La era de la me­mo­ria di­gi­tal

GQ (Spain) - - Firmas -

Tie­ne la apa­rien­cia de un col­gan­te, pe­ro es una cá­ma­ra de ví­deo. Sus­pen­di­da de una ca­de­na la cá­ma­ra gra­ba des­de el pe­cho to­do aque­llo que su­ce­de an­te tus na­ri­ces. Y cuan­do crees es­tar vi­vien­do una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te no tie­nes más que pul­sar un bo­tón y la cá­ma­ra guar­da­rá un pe­que­ño ví­deo de ese mo­men­to. De los se­gun­dos pre­vios y pos­te­rio­res a pul­sar el bo­tón. "Me­mo­rias y re­cuer­dos per­fec­tos", es el re­cla­mo uti­li­za­do pa­ra anun­ciar una cá­ma­ra sa­ca­da de un epi­so­dio de Black Mi­rror.

"El pro­ble­ma de usar cá­ma­ras pa­ra pre­ser­var el pre­sen­te es que no sa­be­mos quié­nes se­re­mos en el fu­tu­ro, cuan­do lle­gue el mo­men­to de exa­mi­nar quié­nes fui­mos en el pa­sa­do", es­cri­be Wal­ter Kirn, en The New York Ti­mes. "Si en mi ado­les­cen­cia hu­bie­ra te­ni­do un te­lé­fono con cá­ma­ra du­do mu­cho que en­ton­ces hu­bie­ra gra­ba­do con ella las co­sas que aho­ra me pa­re­cen im­por­tan­tes, co­mo a mi ma­dre sen­ta­da en su bu­ta­ca azul le­yen­do a Proust".

Si hoy re­vi­sá­se­mos ví­deos gra­ba­dos en pri­me­ra per­so­na du­ran­te nues­tra ado­les­cen­cia pro­ba­ble­men­te ve­ría­mos, ade­más de mu­chas co­sas de las que aver­gon­zar­nos, mu­chos epi­so­dios que te­nía­mos ol­vi­da­dos. "La ma­yo­ría de la ex­pe­rien­cias que vi­vi­mos –ex­pli­ca el psi­có­lo­go y pre­mio No­bel de Eco­no­mía Daniel Kah­ne­man– sen­ci­lla­men­te se pier­den pa­ra siem­pre. Sin em­bar­go, de al­gu­na ma­ne­ra nos pa­re­ce que de­be­rían te­ner­se en cuen­ta, que lo que nos su­ce­de en es­tos mo­men­tos y ex­pe­rien­cias es nues­tra vi­da".

Pa­ra Kah­ne­man da­mos de­ma­sia­da im­por­tan­cia a los re­cuer­dos en re­la­ción a la im­por­tan­cia que da­mos a las ex­pe­rien­cias. Kah­ne­man de­fien­de la idea de que en ca­da per­so­na hay dos yo muy dis­tin­tos: un yo que vi­ve so­bre to­do en el pre­sen­te y que tie­ne ex­pe­rien­cias y otro yo que re­cuer­da, "que to­ma no­tas y que man­tie­ne la his­to­ria de nues­tra vi­da".

Re­te­ner el pre­sen­te gra­ban­do ví­deos y ha­cien­do nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías es una pre­ten­sión que al­te­ra cual­quier ex­pe­rien­cia, con­ver­ti­da así en la ex­pe­rien­cia de gra­bar. Más aún si va acom­pa­ña­da por el ac­to ca­si re­fle­jo de mi­rar las fo­to­gra­fías re­cién he­chas y por la ne­ce­si­dad cre­cien­te de edi­tar­las y de com­par­tir­las in­me­dia­ta­men­te en las re­des so­cia­les. En un de­ter­mi­na­do mo­men­to, "la me­mo­ria y la per­cep­ción pue­den ver­se re­em­pla­za­dos ca­si al ins­tan­te por una ver­sión di­gi­tal. En gran me­di­da en­tre­ga­mos nues­tros re­cuer­dos y ex­pe­rien­cias a las cá­ma­ras di­gi­ta­les", es­cri­be Da­ve Pell.

Las li­mi­ta­cio­nes de la tec­no­lo­gía son ta­les que en mu­chas oca­sio­nes el in­ten­to por re­gis­trar un mo­men­to es­pe­cial ha­ce que ese mis­mo ins­tan­te re­sul­te en un mo­men­to frus­tran­te. Por ejem­plo, in­ten­tar fo­to­gra­fiar un atar­de­cer sue­le re­sul­tar en un mon­tón de fotos bá­si­ca­men­te ne­gras, ob­te­ni­das des­pués de una in­ten­sa pe­lea con la má­qui­na de fotos. No es ra­ro es­cu­char fra­ses co­mo "en la foto no se ve bien por­que no con­se­guía…" a mo­do de des­crip­ción de lo

"Re­te­ner el pre­sen­te gra­ban­do ví­deos y ha­cien­do nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías es una pre­ten­sión que al­te­ra cual­quier ex­pe­rien­cia"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.