EL CA­BA­LLE­RO DE LA DOBLE BOTONADURA

El di­rec­tor crea­ti­vo de Hun­ter no di­se­ña tra­jes ni tam­po­co los ven­de, pe­ro sa­be lu­cir­los co­mo na­die. Via­ja­mos has­ta la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca pa­ra hus­mear en el uni­ver­so es­té­ti­co de Alasd­hair Wi­llis, el hom­bre más ele­gan­te del Reino Uni­do.

GQ (Spain) - - Gq Style - PRIN­CE­SA DÁLMATA A Ruth le en­can­tan las co­rreas de piel de be­ce­rro, los hom­bres elegantes y el olor del irre­sis­ti­ble roast beef que pre­pa­ra su due­ño. Por IÑA­KI LA­GUAR­DIA Fo­to­gra­fía JOR­GE MO­NE­DE­RO

En la Gran Bre­ta­ña de prin­ci­pios del si­glo XIX, mien­tras el poe­ta Lord By­ron lu­cha­ba con­tra la cen­su­ra a sus ape­gos bi­se­xua­les y de­fen­día a los des­he­re­da­dos en sus ver­sos, un héroe de guerra lla­ma­do sir Art­hur We­lles­ley, pri­mer du­que de We­lling­ton, ven­cía en la batalla de Vi­to­ria y sal­va­ba a Es­pa­ña de los fran­ce­ses. Hay quien di­ce que sus fa­mo­sas bo­tas fue­ron su ta­lis­mán en la con­tien­da, un nue­vo di­se­ño que ha­bría or­de­na­do fa­bri­car a sus za­pa­te­ros de con­fian­za de St. Ja­mes's Street, en Lon­dres. Des­de ese mo­men­to, aquel cal­za­do sus­ti­tu­yó a las en­ton­ces cé­le­bres bo­tas de los hú­sa­res, de ca­ña al­ta y con una bor­la en lo al­to. Así es co­mo el nue­vo amu­le­to de We­lles­ley to­mó su nom­bre y las bo­tas We­lling­ton, al­go más al­tas y con el ta­cón más pe­que­ño, se hi­cie­ron fa­mo­sas en to­da Eu­ro­pa. Al po­co tiem­po, en 1856, la North Bri­tish Rub­ber Com­pany, hoy Hun­ter, em­pe­zó a fa­bri­car­las en go­ma (has­ta en­ton­ces eran de piel) y pro­pi­ció el na­ci­mien­to de una de las le­yen­das más bo­ni­tas de la moda con­tem­po­rá­nea.

Ya ha pa­sa­do un si­glo y me­dio y la pro­duc­ción del in­ven­to si­gue vi­gen­te y a pleno ren­di­mien­to. Ve­ne­ra­das a par­tes igua­les por la aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca y los asis­ten­tes del em­ba­rra­do fes­ti­val de Glas­ton­bury, esas bo­tas son hoy pa­tri­mo­nio na­cio­nal del país me­nos eu­ro­peo de Eu­ro­pa. Tan­to sir­ven pa­ra sa­lir a ca­zar zo­rros en la ho­ra cre­pus­cu­lar co­mo pa­ra dro­gar­se sin pa­rar en­tre la mul­ti­tud. Ha­ce tres años, un bri­tá­ni­co de mi­ra­da se­ria y ma­ne­ras de gentle­man lla­ma­do Alasd­hair Wi­llis re­ci­bió el en­car­go de ac­tua­li­zar los có­di­gos de la ca­sa y ex­ten­der ese uni­ver­so es­té­ti­co más allá del cal­za­do.

