Nino ce­rru­ti

GQ (Spain) - - Gq Style -

Hi­jo de una lar­ga tra­di­ción fa­mi­liar, Nino Ce­rru­ti en­car­na una for­ma des­acos­tum­bra­da de en­ten­der el ofi­cio de la moda. A sus 86 años, re­co­no­ci­do por to­da la in­dus­tria y des­po­seí­do de cual­quier obli­ga­ción pro­fe­sio­nal, da nom­bre a una fir­ma que ya no le per­te­ne­ce. Se re­ti­ró en 2001, in­ca­paz de so­por­tar la cre­cien­te ba­na­li­dad de un ne­go­cio que em­pe­za­ba a no com­pren­der [ci­ta re­que­ri­da]. A sus es­pal­das se eri­ge una le­yen­da bor­da­da con pa­cien­cia y ta­len­to: la his­to­ria de un ita­liano que triun­fó en el Pa­rís de los 60 y, en con­se­cuen­cia, en to­do el mun­do.

Es­te hi­jo, nie­to y so­brino de em­pre­sa­rios tex­ti­les se crió en los te­la­res de La­ni­fi­cio Fra­te­lli Ce­rru­ti, el ne­go­cio de su abue­lo An­to­nio. Su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y un ca­rác­ter ex­ce­si­va­men­te res­pon­sa­ble le lle­vó a asu­mir el man­do de la em­pre­sa fa­mi­liar cuan­do so­lo te­nía 20 años. Un lus­tro des­pués, ya con­ver­ti­do en un com­pe­ten­te ges­tor y ex­per­to mo­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en la­na, de­ci­dió aban­do­nar las al­me­na­das murallas de su ciu­dad na­tal, en el Pia­mon­te ita­liano, y pro­bar suer­te en Pa­rís.

Fal­ta­ba una dé­ca­da pa­ra que el prêt-à-por­ter im­pu­sie­ra su re­la­to con ca­rác­ter irre­ver­si­ble y Ce­rru­ti qui­so po­si­cio­nar­se an­te la in­mi­nen­te caí­da de las vie­jas glo­rias. Lo hi­zo con un ma­tiz en­ton­ces sus­tan­cial: su dis­cur­so se­ría, al me­nos al prin­ci­pio, ín­te­gra­men­te mas­cu­lino. Eli­gió el ins­tan­te pre­ci­so y el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra re­vo­lu­cio­nar la sas­tre­ría con pro­pues­tas que so­lo al­guien cria­do en­tre cos­tu­ras po­dría atre­ver­se a for­mu­lar. En su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra hom­bre, bau­ti­za­da en in­glés con el nom­bre de Hit­man (en es­pa­ñol, si­ca­rio), des­po­jó al tra­je de su clásica ri­gi­dez y em­pleó, por pri­me­ra vez en el uni­ver­so sar­to­rial, un nue­vo ele­men­to en la com­po­si­ción: el po­liés­ter. Pa­ra ser más exac­tos, un 86% de la­na y un 12% de fi­bra de po­liés­ter. Era 1957 y así na­cía el pri­mer tra­je de cha­que­ta deses­truc­tu­ra­do y fle­xi­ble. El mo­dis­ta ac­tuó, en efec­to, co­mo un au­tén­ti­co si­ca­rio a suel­do de la mo­der­ni­dad: se car­gó la tra­di­ción y dio un gol­pe de es­ta­do que pron­to mu­chos se­cun­da­ron. Aque­lla sas­tre­ría en ab­so­lu­to pre­ten­cio­sa, cor­ta­da con ele­gan­cia y sprez­za­tu­ra, le dio una fa­ma in­ter­na­cio­nal.

En la si­guien­te dé­ca­da bau­ti­zó su mar­ca con el nom­bre de Ce­rru­ti 1881 y abrió una tien­da en la pla­ce de la Ma­de­lei­ne de la ca­pi­tal fran­ce­sa, la pri­me­ra de la enor­me te­la de ara­ña en que con­ver­ti­ría el ne­go­cio. In­clu­so tu­vo tiem­po pa­ra for­mar a dos fu­tu­ras le­yen­das: Gior­gio Ar­ma­ni y Nar­ci­so Ro­drí­guez, quie­nes asis­tie­ron al crea­dor du­ran­te unos años. En 1967 se atre­vió con una lí­nea fe­me­ni­na y el res­to es his­to­ria: su fa­ma lle­gó has­ta Holly­wood, don­de se con­vir­tió en uno de los di­se­ña­do­res más so­li­ci­ta­dos por los di­rec­to­res de ci­ne. Su­yos son el look de Michael Dou­glas en El lobo de Wall Street, el tra­je de Robert Red­ford en Una pro­po­si­ción in­de­cen­te o el ves­ti­do ro­jo de Julia Roberts en Pretty Wo­man.

En 2000, al igual que mu­chas ca­sas de moda in­de­pen­dien­tes, Ce­rru­ti ca­yó ren­di­do al he­chi­zo de la glo­ba­li­za­ción y de­ci­dió ven­der la mi­tad de las par­ti­ci­pa­cio­nes de su com­pa­ñía al gru­po ita­liano Fin.part. Un año des­pués, es­te aca­bó ha­cién­do­se con to­da la pro­pie­dad y acor­dó la sa­li­da del fun­da­dor. Sin du­da, un fi­nal inevi­ta­ble pa­ra al­guien que afir­mó que "en la era de la me­dio­cri­dad, tres nom­bres son nues­tra úni­ca es­pe­ran­za: Gian­ni Ag­ne­lli, Ja­mes Bond y John F. Ken­nedy".

El año pa­sa­do, la fran­qui­cia mas­cu­li­na del gi­gan­te fe­rial Pit­ti Im­ma­gi­ne or­ga­ni­zó la ex­po­si­ción de­fi­ni­ti­va de su obra en el mu­seo Ma­rino Ma­ri­ni de Florencia. La mues­tra Il Sig­nor Nino rin­dió tri­bu­to al tra­ba­jo de uno de los pa­dres fun­da­do­res de la moda ita­lia­na y res­ca­tó al­gu­nas de las jo­yas de su archivo per­so­nal. Hoy, a pun­to de cum­plir 90 años, sus alle­ga­dos ase­gu­ran que si­gue acu­dien­do ca­da ma­ña­na a los ta­lle­res del ne­go­cio fa­mi­liar en Bie­lla, don­de vi­ve. Di­cen que le gus­ta su­per­vi­sar los te­ji­dos e ins­truir a los que em­pie­zan. Tal y co­mo lo ha­cía en los años 50. Allí, don­de la moda si­gue sien­do lo que siem­pre fue. Le­jos de los des­te­llos de la fa­ma, cer­ca del re­cuer­do que hoy ilu­mi­na a to­da una ge­ne­ra­ción de crea­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.