El hom­bre que su­su­rra a las es­tre­llas

Jor­ge Men­des es el ti­po que mue­ve los hi­los del fút­bol mun­dial, el re­pre­sen­tan­te que con­vier­te en oro (ca­si) to­do lo que to­ca.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Es la tí­pi­ca his­to­ria del hom­bre de ne­go­cios he­cho a sí mis­mo. Jor­ge Pau­lo Agos­tin­ho Men­des (Lis­boa, 1966) tie­ne orígenes de cla­se me­dia, muy ale­ja­dos del tren de vi­da que lle­va aho­ra co­mo re­pre­sen­tan­te de fut­bo­lis­tas. De pa­dre fun­cio­na­rio y ma­dre ar­te­sa­na, Jor­ge Men­des, co­mo mu­chos otros ni­ños por­tu­gue­ses, de­ci­dió pro­bar suer­te en el mun­do del fu­te­bol. Pa­só sin pe­na ni glo­ria por un pu­ña­do de equi­pos de me­dio pe­lo de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del fút­bol lu­so. Sin em­bar­go, con su fi­cha­je por el hu­mil­de Lan­he­ses de­ja­ría evi­den­cia de su buen ojo pa­ra los ne­go­cios. Ha­bló con el pre­si­den­te y lle­gó con él a un acuer­do. "Yo no co­bro ni un es­cu­do por ju­gar pe­ro a cam­bio tú me de­jas ex­plo­tar la pu­bli­ci­dad es­tá­ti­ca del es­ta­dio". Y así hi­zo hu­cha pa­ra abrir pri­me­ro un vi­deo­club y des­pués un pub, aun­que en reali­dad te­nía pla­nes más am­bi­cio­sos: que­ría ser agen­te FI­FA.

Pre­ci­sa­men­te fue en un pub –no en el su­yo– don­de co­no­ció a su pri­mer re­pre­sen­ta­do, el guar­da­me­ta Nuno Es­pí­ri­to San­to (sí, el exen­tre­na­dor del Va­len­cia). El por­te­ro, que ju­ga­ba en el Vi­tó­ria Guimarães por aque­lla –ha­bla­mos de 1997–, se de­jó con­ven­cer por Men­des pa­ra re­ca­lar en el De­por­ti­vo de la Co­ru­ña.

La pri­me­ra pie­dra del im­pe­rio que ven­dría ya es­ta­ba pues­ta, pe­ro Men­des ten­dría que es­pe­rar has­ta 2002 pa­ra ha­cer­se no­tar con fuer­za en la zo­na no­ble del pla­ne­ta fút­bol. ¿Có­mo? Co­lo­can­do a Hu­go Via­na en el New­castle por 12 ki­los, una ci­fra muy por en­ci­ma del va­lor real de un cen­tro­cam­pis­ta re­gu­lar ti­ran­do a ma­lo. Un año des­pués vol­ve­ría a pe­gar un pe­lo­ta­zo im­por­tan­te con el fut­bo­lis­ta que ma­yor ré­di­to –eco­nó­mi­co y so­cial– le ha da­do en to­da su ca­rre­ra: Cris­tiano Ro­nal­do. Men­des mo­vió en 2003 el pa­se de aquel cha­val de Ma­dei­ra del Spor­ting de Lis­boa al Man­ches­ter

Uni­ted. Seis años des­pués hi­zo lo mis­mo, es­tá vez con el Real Ma­drid co­mo des­tino. En­tre me­dias, mu­chos mi­llo­nes pa­san­do de ma­nos (94 en es­ta úl­ti­ma ope­ra­ción, pa­ra ser exac­tos) y mu­chos mi­llo­nes en­tran­do en sus bol­si­llos (se es­ti­ma que a ca­da tras­pa­so le apli­ca un 10% de co­mi­sión).

