'TOKIO BLUES'

La me­ga­ló­po­lis asiá­ti­ca rein­ven­ta su par­ti­tu­ra con nue­vos ba­rrios y nue­vos co­lo­res.via­ja­mos has­ta el país del Sol Na­cien­te pa­ra apren­der a ser to­do un ca­ba­lle­ro… ni­pón.

GQ (Spain) - - La Buenavida -

Co­men­zar es­ta crónica por tie­rras ja­po­ne­sas des­cri­bien­do el en­cuen­tro de dos oc­ci­den­ta­les so­bre­lle­van­do tre­men­dos jetlags en la ba­rra del ho­tel Man­da­rin Orien­tal Tokio, mien­tras la in­men­sa ciu­dad pal­pi­ta ba­jo sus pies –40 plan­tas más aba­jo– ha­bría re­sul­ta­do li­te­ra­ria­men­te re­don­do. Sin em­bar­go, el so­fis­ti­ca­do do­mi­nio de las pas­ti­llas de li­be­ra­ción pro­lon­ga­da de me­la­to­ni­na del que ha­ce­mos ga­la nos aho­rró tan irri­tan­te des­arre­glo de bio­rrit­mos. Son las cin­co de la ma­ña­na y –tras sie­te ho­ras de ra­zo­na­ble buen dor­mir– es­ta­mos a pun­to de ma­ra­vi­llar­nos con nues­tro pri­mer ama­ne­cer ja­po­nés. Efec­ti­va­men­te, la sa­li­da del sol so­bre 37 mi­llo­nes (lar­gos) de al­mas re­sul­ta al­go más que es­pec­ta­cu­lar.

Tokio, la me­ga­ur­be sin fin, la ma­yor del pla­ne­ta, su­pera (con cre­ces) cual­quier com­po­si­ción de lu­gar que uno ha­ya si­do ca­paz de ima­gi­nar, al tiem­po que nos ha­ce creer que for­ma­mos par­te de al­gu­na fic­ción a me­dio ca­mino en­tre Bla­de Run­ner, Metrópolis o Star Wars. To­ca de­ci­dir qué que­re­mos traer­nos de es­ta ciu­dad or­de­na­da y ul­tra­lim­pia, ex­qui­si­ta y ama­ble, ci­vi­li­za­da y so­fis­ti­ca­da co­mo po­cas. La fe­bril ac­ti­vi­dad co­mer­cial y el im­pac­to vi­sual de ba­rrios co­mo Gin­za (de neones y cul­to al lu­jo ex­tre­mo), Shi­bu­ya

¿Com­ple­jos? Ce­ro. ¿Un po­co de je ne sais quoi? In­cues­tio­na­ble. Con­clu­sión, que­ri­do lec­tor de GQ: si tu pró­xi­mo des­tino la­bo­ral te lle­va has­ta la ca­pi­tal ja­po­ne­sa, ya sa­bes en qué ba­rrio tie­nes que vi­vir.

GASTROÉXTASIS

Nues­tro pe­ri­plo por Tokio nos tie­ne re­ser­va­do otro mo­men­to lla­ma­do a per­du­rar has­ta el fin de los días en la car­pe­ta de los mo­men­tos de má­xi­ma fe­li­ci­dad y per­fec­ción gra­cias a Yu­ji Imai­zu­mi, el más afa­ma­do maes­tro sus­hi del país del Sol Na­cien­te (en ex­clu­si­va pa­ra Sus­hi

DE LO DI­FE­REN­TE Y LO MUY EX­CLU­SI­VO EL cen­tro co­mer­cial Tok­yu Pla­za, en el ba­rrio de Omo­te­san­do, cuen­ta con es­ta lla­ma­ti­va en­tra­da ca­lei­dos­có­pi­ca. La red de trans­por­te pú­bli­co de Tokio es muy efi­caz. Uni­ted Arrows, en Omo­te­san­do, y sus tra­jes a me­di­da. El

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.