GQ: Des­de que en 2013 te nom­bra­sen di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma Hun­ter, la has pre­sen­ta­do en pa­sa­re­la y has re­ju­ve­ne­ci­do su tar­get. ¿Qué ba­lan­ce ha­ces hoy de es­tos pri­me­ros años? ALASD­HAIR WI­LLIS: Lo que más me atra­jo cuan­do acep­té es­ta aven­tu­ra fue el po­ten­cial que te­nía la mar­ca de ha­cer al­go bo­ni­to con ella. Se tra­ta­ba de una opor­tu­ni­dad pa­ra re­de­fi­nir un nue­vo ca­pí­tu­lo que ex­tra­po­la­ra las pie­zas his­tó­ri­cas del rom­pe­ca­be­zas con el fin de con­ver­tir es­ta ca­sa en una en­se­ña glo­bal de li­festy­le. Tras bu­cear en los ar­chi­vos de la com­pa­ñía en­con­tré la ins­pi­ra­ción en la am­bi­ción via­je­ra de la so­cie­dad vic­to­ria­na, la de aque­llos ex­plo­ra­do­res que via­ja­ban has­ta el na­ci­mien­to del Ni­lo o la de los bus­ca­do­res de plan­tas y ex­trac­tos na­tu­ra­les. Qui­se tra­du­cir el afán aven­tu­re­ro que exis­tía co­mo te­lón de fon­do pa­ra cons­truir un men­sa­je re­le­van­te, ac­ce­si­ble y mo­derno. Y así alum­brar un nue­vo con­cep­to de mar­ca, el de los ex­plo­ra­do­res del día a día. GQ: Mu­chos te re­co­no­cen tu sen­ti­do del buen gus­to y tu for­ma de ves­tir. ¿Qué sig­ni­fi­ca la ele­gan­cia pa­ra un hom­bre que la prac­ti­ca co­rrec­ta­men­te? A. W.: El es­ti­lo de­be ser al­go cohe­ren­te, bien plan­tea­do y ade­cua­do. Pa­ra mí, ca­da día sue­le ser di­fe­ren­te pe­ro siem­pre tra­to de ves­tir con tra­jes o cha­que­tas a me­di­da. Me gus­ta la for­ma­li­dad in­clu­so cuan­do no es obli­ga­to­ria. Soy in­ca­paz de di­fe­ren­ciar en­tre tra­ba­jo y to­do lo de­más y tra­to de ves­tir con arre­glo a mi es­ta­do de áni­mo. La ro­pa es y siem­pre se­rá una va­lla pu­bli­ci­ta­ria an­te el mun­do.

GQ: Esa per­cep­ción del es­ti­lo mas­cu­lino sus­cri­be de al­gu­na for­ma con­cep­tos im­pe­ran­tes co­mo la in­te­gra­ción de los gé­ne­ros o las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des. ¿En­ca­ja eso con la idea clásica de la ele­gan­cia? A. W.: Pa­ra res­pon­der a es­ta pre­gun­ta so­lo hay que fi­jar­se en Bo­wie, el ti­po más co­ol, ele­gan­te y sar­to­rial­men­te se­gu­ro que ha exis­ti­do ja­más. Con sus es­ti­lis­mos y su per­so­na­li­dad, él mar­có el ca­mino pa­ra que los de­más re­vi­sá­ra­mos de arri­ba aba­jo la no­ción de lo que era y po­dría ser la moda mas­cu­li­na. Asu­mió to­dos los ries­gos pa­ra sub­ver­tir y cues­tio­nar las re­glas tra­di­cio­na­les del mens­wear. GQ: Ade­más de Bo­wie, ¿qué otros ico­nos for­man par­te de tu re­la­to es­té­ti­co? A. W.: Me­gus­tas­te­vemc­quee­ne­nel­fil­me El ca­so de Tho­mas Crown (1968), a quien le si­gue muy de cer­ca Mar­lon Bran­do. Tam­bién me in­tere­sa el ex­plo­ra­dor Tom Crean, cu­ya bio­gra­fía re­co­mien­do: Un Un­sung He­ro (ed. The Collins Press), es­cri­ta por Michael Smith. El di­rec­tor crea­ti­vo de Hun­ter es un apa­sio­na­do de los tra­jes cru­za­dos y do­mi­na co­mo na­die el uso del mis­te­rio­so bo­tón in­te­rior o jig­ger, una es­pe­cie de me­ca­nis­mo ocul­to que es­truc­tu­ra las cha­que­tas de doble botonadura des­de den­tro. To­das las dou­ble-breas­ted jac­kets de Wi­llis, cu­yo ori­gen se re­mon­ta al ám­bi­to de la ma­ri­na mi­li­tar de los

años 30, es­tán, na­tu­ral­men­te, he­chas a me­di­da. Pe­ro su com­pro­mi­so con la in­dus­tria de la moda va más allá de los tra­pos y las re­glas no es­cri­tas. Quie­nes co­no­cen a Wi­llis, li­cen­cia­do en Be­llas Ar­tes, ase­gu­ran que su per­fil, he­te­ro­do­xo y ver­sá­til co­mo po­cos co­le­gas, ha ju­ga­do a su fa­vor a la ho­ra de ha­cer ca­rre­ra en el ne­go­cio. Su ex­pe­rien­cia al fren­te de su pro­pia con­sul­to­ría de moda y en el mun­do edi­to­rial del di­se­ño (fue uno de los fun­da­do­res de la re­vis­ta Wall­pa­per) le ha re­sul­ta­do muy útil pa­ra afron­tar el pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción de la fir­ma que li­de­ra des­de 2013.

