci­ne Gael Gar­cía Ber­nal du­ran­te la ga­la de pre­sen­ta­ción de la pe­lí­cu­la Ne­ru­da, de Pablo La­rraín, de la que es co­pro­ta­go­nis­ta. Más de 50.000 mo­to­ris­tas ele­gan­te­men­te ves­ti­dos han re­co­rri­do las ca­lles de 550 ciu­da­des en mo­to­ci­cle­ta clásica pa­ra con­cien­ciar so­bre el cán­cer de prós­ta­ta y re­cau­dar fon­dos pa­ra com­ba­tir­lo. La ca­rre­ra sur­gió a raíz de una fo­to­gra­fía de la se­rie Mad Men en la que Don Dra­per apa­re­ce en una mo­to clásica con su me­jor tra­je.

PA­LA­BRA DE REY­NOLDS "Es im­por­tan­te en­con­trar al­go icó­ni­co, atem­po­ral. Es eso pre­ci­sa­men­te una de las mu­chas co­sas que me en­can­tan de Pia­get".

POR BEA­TRIZ ROL­DÁN

ELÍGEME En pla­tea­do, azul in­ten­so o gris an­tra­ci­ta, en so­lo au­to­má­ti­co o en crono, al nue­vo Pia­get Po­lo S le sien­ta tan bien un look ca­sual co­mo un es­mo­quin. La úni­ca pe­ga que tie­ne es que re­sul­ta im­po­si­ble ele­gir so­lo un mo­de­lo.

El ac­tor me­xi­cano Gael Gar­cía Ber­nal re­ci­be el pri­mer Pre­mio Jaeger-lecoultre al Ci­ne La­tino en la 64º edi­ción del Fes­ti­val de San Sebastián.

La ma­nu­fac­tu­ra Ze­nith lan­za una edi­ción es­pe­cial de cin­co pie­zas del Pi­lot Ton-up pa­ra la Dis­tin­guis­hed Gentle­man's Ri­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.