11 Justin O'shea

GQ (Spain) - - Los Mas Elegantes 2016 -

SANSÓN CON­TEM­PO­RÁ­NEO Ve­re­dic­to GQ: Dos por el pre­cio de uno: sí a la bar­ba, no al pan­ta­lón pi­ti­llo. De na­da.

co­ol

Ex­di­se­ña­dor de Trus­sar­di 1911 y aman­te di­rec­tor de Ports 1961, es­te fran­cés de ori­gen ser­bio com­bi­na que da gus­to. Su es­ti­lo úni­co lo con­vier­te en una re­fe­ren­cia. ¿DJ? ¿Mo­de­lo? ¿He­re­de­ro? ¿So­cia­li­té? En reali­dad, to­do a la vez. Na­die sa­be muy bien a qué se de­di­ca es­te bri­tá­ni­co tan pin­tón, pe­ro to­dos los in­si­ders lo ad­mi­ran.

EGO RE­LA­JA­DO

Due­lo de es­ti­los: el dan­dis­mo bri­tá­ni­co, re­pre­sen­ta­do por Be­ne­dict Cum­ber­batch –tra­je sas­tre de la­na fría, ca­mi­sa neu­tra y una pa­re­ja, la di­rec­to­ra de tea­tro Sop­hie Hun­ter, que no ejer­ce de ac­ce­so­rio, sino de

fren­te al ma­cho al­fa ame­ri­cano… Ve­re­dic­to GQ: Si­gue así, Be­ne­dict. Y con­fía en Sop­hie.

AL­FA Y OMEGA

…re­pre­sen­ta­do por un Brad­ley Coo­per em­bu­ti­do –li­te­ral­men­te– en un tra­je (de)sas­tre es­pe­cial­men­te cor­ta­do pa­ra re­sal­tar bí­ceps, acom­pa­ña­do de una Iri­na Shayk, que, a juz­gar por su CV amo­ro­so, el día me­nos pen­sa­do apa­re­ce con Pa­co Cla­vel. Ve­re­dic­to GQ: Las ta­llas, Brad­ley, no son me­ta­fó­ri­cas, son fun­cio­na­les.

part­ner–, li­fe bu­si­ness part­ner,

ARIS­TO­CRA­CIA GE­NÉ­TI­CA

Mo­ca­sín, pan­ta­lón cin­tu­rón Guc­ci (bien de lo­go, por fa­vor), pe­la­zo… Cual­quier otro iría he­cho un cua­dro, pe­ro él no so­lo lo de en­de, sino que le que­da co­mo un guan­te. Ve­len­co­so lle­va más de una dé­ca­da en lo más al­to en la in­dus­tria de la moda. ¿Por su fí­si­co? No, por su es­que­le­to. Ve­re­dic­to GQ: Lo ele­gan­te no es lo na­tu­ral, Naty, que­ri­da. Lo ele­gan­te es Ve­len­co­so.

ul­tras­lim,

Má­xi­mo ex­po­nen­te del car­ce­la­rio: ta­tua­jes a tutiplén con­ju­ga­dos con tra­jes eduar­dia­nos y ca­mi­sas es­tam­pa­das. Lo que en cual­quier otro se­ría mo­ti­vo de es­car­nio, en él es esa en­te­le­quia lla­ma­da es­ti­lo (es ver­dad que la bar­ba ayu­da). Justin de­ci­dió lle­var la

De camarero en un res­tau­ran­te –The Boi­le Owl Ta­bern, en Te­xas– a es­tre­lla del soul. Y to­do en ape­nas un año. Cual­quier otro ha­bría per­di­do la ca­be­za, pe­ro no Todd Brid­ges (su ver­da­de­ro nom­bre). Li­de­ra la lis­ta por de­re­cho pro­pio, bueno, y gra­cias a las en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.