GQ: ¿Qué hay de tu equi­po? ¿Có­mo te lle­vas con él y qué pro­ce­so crea­ti­vo se­guís pa­ra lle­gar a las co­lec­cio­nes? A. W.: A mi equi­po, que es pe­que­ñi­to pe­ro es­tá lleno de ta­len­to, le doy di­rec­tri­ces muy cla­ras so­bre la tem­po­ra­da que va­mos a tra­tar y su­per­vi­so pe­rió­di­ca­men­te ca­da pa­so que da. A me­nu­do el pun­to de arran­que pue­de ser al­go tan sim­ple co­mo una fo­to­gra­fía, un ex­trac­to de un li­bro, una pe­lí­cu­la, una can­ción o una pin­tu­ra. Eso des­pier­ta un pro­ce­so al que pron­to in­cor­po­ra­mos mood boards, op­cio­nes cro­má­ti­cas y te­ji­dos pa­ra con­ver­ger en la crea­ción de un nue­vo con­cep­to. Eso sí, siem­pre en con­so­nan­cia con la iden­ti­dad de la mar­ca y con el es­ti­lo que ve­ni­mos desa­rro­llan­do des­de mi lle­ga­da. To­das las co­lec­cio­nes se crean pen­san­do en la fun­cio­na­li­dad, que es una par­te muy im­por­tan­te en el ADN de la mar­ca. GQ: En los úl­ti­mos años, la moda mas­cu­li­na ha su­fri­do una trans­for­ma­ción no­ta­ble y no de­ja de ofre­cer nue­vos ho­ri­zon­tes. ¿Cuál es tu diag­nós­ti­co? A. W.: Hoy el mens­wear cuen­ta con una ofer­ta mu­cho ma­yor en cuan­to a ac­ce­si­bi­li­dad y mar­cas, al­go que no siem­pre ha exis­ti­do. Te­ne­mos más apo­yo, más re­fe­ren­cias y más guías, lo que nos pro­por­cio­na más he­rra­mien­tas pa­ra ves­tir me­jor y asu­mir ma­yo­res ries­gos. Aho­ra los hom­bres mues­tran su per­so­na­li­dad a tra­vés de la ro­pa. In­de­pen­dien­te­men­te del gus­to o la es­té­ti­ca, exis­ten opor­tu­ni­da­des más fa­vo­ra­bles pa­ra de­jar que la no­ve­dad pe­ne­tre en el ar­ma­rio. GQ: Úl­ti­ma­men­te no de­ja­mos de ob­ser­var cam­bios en las di­rec­cio­nes crea­ti­vas de las mar­cas. In­clu­so se ha lle­ga­do a cues­tio­nar la vi­gen­cia y la uti­li­dad de las pa­sa­re­las de moda. ¿Qué es­tá ocu­rrien­do? A. W.: En mi opi­nión, no ha ha­bi­do cam­bios sus­tan­cia­les. Las trans­for­ma­cio­nes son un signo de los tiem­pos mo­der­nos y eso es al­go bueno. Las co­sas ne­ce­si­tan re­for­mar­se y evo­lu­cio­nar. Creo que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el mun­do de la moda es una de las in­dus­trias don­de los cam­bios sue­len dar­se más des­pa­cio: exis­ten re­ti­cen­cias a la ho­ra de abra­zar nue­vas for­mas de pen­sar y abor­dar el ne­go­cio. La ma­ne­ra en la que es­ta in­dus­tria se ha re­la­cio­na­do con los clien­tes ha per­ma­ne­ci­do in­mu­ta­ble des­de ha­ce dé­ca­das y con­si­de­ro que es ho­ra de que eso cam­bie. Por otra par­te no creo que las pa­sa­re­las va­yan a des­apa­re­cer, pe­ro no se­rán tan im­por­tan­tes co­mo an­tes. Y, por su­pues­to, ya no pre­va­le­ce­rá el cri­te­rio de las tem­po­ra­das. To­do se­rá me­nos ca­ro, no ha­brá tan­tos even­tos de 15 mi­nu­tos que que­men el pre­su­pues­to y exis­ti­rá una opor­tu­ni­dad ma­yor de com­pro­mi­so con el con­su­mi­dor.

MO­DO 'CA­SUAL' Co­mo bien de­mues­tra Wi­llis, las cha­que­tas cru­za­das se pue­den ves­tir tan­to con una ca­mi­sa co­mo con una ca­mi­se­ta blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.