Una ma­ña­na sin Dios gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Firmas -

Un se­cre­ta­rio de Es­ta­do qui­so de­jar a los fun­cio­na­rios sin el ca­fe­li­to y el pe­rió­di­co: quie­re deses­truc­tu­rar­los di­rec­ta­men­te y va­ciar­los de con­te­ni­do. El fun­cio­na­rio es en es­tos tiem­pos un ejem­plo de tem­plan­za que de­be­ría ser al­go a pre­ser­var o en­jau­lar di­rec­ta­men­te en Do­ña­na, fue­ra del al­can­ce de la es­co­pe­ta del Rey. Pa­rar­se a me­dia ma­ña­na pa­ra leer la pren­sa le da vi­da al bar, le da vi­da al pe­rió­di­co y se la da tam­bién al fun­cio­na­rio, al que se ago­bia siem­pre que pue­de cuan­do las co­sas van mal. La pau­sa que le da el fun­cio­na­rio a la ma­ña­na es la que te­nía Bu­tra­gue­ño en el área, pu­ra­men­te im­pre­de­ci­ble y vis­to­sa pa­ra la afi­ción, ade­más de pro­duc­ti­va, pues el fun­cio­na­rio no va­guea por sí so­lo, sino que acom­pa­sa el rit­mo al del ciu­da­dano que en­tra en la Ad­mi­nis­tra­ción.

Cuan­do La­rra es­cri­bió el Vuel­va us­ted ma­ña­na re­fe­ri­do a lo lio­so de los trá­mi­tes y la cas­qui­va­ni­dad es­pa­ño­la mu­chos se fi­ja­ron en el fun­cio­na­rio y su ro­bó­ti­ca ca­pa­ci­dad de mi­me­ti­zar­se con el Es­ta­do, ese en­gra­na­je kaf­kiano, pe­ro po­cos en el ciu­da­dano, que era fran­cés. A un es­pa­ñol no se le di­ce "vuel­va us­ted ma­ña­na" por­que ya se en­car­ga él de apa­re­cer ma­ña­na y no el día que de­be. Con el ciu­da­dano no van los pla­zos ni la pun­tua­li­dad. Siem­pre se­ña­la­mos con mu­cha sa­ña al que es­tá de­trás de la ven­ta­ni­lla, pe­ro ojo con el que es­tá de­lan­te. "El es­pa­ñol no acu­de pun­tual­men­te a las ci­tas, no por­que con­si­de­re que el tiem­po es una co­sa pre­cio­sa, sino, al con­tra­rio, por­que el tiem­po no tie­ne im­por­tan­cia pa­ra na­die en Es­pa­ña. No so­mos su­pe­rio­res, so­mos in­fe­rio­res al tiem­po. No es­ta­mos por en­ci­ma, sino por de­ba­jo de la pun­tua­li­dad", di­jo Cam­ba.

Pon­te­ve­dra no se con­ci­be sin fun­cio­na­rios y, me­jor aún, tam­po­co sin fun­cio­na­rios que ade­más de ha­cer su tra­ba­jo me de­di­quen un po­co de tiem­po a mí o a quien sea en las ho­jas del pe­rió­di­co mien­tras se to­man un ca­fé. Pe­dir­les que aban­do­nen el vi­cio es ir, ya di­go, con­tra la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién con­tra el sen­ti­do del rit­mo. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas pi­dió per­dón, pe­ro de­be­ría ha­ber acla­ra­do que los fun­cio­na­rios no so­lo de­ben to­mar el ca­fé mien­tras leen el pe­rió­di­co sino to­mar­lo más a me­nu­do mien­tras leen mu­chos pe­rió­di­cos. E in­clu­so ir­les sub­ven­cio­nan­do una ta­blet pa­ra que tam­bién con­sul­ten pren­sa ex­tran­je­ra. "Vuel­va us­ted ma­ña­na, nos res­pon­dió la cria­da, por­que el se­ñor no se ha le­van­ta­do to­da­vía. Vuel­va us­ted ma­ña­na nos di­jo al si­guien­te día, por­que el amo aca­ba de sa­lir. Vuel­va us­ted ma­ña­na, nos res­pon­dió al otro, por­que el amo es­tá dur­mien­do la sies­ta. Vuel­va us­ted

"La pau­sa que le da el fun­cio­na­rio a la ma­ña­na es la que te­nía Bu­tra­gue­ño en el área, im­pre­de­ci­ble y vis­to­sa pa­ra la afi­ción"

ni­ca. De ahí que su efec­to en el ba­lón fue­se te­me­ro­so pa­ra cual­quier guar­da­me­ta.

