Afi­la tu tiem­po ( no pro­cras­ti­nes )

De­ja de tras­tear con el mó­vil: es ho­ra de op­ti­mi­zar tu jor­na­da la­bo­ral. Te ex­pli­ca­mos có­mo lle­gar a ser un pro­fe­sio­nal mu­cho más efi­cien­te.

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

To­dos sa­be­mos que el tiem­po es oro y aun así in­sis­ti­mos en mal­gas­tar­lo. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se en­fren­ta un pro­fe­sio­nal es a la ma­la ges­tión que ha­ce del tiem­po, ac­ti­tud que pro­vo­ca que las agen­das pro­gra­ma­das lo aho­guen, pro­vo­can­do es­trés la­bo­ral y ma­la ima­gen por in­cum­pli­mien­tos de com­pro­mi­sos, dead­li­nes u ob­je­ti­vos.

La prin­ci­pal cau­sa de una ma­la ges­tión del tiem­po sue­le ser una te­rri­ble pla­ni­fi­ca­ción,ya­sea­por­las­dis­trac­cio­nes­que nos ro­dean o por la ten­den­cia a pro­cras­ti­nar, tér­mino que de­fi­ne com­por­ta­mien­tos por los que se re­le­gan ta­reas ur­gen­tes en pos de ac­ti­vi­da­des su­per­fluas. Es de­cir, lo que siem­pre se ha lla­ma­do per­der el tiem­po. Mu­chos pien­san que una bue­na ges­tión del tiem­po se re­du­ce a di­se­ñar la agen­da del día y ges­tio­nar los pro­ce­sos pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos mar­ca­dos, pe­ro ese en­fo­que es un error, ya que de­be plan­tear­se co­mo una ru­ti­na a man­te­ner en el tiem­po –co­mo la hi­gie­ne per­so­nal– pa­ra con­se­guir in­terio­ri­zar co­mo al­go or­gá­ni­co há­bi­tos de ren­di­mien­to y pro­duc­ti­vi­dad.

Es cier­to, sin em­bar­go, que el có­mo se tra­ba­ja la agen­da de­ter­mi­na en gran me­di­da la pro­duc­ti­vi­dad de nues­tro tra­ba­jo. Las agen­das de­ben es­tar di­se­ña­das a tres ni­ve­les: el más ha­bi­tual del cor­to pla­zo, que re­fle­ja el día a día; el del me­dio pla­zo, que ha­ce re­fe­ren­cia a la con­se­cu­ción de ob­je­ti­vos y fi­na­li­za­ción de pro­ce­sos en mar­cha; y el del lar­go pla­zo, que se ba­sa en una pla­ni­fi­ca­ción vi­tal más am­plia. Pa­ra que cual­quier agen­da fun­cio­ne de una for­ma pro­duc­ti­va se de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra re­vi­sar y re­de­fi­nir nues­tros ob­je­ti­vos ca­da día, tan­to los de cor­to co­mo los de lar­go pla­zo. Mu­chos ex­per­tos acon­se­jan acos­tum­brar­se a usar dos ti­pos de agen­das: la agen­da pro­pia­men­te di­cha, aque­lla don­de mar­car ob­je­ti­vos, reunio­nes, even­tos y com­pro­mi­sos, y un die­ta­rio don­de rea­li­zar la or­ga­ni­za­ción ho­ra­ria del día. Es esen­cial no sub­es­ti­mar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ca­da ac­ción por­que se con­se­gui­ría una pla­ni­fi­ca­ción in­efi­cien­te y es­tre­san­te.

PLA­NI­FI­CAR LA AGEN­DA

A la ho­ra de pla­ni­fi­car la agen­da se de­be apli­car la re­gla del 20%: se di­vi­de la jor­na­da en cin­co par­tes igua­les, ya sea dia­ria o se­ma­nal­men­te, de for­ma que de­di­ques un 20% del tiem­po a 1) los clien­tes [hay que aten­der­los por cues­tión de ima­gen y pa­ra es­tar en con­tac­to con la reali­dad del ne­go­cio], 2) el equi­po hu­mano [cui­dar a la or­ga­ni­za­ción es bá­si­co pa­ra que la em­pre­sa fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te y ser­vir de orien­ta­ción e ins­pi­ra­ción es la fun­ción del lí­der], 3) las reunio­nes [im­por­tan­te pla­ni­fi­car­las de for­ma que no du­ren más de una ho­ra y re­sul­ten proac­ti­vas y úti­les], 4) la po­lí­ti­ca[cual­quier­ceo­de­bein­te­rac­tuar­con aso­cia­cio­ne­sem­pre­sa­ria­le­soa­sis­ti­rae­ven­tos] y 5) a pen­sar, me­di­tar, pla­ni­fi­car, vi­sio­nar el fu­tu­ro, re­fle­xio­nar so­bre las de­ci­sio­nes a to­mar y las es­tra­te­gias a em­pren­der.

Pe­ro no to­do de­pen­de de las agen­das y de la ha­bi­li­dad pa­ra pro­gra­mar­las: la ac­ti­tud a la ho­ra de en­fren­tar las ta­reas es esen­cial. En un mun­do lleno de dis­trac­cio­nes es fá­cil que­mar el tiem­po y pro­cras­ti­nar. Pa­ra co­rre­gir esos com­por­ta­mien­tos es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.