La ley de Pa­re­to

GQ (Spain) - - Planta Egqtiva -

Los men­sa­jes de mó­vil, las lla­ma­das, los co­rreos en­tran­tes, los com­pa­ñe­ros que pa­re­ce que no tie­nen na­da me­jor que ha­cer… Hay que sa­ber có­mo po­ner ca­da co­sa en su mo­men­to, lu­gar y de­di­car­les el tiem­po jus­to. Los ex­per­tos en ges­tión del tiem­po tie­nen siem­pre en men­te la co­no­ci­da co­mo ley de Pa­re­to o del 80/20: el 20% del tiem­po em­plea­do pro­du­ce el 80% de los re­sul­ta­dos y el 80% del tiem­po pro­du­ce so­lo el 20% de los re­sul­ta­dos. Por lo tan­to, es bá­si­co sa­ber a qué de­di­car el tiem­po e iden­ti­fi­car ese 20% de ta­reas que nos pro­du­ci­rán el 80% de re­sul­ta­dos. En el día a día, cuan­do surgen si­tua­cio­nes que pa­re­cen re­que­rir tu aten­ción, se ha­ce ne­ce­sa­rio te­ner re­sor­tes au­to­má­ti­cos pa­ra iden­ti­fi­car lo que es o no es ur­gen­te y lo que es o no es im­por­tan­te. Así, cuan­do lo ur­gen­te es im­por­tan­te has de afron­tar­lo tú mis­mo sin di­la­ción, mien­tras que si ca­re­ce de im­por­tan­cia es me­jor de­le­gar­lo. Por el con­tra­rio, lo que no es ur­gen­te pe­ro sí im­por­tan­te de­bes pla­ni­fi­car­lo, y lo que ni es ur­gen­te ni im­por­tan­te, pue­des pos­po­ner­lo.

esen­cial con­cen­trar­se ple­na­men­te en lo que se ha­ce en ca­da mo­men­to, sien­do lo óp­ti­mo fa­mi­lia­ri­zar­se con un con­cep­to muy en bo­ga: el mind­ful­ness, una prác­ti­ca de ori­gen bu­dis­ta­con­más­de2.500años­dean­ti­güe­dad que ayu­da a ais­lar­se de es­tí­mu­los ex­ter­nos que nos ro­ban la aten­ción y nos ayu­da a es­tar cen­tra­dos en lo que ha­ce­mos en ca­da mo­men­to, sien­do apli­ca­ble a mul­ti­tud de as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na.

HUIR DE LOS 'TI­ME WASTERS'

Al­go que con­vie­ne te­ner pre­sen­te pa­ra no dis­per­sar­se en ta­reas po­co pro­ve­cho­sas es pen­sar que el tiem­po es oro. Los ex­per­tos re­co­mien­dan mo­ne­ti­zar tu tiem­po, po­ner­le pre­cio, y sa­ber que ca­da vez que afron­tas ta­reas que te dis­per­san mal­gas­tas di­ne­ro. La pro­duc­ti­vi­dad de­pen­de de có­mo afron­tas las pri­me­ras ho­ras. Es acon­se­ja­ble crear una ru­ti­na que ayu­de a po­ner­se en mar­cha. Le­van­tar­se tem­prano pa­ra no ir con pri­sas y pla­ni­fi­car el día es el pri­mer pa­so. Tras ello hay que ge­ne­rar un es­tí­mu­lo que trans­mi­ta a la men­te y al cuer­po que ya es­tás lis­to, que pue­de ser to­mar­se tiem­po pa­ra el desa­yuno, de­di­car­le una ho­ra al gim­na­sio o rea­li­zar otra ac­ti­vi­dad que mar­que sin am­bi­güe­da­des que la jor­na­da la­bo­ral da co­mien­zo.

Creer que uno es una is­la es la prin­ci­pal cau­sa que lle­va a una ma­la ges­tión del tiem­po.de­le­gary­te­ne­ra­tual­re­de­dor­gen­te que cum­pla con sus fun­cio­nes es esen­cial pa­ra po­der de­di­car­se a lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Una se­cre­ta­ria que se­pa fil­trar lo re­le­van­te y sir­va de pan­ta­lla de aque­llos que­quie­ran­mal­gas­tar­tu­tiem­po­yu­ne­qui­po que sol­ven­te si­tua­cio­nes y se­pa asu­mir sus fun­cio­nes son tan ne­ce­sa­rios co­mo que el CEO ten­ga cla­ro que no pue­de ni de­be abar­car­lo, con­tro­lar­lo y su­per­vi­sar­lo to­do, sino que de­be con­fiar en su equi­po.

Es esen­cial iden­ti­fi­car y ges­tio­nar lo que se co­no­cen co­mo ti­me wasters, per­so­nas, pro­ce­sos o even­tos que te dis­traen y te ha­cen mal­gas­tar el tiem­po. Lo prin­ci­pal es po­ner­le an­tí­do­to lo an­tes po­si­ble. Cuan­do se tra­ta de per­so­nas, una se­cre­ta­ria efi­cien­te o un iden­ti­fi­ca­dor de lla­ma­das de­be bas­tar. Si las in­ter­fe­ren­cias pro­vie­nen de la tec­no­lo­gía, me­jor des­ins­ta­lar to­do lo que las pro­vo­ca: eli­mi­nar las apps del mó­vil o des­ac­ti­var sus avi­sos, te­ner ce­rra­do el pro­gra­ma de correo elec­tró­ni­co mien­tras se es­té cen­tra­do en al­gu­na ta­rea y, so­bre to­do, ha­cer abu­rri­dos los des­can­sos. Cuan­do nos sa­tu­ra­mos y de­ci­di­mos ha­cer un pa­rén­te­sis en el tra­ba­jo ten­de­mos a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des es­ti­mu­lan­tes y pla­cen­te­ras. El pro­ble­ma de­ri­va de que in­cons­cien­te­men­te es­te ti­po de des­can­sos cau­san adic­ción y se les ter­mi­na de­di­can­do más tiem­po y es­fuer­zo del que pre­veía­mos, por eso in­ten­tar que no sean tan es­ti­mu­lan­tes ayu­da a vol­ver al tra­ba­jo cuan­to an­tes. Asi­mis­mo, un en­torno fí­si­co o di­gi­tal des­or­de­na­do y caó­ti­co se cuen­ta en­tre los peo­res ti­me wasters que exis­ten, ya que nos ha­ce em­plear un gran es­fuer­zo en en­con­trar lo que bus­ca­mos.

"Creer que uno es una is­la es la prin­ci­pal cau­sa que lle­va a una ma­la ges­tión del tiem­po. Te­ner a tu al­re­de­dor gente que cum­pla con sus fun­cio­nes es esen­cial"

Pla­ni­fi­car im­por­tan­te ac­tuar de­le­gar no tan im­por­tan­te pos­po­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.