El asun­to de Fi­go no hu­bie­se te­ni­do más im­por­tan­cia si no lle­ga a ser por­que el ju­ga­dor por­tu­gués, an­tes de lu­cir la pul­cra ca­mi­se­ta del Real Ma­drid, ha­bía su­da­do la del Bar­ce­lo­na. Con es­tas co­sas, el club azul­gra­na ha­bía per­di­do a Fi­go y con es­tas mis­mas co­sas, su eterno ri­val, el Real Ma­drid, se lo ha­bía ga­na­do. Por lo di­cho, aquel en­cuen­tro Luis Fi­go lo ju­gó con la bo­ca se­ca.

Na­da más sa­lir al cam­po, el ju­ga­dor fue re­ci­bi­do por una afi­ción con ga­nas de guerra. Su an­ti­gua ca­sa le da­ba la bien­ve­ni­da des­de las gra­das arro­jan­do in­sul­tos, mo­ne­das y otros ar­tícu­los ca­da vez que se apro­xi­ma­ba a la ban­da. Al­gu­nos se­gui­do­res se com­por­ta­ron igual que se com­por­ta una mu­jer des­pe­cha­da cuan­do, en un ata­que de ce­los, ti­ra por la ven­ta­na la ma­le­ta con los en­se­res del ca­bri­to. La pa­sión no co­no­ce lí­mi­tes cuan­do se tra­ta de juz­gar trai­cio­nes. A Fi­go le me­nen ta­ban a to­da su pa­ren­te­la. Bien pue­de po­ner­se que su ár­bol ge­nea­ló­gi­co fue cu­bier­to de olo­ro­sa blas­fe­mia du­ran­te el his­tó­ri­co en­cuen­tro.

Se­gún los co­men­ta­ris­tas de en­ton­ces, lo que desató el com­por­ta­mien­to no fue que Fi­go de­ja­se al club azul­gra­na por unos di­ne­ros, sino que el por­tu­gués lo ne­ga­se has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Aque­llo ha­bía ocu­rri­do ha­cía un par de años, o al­go más, pe­ro lo que se con­si­de­ra­ba una trai­ción no se ha­bía ol­vi­da­do.

El asun­to se vi­vió en pri­me­ra en to­dos los dia­rios. To­da­vía no exis­tían las re­des so­cia­les y el sen­ti­mien­to fue tan de­mo­le­dor que en las ca­lles de Bar­ce­lo­na to­das las gar­gan­tas se hi­cie­ron una so­la pa­ra res­pon­der. Lle­ga­da la no­che del ci­ta­do en­cuen­tro, has­ta el te­rreno de jue­go lle­ga­ron to­do ti­po de ob­je­tos que eran arro­ja­dos des­de la gra­da. Des­de me­che­ros a bo­te­llas de whisky. Has­ta hu­bo un in­ten­to de lan­zar una mu­ñe­ca hin­cha­ble con el nú­me­ro diez pin­ta­do la es­pal­da. Pe­ro el pun­to y apar­te lo po­nía una ca­be­za de cer­do.

Sí, tal y co­mo sue­na: una ca­be­za de go­rrino re­cién co­ci­na­da, con to­da su gra­sa y con esa ex­pre­sión re­sig­na­da que se les que que­da a los ani­ma­li­tos cuan­do han si­do dis­pues­tos pa­ra el sa­cri­fi­cio, ya sean cer­dos o ca­bri­tos. El des­po­jo se lan­zó con tan ma­la som­bra que fue a pa­rar jus­to de­trás de Fi­go cuan­do es­te se dis­po­nía a ti­rar un sa­que de es­qui­na. En aquel es­ce­na­rio, don­de los in­sul­tos al por­tu­gués atra­ve­sa­ban la ba­rre­ra del so­ni­do, la ca­be­za de cer­do fue un ele­men­to más del ri­to sa­tá­ni­co que bue­na par­te de la afi­ción cu­lé ha­bía pac­ta­do con el mis­mí­si­mo dia­blo. Pe­ro Fi­go cru­zó los de­dos y me­tió un pun­ta­pié al ba­lón, con tal efec­to que si no lle­ga a ser por el des­pe­je del guar­da­me­ta azul­gra­na, hu­bie­se si­do go­la­zo. La hu­mi­lla­ción fi­nal pa­ra el Bar­ce­lo­na.

El asun­to de la no­che del cer­do lle­gó a las al­tas je­rar­quías fut­bo­le­ras, que de­ci­die­ron san­cio­nar al club azul­gra­na. En un prin­ci­pio se ha­bló de ce­rrar el Camp Nou, pe­ro al fi­nal hu­bo acuer­do y tu­vie­ron que apo­qui­nar una mon­to­ne­ra de leu­ros co­mo mul­ta. Por una ca­be­za, co­mo en el tan­go.

"Fi­go fue re­ci­bi­do por una afi­ción con ga­nas de guerra (…). Al­gu­nos se com­por­ta­ron co­mo una mu­jer des­pe­cha­da"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.