Por una ca­be­za

GQ (Spain) - - Firmas -

Sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, el Clá­si­co que en­fren­ta al Bar­ce­lo­na-real Ma­drid siem­pre ha si­do un en­cuen­tro con go­les. Es muy ra­ro que el mar­ca­dor se que­de bos­te­zan­do el 0-0. Una de las úl­ti­mas ve­ces que ocu­rrió fue en el par­ti­do ce­le­bra­do en el Camp Nou el 23 de no­viem­bre de 2002. La fe­cha no se ol­vi­da ya que se tra­ta de un epi­so­dio his­tó­ri­co que lle­va por nom­bre La no­che del cer­do.

Aun­que los mar­ca­do­res in­di­ca­sen lo con­tra­rio, aquel en­cuen­tro es­tu­vo en­tre­te­ni­do. So­bre to­do pa­ra la po­li­cía an­ti­dis­tur­bios que tu­vo que ha­cer un cor­dón al­re­de­dor del te­rreno de jue­go du­ran­te un buen ra­to. El Real Ma­drid de­jó de ju­gar y aban­do­nó el cam­po, di­rec­to al ves­tua­rio. El Bar­ce­lo­na hi­zo lo mis­mo de se­gui­do. Al co­le­gia­do Luis Me­di­na Can­ta­le­jo no le que­dó más re­me­dio que pi­tar el pa­rón has­ta que el pú­bli­co se cal­ma­se.

Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio, que es por don­de em­pie­za to­do par­ti­do. A pe­sar de los fríos que ya des­ta­ca­ban en la Ciu­dad Con­dal, el Clá­si­co se pro­me­tía ca­lien­te. Eran los tiem­pos pre­ga­lác­ti­cos del Real Ma­drid y a Beck­ham le fal­ta­ban to­da­vía unos po­cos me­ses pa­ra lle­gar al club blan­co. De mo­men­to, el fi­cha­je es­tre­lla (ade­más de los de Zi­da­ne y Ro­nal­do) se­guía sien­do el del por­tu­gués Fi­go, un fut­bo­lis­ta de com­bi­na­ción rá­pi­da cuan­do se tra­ta­ba de jun­tar la po­ten­cia con la téc-

Aque­lla no­che –a Luis Fi­go– le lla­ma­ron de to­do me­nos gua­po; y le ti­ra­ron de to­do me­nos flo­res (in­clu­so una ca­be­za de co­chi­ni­llo, una foto que aca­bó dan­do la vuel­ta al mun­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.