Se­ño­res pri­mer0 HARRY HOUDINI Y LA LLA­VE DEL CE­RE­BRO

Por Mar­ta Fer­nán­dez

GQ (Spain) - - Firmas -

"Mi ce­re­bro es la lla­ve que me li­be­ra". Lo de­cía un hom­bre que ha­bía es­ca­pa­do de to­do. No so­lo de los can­da­dos. An­tes de que Harry Houdini fue­ra Harry Houdini ha­bía uti­li­za­do sus neu­ro­nas pa­ra sa­lir de su in­fan­cia de ni­ño po­bre neo­yor­quino. Aun­que co­mo to­dos los neo­yor­qui­nos de fi­na­les del XIX, Harry tam­po­co era de allí. Ni se lla­ma­ba Harry. Lle­gó de Bu­da­pest con una fa­mi­lia que se ape­lli­da­ba Weisz. De las que se cam­bian el nom­bre con la ilu­sión de cam­biar­se el des­tino. Vi­vie­ron una tem­po­ra­da en Wis­con­sin an­tes de mu­dar­se a la gran ciu­dad. Pa­ra cuan­do lle­ga­ron, Harry to­da­vía se lla­ma­ba Erich, pe­ro ya ha­bía des­cu­bier­to uno de sus ta­len­tos: vo­lar. Con­ver­ti­do en tra­pe­cis­ta se ha­cía lla­mar El prín­ci­pe del ai­re. Com­pren­de­ría des­pués que pa­ra triun­far en el cie­lo ten­dría que asal­tar­lo en cau­ti­vi­dad. Y des­ha­cer­se de las ata­du­ras en­ce­rra­do en ca­jas mis­te­rio­sas so­bre las ca­be­zas ano­na­da­das de un pú­bli­co que se re­sis­tía a res­pi­rar.

"Mi ma­yor hui­da fue sa­lir de Ap­ple­ton, Wis­con­sin". Lo de­cía co­mo en bro­ma, pe­ro era ver­dad. Nue­va York pa­re­cía es­tar es­pe­rán­do­le pa­ra ele­var­le a la glo­ria. La ciu­dad que cre­cía ver­ti­cal has­ta ara­ñar

las nu­bes se­ría su lu­gar. El prín­ci­pe del tra­pe­cio pa­sa­ría a ser el rey de las car­tas. So­lo fal­ta­ba un em­pre­sa­rio avispado que le con­ven­cie­ra de al­go que en el fon­do ya sa­bía: que lo su­yo era es­ca­par.

Y tu­vo que es­ca­par pa­ra de­mos­trar su ge­nio. Mar­char­se don­de to­do em­pe­zó. A aque­lla po­co aco­ge­do­ra Eu­ro­pa que su fa­mi­lia ha­bía te­ni­do que aban­do­nar. Y el con­ti­nen­te vie­jo se rin­dió ad­mi­ra­do an­te el nue­vo ar­te del ilu­sio­nis­ta pa­ra el que no exis­tían ce­rra­du­ras ni can­da­dos. Allí re­afir­mó su trono ima­gi­na­rio re­ga­lán­do­le a su ma­dre un ves­ti­do con­fec­cio­na­do pa­ra la Rei­na Vic­to­ria, que ha­bía muer­to an­tes de po­der es­tre­nar­lo. Harry en­vol­vió a la frá­gil se­ño­ra Weisz en ter­cio­pe­los ex­ce­si­vos y or­ga­ni­zó pa­ra ella una fies­ta tam­bién desmesurada: una fal­sa ce­re­mo­nia de co­ro­na­ción en el me­jor ho­tel de Bu­da­pest. Le es­ta­ba de­mos­tran­do a su pa­sa­do que era po­si­ble es­ca­par de la po­bre­za y re­gre­sar con un ha­lo aris­to­crá­ti­co.