DES­DE POR­TU­GAL CON AMOR

Pe­ro Cris­tiano Ro­nal­do so­lo es la pun­ta de lan­za de un ne­go­cio que pa­re­ce se­guir un pa­trón. Pe­se a ser un ti­po bas­tan­te her­mé­ti­co res­pec­to a su ma­ne­ra de ges­tio­nar su día a día, es evi­den­te que Men­des se mue­ve más có­mo­da­men­te en Por­tu­gal y con los por­tu­gue­ses. Co­men­zó ma­ne­jan­do los ves­tua­rios de los dos gran­des equi­pos del país, Ben­fi­ca y Opor­to, y ter­mi­nó ha­cién­do­se con lo más lla­ma­ti­vo de la Pri­mei­ra Li­ga y con bue­na par­te de la se­lec­ción cam­peo­na de la úl­ti­ma Eu­ro­co­pa. De he­cho, nue­ve de sus re­pre­sen­ta­dos se co­ro­na­ron en Fran­cia. De 23, nue­ve. Ima­gi­na có­mo re­va­lo­ri­za una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal es­te dato. De he­cho, no nos cons­ta que nin­gún otro re­pre­sen­tan­te ha­ya te­ni­do nun­ca un re­sul­ta­do igual. Asi­mis­mo, Jor­ge Men­des es es­pe­cia­lis­ta en re­pre­sen­tar ta­len­tos sud­ame­ri­ca­nos que jue­gan en Por­tu­gal y co­lo­car­los des­pués en el es­ca­pa­ra­te pa­ra que los gran­des clu­bes de Eu­ro­pa rom­pan el cer­di­to por ellos. Fal­cao, Jack­son Martínez, Ja­mes Ro­drí­guez o Di Ma­ría de­mues­tran es­ta ten­den­cia.

Ade­más de la co­mi­sión que se lle­va por ca­da tras­pa­so, Ges­ti­fu­te, la agen­cia que di­ri­ge des­de 1996, tam­bién re­ci­be un pi­co de los suel­dos y los de­re­chos de ima­gen de los ju­ga­do­res que re­pre­sen­ta. Y eso sin con­tar las ga­nan­cias por in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios, que no son nin­gu­na ton­te­ría cuan­do en tu nó­mi­na de re­pre­sen­ta­dos tie­nes a un ti­po –Cris­tiano Ro­nal­do, cla­ro– por el que se pe­lean to­das las gran­des mar­cas del pla­ne­ta.

La for­tu­na de Men­des no se ha he­cho pú­bli­ca, pe­ro se es­ti­ma que so­lo en­tre 2014 y 2015 ob­tu­vo unos be­ne­fi­cios cer­ca­nos a los 100 mi­llo­nes de eu­ros. No es de ex­tra­ñar que las dos ma­yo­res re­fe­ren­cias de la pren­sa eco­nó­mi­ca, The Wall Street Journal y Fi­nan­cial Ti­mes, le ha­yan de­di­ca­do per­fi­les en los que le de­fi­nen co­mo el ti­po que mue­ve los hi­los del fút­bol mun­dial. No en vano, en sus dos dé­ca­das de pro­fe­sión ha mo­vi­do más de mil mi­llo­nes de eu­ros en tras­pa­sos. Po­ca bro­ma.

Es­te ve­rano no ha pe­ga­do nin­gún gran gol­pe me­diá­ti­co so­bre la me­sa (Zi­da­ne tu­vo bue­na par­te de cul­pa, ya que qui­so que­dar­se con Ja­mes y evi­tó un in­ter­cam­bio de lo más su­cu­len­to), aun­que sí ha sa­ca­do ta­ja­da con al­gu­nos de sus tu­te­la­dos de cla­se me­dia: An­dré Go­mes (el Ba­rça pa­gó 30 mi­llo­nes al Va­len­cia), Man­ga­la (del Man­ches­ter City al Va­len­cia por 23 ki­los) y Ga­ray (del Ze­nit de San Pe­ters­bur­go tam­bién al Va­len­cia por unos 20). Re­cuer­da lo del 10% de co­mi­sión y to­do eso y hazte una idea del pas­ti­zal que se ha le­van­ta­do, di­ne­ro que pro­ba­ble­men­te es­té dis­fru­tan­do en la is­la grie­ga que Cris­tiano Ro­nal­do le re­ga­ló por su bo­da (en agos­to de 2015) con la exu­be­ran­te San­dra Bar­bo­sa, ma­dre de sus tres hi­jos. Is­la pri­va­da que, por cier­to, so­lo cos­tó un 5% del pre­cio que pa­gó el Real Ma­drid al Man­ches­ter Uni­ted por el pro­pio Cris­tiano en 2009. Fi­cha­je que, co­mo ya he­mos men­cio­na­do, fue ges­tio­na­do por el pro­pio Men­des. Ya se sa­be: di­ne­ro lla­ma a di­ne­ro. Se cie­rra el círcu­lo.

Cuan­do ju­ga­ba en el Lan­he­ses acor­dó con su pre­si­den­te no co­brar un sa­la­rio a cam­bio de ex­plo­tar la pu­bli­ci­dad del es­ta­dio. Ese fue su pri­mer ne­go­cio en el mun­do del fút­bol.

NÚ­ME­RO DE MIL­MI­LLO­NA­RIOS

RI­QUE­ZA ME­DIA POR MILMILLONARIO (EN MI­LLO­NES DE EU­ROS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.