Houdini, mag­ní­fi­co y prin­ci­pes­co, no co­no­cía la mo­des­tia. Qui­zá no hu­bie­ra lle­ga­do nun­ca a nin­gún si­tio sin su exa­ge­ra­da va­ni­dad. Lla­ma­ba la aten­ción ver a aquel hom­bre ca­si vul­gar con­ver­ti­do en le­yen­da: de­ma­sia­do ba­ji­to pa­ra su­per­hé­roe, de­ma­sia­do ás­pe­ro pa­ra pa­re­cer un ga­lán, de­ma­sia­do char­la­tán pa­ra ser un gran ora­dor. Pe­ro co­no­cía los dos se­cre­tos fun­da­men­ta­les del mun­do del es­pec­tácu­lo: apa­ren­tar lo que no era y ha­cer que el pú­bli­co desea­ra eso que so­lo él le po­día dar. "Lo que los ojos ven y los oí­dos oyen, eso es lo que la men­te cree". Y la men­te de los es­pec­ta­do­res cre­yó.

Él no cre­yó en na­da más que en sus neu­ro­nas. De­jó de con­fiar en la amis­tad cuan­do Co­nan Doy­le qui­so con­ven­cer­le de que po­día ha­blar con el es­pí­ri­tu de su ma­dre fa­lle­ci­da. "Es­ta­ba dis­pues­to a creer, in­clu­so desea­ba creer. Era ex­tra­ño pa­ra mí y, con el co­ra­zón gol­peán­do­me en el pe­cho, aguar­dé con la es­pe­ran­za de que pu­die­ra vol­ver a sen­tir la pre­sen­cia de mi que­ri­da ma­dre". Pe­ro la se­sión de es­pi­ri­tis­mo que ha­bía or­ga­ni­za­do su ami­go re­sul­tó un en­ga­ño evi­den­te. Do­li­do y trai­cio­na­do, Houdini de­di­ca­ría su ta­len­to a lu­char con­tra el ocul­tis­mo y con­tra la he­chi­ce­ría. Aun­que eso su­pu­sie­ra en­fren­tar­se al pa­dre de Sher­lock Hol­mes.

Él so­lo creía en la ra­zón. Y en los li­bros. Esos que api­la­ba en su pe­que­ño pa­la­cio de Har­lem. Tu­vo que con­tra­tar a un bi­blio­te­ca­rio pa­ra or­ga­ni­zar­los. Otra vez ha­bía vuel­to a huir: el ni­ño que so­lo es­tu­dió has­ta sex­to cur­so ha­bía le­van­ta­do una ca­te­dral de pa­pel y de sa­bi­du­ría. "Vi­vo en una bi­blio­te­ca", le gus­ta­ba de­cir.

Pe­ro el em­pe­ra­dor del es­ca­pis­mo, el hom­bre que ha­bía desafia­do a la Fí­si­ca, al agua, a las ca­mi­sas de fuer­za, a las ata­du­ras, a las pri­sio­nes her­mé­ti­cas, no tu­vo la muer­te de un héroe. Se lo lle­vó un pu­ñe­ta­zo mal da­do por un jo­ven que que­ría com­pro­bar si de ver­dad era tan fuer­te co­mo se de­cía. Houdini le de­jó. No sa­bía que el gol­pe se­co agra­va­ría una afec­ción del apén­di­ce que ni si­quie­ra ha­bía sen­ti­do. La muer­te ri­dí­cu­la del gran ilu­sio­nis­ta.

Aun­que el pú­bli­co no lo qui­so creer. Se ex­ten­dió el ru­mor de que Harry Houdini se ha­bía aho­ga­do en la cel­da acuá­ti­ca de tor­tu­ra chi­na. Una vez más, ha­bía en­ga­ña­do a los es­pec­ta­do­res y les ha­bía da­do aque­llo que que­rían creer. Una muer­te épi­ca o la le­yen­da de que ha­bía des­apa­re­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te pa­ra re­en­car­nar­se en un nue­vo per­so­na­je. La­dies and gentle­men, con us­te­des ya no es­tá Harry Houdini. O qui­zá sí. En­ce­rra­do en el ce­re­bro de to­dos los que le ad­mi­ran.

"Houdini, mag­ní­fi­co y prin­ci­pes­co, no co­no­cía la mo­des­tia. Qui­zá no hu­bie­ra lle­ga­do nun­ca a nin­gún si­tio sin su va­ni­dad"

"Na­da en la Tie­rra pue­de ha­cer pri­sio­ne­ro a Houdini". Así se anun­cia­ba el es­ca­pis­ta hún­ga­ro en EE UU ha­ce más de un si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.